-Soliloquios de El Soñante-

Archivo para septiembre, 2010

“30/30 -Septiembre-”

Hoy es el último día del mes de Septiembre, y tal como en los meses anteriores es justo hacer el sumario del mes: Para mí, estos días se han ido muy rápido, apenas ayer comenzaba el mes patrio, y como rio vinieron y se fueron las fiestas patrias y ahora estamos ante el final de esta parte del año.

Afortunadamente el camino aun es largo y todavía  me quedan abundantes energías para andarlo,  en este mes elegí cambiar pero hacerlo en silencio, un silencio que a mi parecer hace más propicios los cambios y también más notorios, y puedo decir que desde ya estoy comenzando a ver los frutos de mi decisión, a veces, la vida no es sencilla pero casi siempre somos nosotros quienes la volvemos todavía más compleja de lo que en realidad es. La situación en la Normal ha venido mejorando en fechas recientes y espero que siga ese trayecto ascendente que ha tenido desde que comencé; el próximo mes tendré mis primeras practicas y esto me emociona y alegra desde ahora. Septiembre fue un mes muy pesado en la parroquia pues nuestro párroco tomo sus vacaciones anuales que duran el mes entero y la responsabilidad debió repartirse entre los servidores más activos, tocándome una buena tajada del pastel que afortunadamente no me provoco empacho, sino todo lo contrario reafirmo en mi el ideal de seguir hasta donde se me permite, ejemplo de ellos es la aparición de un tema religioso entre los días de este mes, cosa que es muy escasa en la mayoría del año.

Mañana habrá de comenzar un nuevo mes y habré de estrenar también un nuevo modo de dar la bienvenida al mes; aunque no creare una nueva categoría, si habrá una clara diferencia entre el texto de despedida y el de apertura de mes; solo me queda despedir a Septiembre para esperar el comienzo del nuevo mes que ya está en la puerta. ¡Adiós Septiembre!


“cielo sin estrellas”

Te asomaste por tu balcón y con tu sola mirada cayeron del cielo todas y cada una de las estrellas, vinieron a la tierra en tu búsqueda pero chocaron contra tu indiferencia; de todas ellas solo una pude atrapar entre mis manos, la misma que ahora presumo en mi pecho y la misma que lo mantiene ardiente por ti.

Cuantas noches pase observando el oscuro cielo del que tú hiciste caer todas las estrellas, pero ahora es aun más maravilloso el espectáculo, la Luna te alumbra y ella hace que te veas todavía más bella y perfecta; mi princesa de Luna que cantas en tu soledad incapaz de voltearme a mirar y ver en mis ojos cuanto ya te necesito desde la primera vez que te vi, cuando te amo desde que en mis sueños te encontré, cuánto tiempo pase esperando por ti y cuantos siglos seguiré estando aquí, viéndote desde el suelo donde jamás estarás…


“un sueño”

Me vi en un inmenso bosque lleno de un frio desgarrador, y camine en él por un angosto sendero que no parecía tener fin, por el camino me fui encontrando con arboles cada vez más extraños cuyas hojas parecían tener formas desconocidas pero extrañamente familiares, de alguna forma conforme más avanzaba necesitaba caminar más rápido, como si supiera que alguien venía detrás de mí y me perseguía para intentarme asesinar: las sombras de los arboles no me permitían saber si era de día o de noche, pero sentí que camine durante días enteros podría decir que fue como si el tiempo no existiera fuera de aquel bosque y me viera obligado a deambular por el por toda una eternidad.

Muchas voces se oían a lo lejos, como si viviera recuerdos de mis días pasados y encontrara en ellos detalles que se me habían escapado con el tiempo; fue un sueño hermoso y placentero, y aunque camine por mucho tiempo y cada vez más rápido mis pies jamás se cansaron, ojala esta noche pudiera volverme a soñar de la misma forma, en ese mismo bosque con esos mismos arboles, y con las mismas voces que me cuentes historias pasadas.



