-Soliloquios de El Soñante-

Archivo para junio, 2010

“30/30 -Junio-”

Hoy termina Junio, y con él se va medio año también; este mes ha sido muy significativo porque me ha servido para romper esquemas viejos, gracias al fin del semestre que estoy viviendo he logrado hacer muchas cosas que antes me decía a mi mismo que no podía hacer,  un mes especial porque al comienzo hice mis primeras practicas docentes de forma oficial con un grupo de primer año en la primaria Revolución y tuve muchas experiencias sobre las que he podido reflexionar en todo el largo de este mes,  también en este mes mis monaguillos de parroquia recibieron sus sotanas nuevas y he comenzado con su curso de perseverancia, además en este mes hubo cumpleaños y días especiales que pude remembrar, un mes en el que mi blog cambio de aspecto y me permitió desenvolver aspectos nuevos de mi persona.

Le doy la despedida a Junio, al Junio de la estabilidad y la alegría, se va medio año, y casi se va mi segundo semestre también y el camino recorrido ha sido muy bondadoso conmigo, espero que en lo que falta de este año vengan muchas cosas buenas y también espero poder alcanzar mis propósitos de forma satisfactoria, mañana habrá de comenzar Julio y con el habré de comenzar cosas nuevas pero también habré de terminar ciclos pendientes como mi semestre, cuyo final se acerca velozmente aunque estemos en paro de labores…que sea de la forma que tenga que ser, pero que suceda!


“nunca”

Cuántas letras tiradas al aire, cuántos sentimientos guardados por temor a lo que pasara, y es que existen millones de historias guardadas entre sentimientos y sufrimiento, existen muchos nombres que el mar no ha logrado arrastrar, existen tantos sueños que no se podrían contar jamás, los deseos que me dicen que te necesito y que mis secretos están a salvo debajo de tu piel, mis ojos miran caer la lluvia por la ventana y mi corazón continua gritándome que te extraño; es verano nuevamente, la lluvia vuelve a tomar la ciudad así como tu amor tomo mi corazón, improvisa sin avisar, tal oculta pero tan certera que nunca te olvidare, nunca ni en esta ni en mil vidas más…



“ArgaLuna IV”

Se cuenta que hace siglos en el puente que une a Alta Esperanza con las tierras foráneas, el cual está sobre un rio que nadie puede cruzar con vida, se enfrentaron dos grandes ejércitos: las Gorgonias en contra de los Argentos. Las primeras venidas de las tierras salvajes del oeste en donde habían conquistado a todos los microreinos de abominaciones, espectros y desterrados, los segundos habían venido de lo profundo del bosque, aparecieron en  una noche cristalina y únicamente se asentaron en las afueras del pequeño poblado de Alta Esperanza a la espera de sus enemigas, se dice que eran los hijos de la Luna, y venían a defender a la civilización de las garras del caos y la maldad, en aquella ocasión basto un sacrificio para salvar a todo el orbe: Isilion, el capitán de las fuerzas Argentas murió heroicamente a manos de la teniente de las gorgonias y con su sangre se formo un gran Árbol mágico que mato a todas las gorgonias y bloqueo el paso del puente separando para siempre a las tierras foráneas de nuestro mundo, ese árbol es llamado el Árbol de la luz de luna y se dice que tiene el poder de curar a los enfermos de muerte y sanar a los heridos en guerra, sus raíces llegan a lo más profundo de las entrañas de la madre tierra y toman sus fuerzas de la propia fuerza de la naturaleza, por esa razón jamás ha podido ser cortado, aun cuando las gorgonias y quienes le sucedieron lo intentaron jamás lo lograron…

Hoy en día, el rio aun es imposible de cruzar y el Árbol continúa firme como en sus primeros siglos, hoy en día nuestras tierras continúan separadas del caos y la maldad, pero muchos ya han olvidado el valeroso sacrificio del capitán Argento, pero yo jamás olvidaría como murió mi maestro…



“Historia de amor”

No sé porque he de decir lo que se supone que tú ya sabes de mi…quizá mi nombre es nuevo para ti pues no recuerdas cuanto lo mencionabas…quizá mi voz tan solo son palabras que se pierden hoy que estoy sin ti… quizá tus labios dudan frente no saben que me besaron cada mañana

Me vez y no me miras, me oyes sin escuchar y yo como un niño otra vez, me vuelvo a enamorar… extraño que me veas mirándome y me oigas escuchándome, extraño que yo vuelva a caer en tu hechizo, extraño tu manera de amar…

Confía en mí, volveremos a cruzarnos por la playa, y volverá a llevarse el viento mi paraguas, y otra vez podrás poner sobre mi espalda tu  jersey, y otra vez, no hará falta decir nada… por favor confía en mí  y hazlo de verdad, déjame hacerte feliz como antes y déjame amarte como la primera vez…



“La vida inútil de Pito Pérez”

Cumpliendo con el compromiso de un libro por mes, hoy corresponde al libro recomendado de Junio; “La vida inútil de Pito Pérez”, del autor José Rubén Romero, una historia atípica y un personaje todavía más extraño, dan por resultado un libro ameno y divertido de leer.