“murió de soledad”

La soledad hizo su choza en su corazón y el no tuvo más motivos para seguir, la amante amante se había desaparecido como  las sombras cuando se va el sol, y en su ausencia solo le dejo tristeza y bullicio, y el mundo que habían construido juntos poco a poco comenzó a destruirse: murieron las flores de abril y los poemas de noviembre, murieron las notas del crepúsculo y las puestas del sol en el poniente, murieron los sueños de la lluvia y la algarabía de su vida, murió todo en él y solo quedo un frágil cascaron que se rompió con las primeras lluvias de Agosto.

El hombre dejo de existir y solo había un bosquejo de él en el mundo, se fueron sus sonrisas y sus miradas, se fueron sus carreras para llegar a tiempo y la dicha que sentía cada vez que estaba junto a ella, se fueron las caricias de pasión que ocultaban todos los problemas y las palabras que salían de su boca con la emoción de toda una tormenta, y pese a todo, ella no volvía, no miraba atrás ni mal se sentía: la libertad cobro un precio muy alto y el hombre murió de soledad, la misma que habitaba hace tanto tiempo su corazón.


“áun hay esperanza”

Me dormí debajo de un gran árbol y caí en un profundo sueño: en él corrían veloces los años hasta convertirse en siglos y frente a mí sucedían cosas que no podía entender, vi como el hombre pudiendo ser siempre mejor decidió cometer los mismos errores una y otra vez, posesionándose de aquello que no le pertenecía, jugo a ser Dios en la tierra ajena al poder que se le había conferido y poco a poco destruyo todo lo que le rodeaba: bosques, ríos, selvas, mares, lagunas, montañas, ni siquiera las profundidades del mar escaparon y todo murió bajo la soberbia del hombre.

“Siempre nos creímos mejores” pensé, “llamábamos salvajes a las bestias del mundo, y no entendíamos que lo verdaderamente salvaje era todo lo que hacíamos en contra de nuestra propia naturaleza”; conforme el poder del hombre creció, la vida animal del mundo menguo, poco a poco el hombre asesino a sangre fría a todos los animales que pensaba le estorbaban, acabo con cientos de especies necesarias para el equilibrio del mundo y cuando no hubo más animales que matar, el hombre se levanto contra sus hermanos, acabándose unos a otros terminaron destruyéndose a sí mismos.

Cuando el último hombre que sobrevivió a la guerra murió de soledad, oí una dulce voz parecida al canto de las aves por la mañana, la voz me dijo “la naturaleza siempre encuentra el camino, y siempre sabe como permanecer; el mundo existió desde antes de que el primer humano pusiera sus pies en él y aun cuando el último hombre muera seguirá existiendo”. Repentinamente me desperté, frente a mí se hallaba una madriguera de la cual salieron varias crías de zorro que comenzaron a juguetear entre sí, entonces pensé “quizás aun no es demasiado tarde, quizás aun hay esperanza”…



“VIVA”

¡Viva la vida y todos sus múltiples colores! Que vivan las diferencias que nos hacen únicos, y que no dejan que ninguno se repita en ningún lugar en ningún momento, viva el amor que nace del alma y que nos hace ver distinto al mundo, al hermano que se encuentra sobre el camino y no se te desde el nacimiento, viva la esperanza que viene de lo alto y la espera que nace de adentro, viva la fuerza con que otros dicen nuestro nombre y la necesidad que todos tenemos de los demás, viva ser imperfecto porque solo así se puede aprender, viva la humildad que no posee cualquier hombres y los deseos de un mejor mañana que todos poseemos; viva el perfume de las flores en el campo de abril, y las soleadas mañanas que alumbran los días de Julio, viva el frio que te recuerdas que estás vivo, viva la vida porque solo es una y no se puede volver hacia atrás, vivan quienes entregan todo  con una mirada, viva la verdad que esta sobre todo lo demás, vivan los colores de la vida que existen para ser apreciados y cuidados, viva todo aquello que existe por una razón en el mundo y también todo lo que no terminamos de entender, que viva, una vez más y para siempre, ¡la vida  y todos sus múltiples colores!



“el único camino”

No podría encontrar otro camino que no fueras tú; solo tú tienes palabras de vida eterna y solo tu das tu amor sin condición, tú que te hiciste esclavo por amor y que preferiste al pobre y  humilde que al rico en cuyo corazón reinaba la soberbia; tú que caminaste bajo el sol y pasaste dolor y desprecio solo por mi amor, permite hoy Señor que mis palabras nazcan de mi corazón, y permite que mi alma encuentre en ti la paz que tanto le hace falta; déjame sentir tu inmensa bondad tomando acción en mi vida y habitando en cada espacio de mi ser.

Permite hoy señor que mi silencio se convierta en contemplación para ti, y que mis miedos se transformen en fortaleza y madurez,  aleja de mi todo signo del mal que destruye y da a mi alma la fuerza de poder seguir tu andar, permíteme tomar mi cruz y seguirte, pues solo la verdad da la verdadera libertad y tu eres el camino, la verdad y la vida.

A nadie más habré de acudir que no seas tú, y quiero con todas mis fuerzas poderte encontrar en mis hermanos para que de esta forma puedo yo también respetarlos y amarlos tal como tú lo has hecho con todos nosotros. Tú eres Señor, mi único camino.


“bienvenida”

La felicidad es un maquillaje de sonrisa amable desde que ya no estás, y yo sigo viendo a la tristeza vestida de princesa pasar por la misma calle donde te olvidaste de recordar.  Es ya una costumbre necesitarte, requerirte no es más una opción pues eres todo en mi corazón y casi siempre olvido por descuidos tus besos colgados en el cajón, camino perdido por bosques profundos que no me dejan ver más el sol, el follaje de los arboles es tan espeso que solo se siente mi amor; tu felicidad huyo detrás de ti, presurosa me abandono cuando me dejaste tú.  Pero nunca jamás podrá nadie ocupar tu lugar y siempre serás bienvenida en este mi hogar, este nuestro hogar, yo nunca me olvidare de recordar.


“hoy te invito a pensar”

Hoy te invito a pensar:

Han transcurrido más de 30 siglos desde que el hombre puso por primera vez sus pies en esta tierra; y desde entonces su presencia no ha dejado de crecer y florecer, ha visto nacer y morir imperios, naciones, reinos, repúblicas y dictaduras: todo siempre en pos de su libertad. Ha cambiado su aspecto externo y su modo de pensar, dejando atrás todo aquello que hoy ya se considera inútil ha huido de su propia naturaleza y se ha proclamado dueño de todo aquello que lo rodea, poco a poco ha ido llegando hasta los confines del mundo conocido, y ha logrado conquistar las más altas cimas llegando incluso a tocar el cielo con las manos. Ha logrado la modernidad de la que disfrutamos las generaciones actuales y se encamina hacia nuevas épocas que en algún momento llegaran.

Pero nuestros tiempos son difíciles, el hombre se ha perdido en la vanidad y el egocentrismo: despreocupándose de lo verdaderamente importante, a todos hoy nos engulle un consumismo desenfrenado que abarca cada aspecto de nuestra vida: ve que no te miento, voltea a tu alrededor, ya es difícil ver a la gente caminar por las calles porque es más cómodo viajar en su carro último modelo, ya es difícil ver que la gente plante arboles porque prefieren que los “estúpidos” del movimiento ecologista lo hagan por ellos, ya es difícil no ver una bolsa de plástico tirada en el pavimento o botellas botadas con toda intención, en cambio es fácil ver como los bosques y selvas mueren porque el ser humano necesita campos en que sembrar sus plantas y donde criar a sus animales, ¿acaso la tierra se nos dio para acabarla?, ¿acaso se nos dio para destruirla?, Sin importar tu religión y tu credo, debe saber que nada es eterno y que por lo tanto las cosas que se nos dieron se deben cuidar, ¿cuántos animales mueren cazados? ,¿ Cuantas hectáreas son deforestadas por las necesidades del hombre o más bien por su comodidad?, ¿cuántos ríos son declarados muertos porque la vida ya no existe en su cauce?, ¿cuánta basura va parar en playas, ríos, mares y en la tierra?, ¿cuánto humo tiras por culpa de tu auto?, ¿cuántos arboles te has acabado tu solo rayando tus cuadernos una y otra vez?…!¿cuánto?!…