Nuestra vida muchas veces se ata a las prerrogativas de nuestra condición social y nos olvidamos de la verdadera libertad, esa que únicamente se obtiene cuando uno ve a la vida de una forma jovial, Pito Pérez un borracho que siempre vive su vida de una forma libre y poco común. Recomiendo este libro si gustan de divertirse y reírse con un libro en la mano, para quienes liberan con la lectura su alma y encuentran en los libros mejores lugares para conocer… ¡Buena Lectura!


“oyendo a Josefa, la Jilgerilla -Para Xhadani-”

Cuantos buenos recuerdos no vienen justo ahora a mi mente, cuantos bellos momentos pasados en mi historia, cuantos rostros y lugares, sensaciones, sentimientos y anhelos pasados; se dice que recordar es volver a vivir y que si el hombre puede recordar es solo porque tiene derecho a revivir las cosas que ya han pasado aunque solo sea por un momento en su mente, los recuerdos nos permiten proyectar nuestro pasado sobre nuestro presente y de igual manera sirven muchas veces de pretexto para proyectar un futuro que aun no existe.

Y en mí los recuerdos crean maravillas, me hacen soñar despierto con las cosas que ya han pasado y me hacen creer que el futuro será todavía mejor de lo que fue mi pasado, aun cuando eso signifique deslindarme un poco de mi presente, siempre me agrada recordar y aprovecho cualquier oportunidad para hacerlo, especialmente cuando viajo y miro por la ventana fijamente a un punto que se pierde en el horizonte tal como lo hacen mis alegrías entre la inmensidad del tiempo mismo.

Cuantos recuerdos no vienen justo ahora a mi mente, justo ahora que escucho a Josefa la jilgerilla en voz de la maestra Flor, ahora que vuelvo a sentir al aroma del café dándome la bienvenida a la aventura; esa aventura que viví desde hace mucho tiempo en mis adentros y que ahora puedo llevar a la realidad buscándome a mí mismo en el camino de una vocación que muchos añoran y otros tantos consiguen. Si, la maestra me ha hecho recordar a Xhadani, a mis niños de las montañas, me ha hecho recordar la primera gran aventura que viví como un normalista, no esos panfletos que resultaron ser los bloqueos  y tomas de oficinas, sino la única aventura válida para alguien que desea ser un docente y que se dice con orgullo “un docente en formación”; el ir al encuentro de la docencia justo donde con más fuerza existe, en la sierra con las comunidades de las montañas, con los niños y niñas a cuya pureza no alcanza ningún final, allí donde la naturaleza demuestra su grandeza en cada figura, en cada aroma, en cada silueta, en cada rincón, en cada una de las maravillosas obras que su magistral fuerza crea, justo ahí a donde la maestra me ha transportado.

Xhadani de mi vida, de mis adentros, de mi vocación, de mis recuerdos, de mi vida misma; cuan feliz fui al pisar esa bendita tierra de cafetales y vegetación salvaje, al sumergirme en el rio vivo  que baja de las entrañas de las montañas, al estar con su gente y al dormir bajo su cielo estrellado, al mirar su neblina en la mañana y sentirla penetrar en mis poros,  al aprender a ver en los demás un pedazo de mis sueños,  y es que fue gracias a esa mágica comunidad que acepte como propio este camino tan escabroso, y que decidí tomarlo con la mayor responsabilidad posible, no para demostrarles algo a los demás, sino para estar feliz conmigo mismo al saber cumplido un sueño tan añejo y tan joven a la vez.

Y aunque breve, el recuerdo fue muy fuerte y me hizo poner los pies en la tierra, al hacerme caer en cuenta de que aun puedo hacer mucho más para ver cumplidos mis sueños,  que aun debo hacer mucho más para que este camino no se vuelva imposible y cada nuevo paso me acerque más a ser un mejor docente en formación.

Para mí de nada sirve recordar si no se usa el recuerdo en algo productivo o si el recuerdo no sirve al menos para arrancar una sonrisa, y afortunadamente los recuerdos de Xhadani han hecho ambas cosas en mí.


“te amo de verdad”

Un suspiro de tu boca que cautive a mis sentidos y que pueda hacerte sentir mía, la dulzura de tus ojos que contagien de sentimientos a mi corazón para poderte decirte nuevamente que te amo sin razón; la locura de tus pasos que me lleven detrás de ti hasta el final y aun mas allá de él, una ciudad antigua y otra nueva que nos sirvan para escapar de nuestra realidad, miles de secretos que guardo para ti y muchos susurros que doy al viento para un después de mi, un  sendero nuevo que redima tus culpas y que acabe con mis mentiras, un silencio profundo para nunca despertar y en ti siempre soñar, una luna clara y un cielo oscuro que contrasten al tiempo antes de ti con nuestro ahora, muchas cosas para guardar en la caja de los sueños y muchos sueños para hacer realidad, tu fantasía que calle a mis temores y mis miedos que huyan ante tus bemoles, mírame  querida y cree que te amo de verdad.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 833 seguidores