Pues si bien los números son sorprendentes, nada de eso te impacta y te diré lo que si impacta

Si impacta que el calor del año pasado haya durado más de lo normal y que haya sido mucho más intenso que en cualquier año anterior, si impacta que las lluvias de este año hayan sido las peores en mucho tiempo, si impacta que seas tan ciego que no veas que la basura que tiras el día de hoy es la causante de una inundación en tu calle, de un incendio en tu basurero municipal, de la muerte de cientos y miles de especies que mueren en el silencio. Si impacta que aunque lo dudes y no quieras creerlo, el cambio climático te llegara, si no es que ya te pego, y si aun te preguntas ¿Qué importa si unos cuantos pingüinos mueren en el polo? Solo te diré ¡ignorante! todo tiene un lugar y un propósito, desde las hormigas que consumen fuentes de infección o desechos animales hasta las aves del cielo que se comen a los insectos que de extenderse llegarían a ser plagas, desde los peces del mar hasta el último animal que pisa la tierra. Inclusive tú y yo que solo destruimos y consumimos tenemos un lugar…aunque claro estamos demasiado ocupados explotando y consumiendo para darnos cuenta de que nos apropiamos de lo que no es nuestro, de lo que solo se nos dio como préstamo, de lo mismo que se les dará a nuestros hijos: y estamos acabando con nuestro único patrimonio para la posteridad.

¿Quieres más de esto para el futuro? Bien, solo te repito que hoy te invito a pensar.



“vivir el sueño más grande de mi vida”

Son muchas las vivencias que la normal me ha permitido tener, y conforme voy avanzando en mi formación como docente voy descubriendo un poco más de las posibilidades que esta vida ofrece: gracias a la normal he visitado algunas primarias y conocido lo que sucede al interior de su aulas, la vida que llevan los maestros es en ocasiones muy apremiante pero en otras puede llegar a ser cansada y tortuosa, pero como se dice popularmente “todo depende del cristal con que se mira”, y si se ve a la vida del maestro como una vida de servicio más que de trabajo se asegura que sea agradable y dócil, por el contario si se ve en la docencia un trabajo extenuante y tedioso entonces solo se volverá justamente eso una tarea que canse y agobie.

No solo las visitas a las primarias me han permitido ser más consciente de mi futuro, también cada una de las experiencias que vivo en la escuela normal, las actividades que realizamos con los maestros, las salidas, y platicas con mis compañeros, el conocer a personas tan distintas a mí que sin embargo siente un cariño por la docencia muy parecido al que yo le tengo, y darme cuenta de que es justo aquí donde desearía estar, y no en ningún otro lugar. He de agradecer a la vida que me permita vivir mi sueño y que me dé la oportunidad de saber que es aquí donde debo estar, con las personas que me acompañan y también con las cosas que no tengo por una u otra razón, porque solo de esta forma podre ser cada día mejor y podre vivir realmente como lo soñaba cuando de niño decía en voz baja al viento que deseaba con todo mi corazón ser maestro…


“amanecerás”

No puede decir que el silencio sea tan perturbador aun despues de olvidarte, que hiciste en mi que no he podido borrar, ese último beso que tu boca solto en mis labios; que hiciste en mi que no he podido arrancarme el sentimiento que me mantiene atado a ti…

Dime que mañana volveras nuevamente porfavor, que esta noche caeras desde cielo hasta mi cama, y que me arruyaras con tu canto eterno que no conoce el fin, porque eso es lo que quiere Dios para mi…



“pedirle”

Solo puedo pedirle que me permita seguir junto a ti, pese al tiempo y a los demás; solo puedo llegar a decir que eres todo lo que necesitaba y eres el más grande secreto que deseo descubrir, que tu verdad me hará cada día mejor  y que sin ti no podría vivir, sin ti yo no podría seguir, respirar ni existir, solo eso le puedo decir…

Y él debe entender que justo aquí es donde deseo estar, juntito de ti, pegadito a tu piel y hacer mi nido en tu corazón; no permitirá que tan grande amor no llegue a comenzar, bendecirá nuestros sueños y con él se harán realidad; no puedo vivir yo sin ti, no quiero vivir sin ti, no deseo seguir, solo quedarme aquí  junto a ti.

Las aves trinan nuevas canciones de amor, que le dan al hombre que vive en mi la libertad de amarte por sobre todo lo demás, los arboles cubren al sol y con su fresca sombra nos explican que podemos seguir hasta donde nosotros queramos seguir, que nada ni nadie nos detendrá y que desde ahora ya todo depende de mí y de ti.


“amistad sin final”

Es ridículo pensar como a veces la amistad se termina; y es que casi siempre hay uno que quiere más y que entrega más; supongo que a todos nos ha pasado en algún momento de la vida, haber conocido a alguien de quien sencillamente te prendas y gustas de estar en su compañía, escuchar sus chistes, oír su música, pero siempre sin llegar al amor quedándose en un confortable estado de amistad sincera. Y pasan los años, corren los días y las historias; poco a poco vas dándote cuente de que has encontrado un amigo, de esos que son singulares, alguien con quien charlar abiertamente: a quien puedes contarle un poco más de lo que sueles contarle al resto de tus conocidos, y aunque todo parece ir bien, y crees que podrás contar con él o con ella por mucho tiempo más, llega un cierto día en el que no lo esperas y de forma abrupta te das cuenta de que tu amigo no te quiere tanto como tú a él, que ella no está dispuesta a sacrificar ni un poco de su comodidad tal como tú lo has hecho por ella en el pasado; y todo termina de la misma forma que comenzó, por una corazonada que te avisa que algo no está bien.

Supongo que así es la vida, debes aprender a vivir con amigos o sin ellos, y debes buscar siempre entregarte más aprendiendo a sobrevivir al temor y al dolor que da darse cuenta que los demás no siempre lo harán del mismo modo; teniendo esperanza de que algún día podrás encontrar a un verdadero amigo con el cual compartir muchas cosas bellas de la vida misma y con quien buscar sueños juntos que logren rayar la eternidad, al fin de cuentas de eso se trata nuestra vida, de encontrar alguien con quien compartir la grandeza que Dios nos ha entregado, y poder tener recuerdos que llevarse más allá del final.


“se fue”

Repentinamente se levanto de la banca y presurosa salió de aquella iglesia; años atrás ella había soñado con poderse casar frente aquel gran altar, engalanada con un bello vestido , con un ramo de rosas blancas, una corona en su frente y con él a su lado; y como un cuento de hadas todo termino sin siquiera comenzar, de un momento a otro su vida cambio y justo ahora solo le quedaba recordar y llorar, aquel primer amor se fugo con otra mujer y sus sueños se esfumaron con la primera Luna de abril, estaba sola y no tenía a nadie en el mundo que la pudiera comprender pues todos veían callados como sufría y no le daban ni siquiera una pequeña esperanza.

Esa misma tarde decidió que vivir no valía la pena, y que no debía pasar más horas extrañando un futuro que se había quedado en su pasado; corrió hasta la estación de trenes de aquella pequeña ciudad y tomo puntual un último tren sin destino ni salida: pocos le lloraron y se dice que aun menos la extrañaron, se había desvivido tanto por sus sueños que se olvido del vivir y no pudo tener ni amigos ni familia; pobre de aquella mujer que murió sola y sin un solo recuerdo feliz.



“Didáctica Magna”

Hoy toca el turno a la recomendación del libro mensual; y he decidido recomendar un libro de pedagogía cuyo título es “Didáctica Magna” del autor Juan Amos Comenio, el cual nos habla del método de enseñanza que hace muchos siglos este autor propuso y que es en la actualidad uno de los más usados.

El centro de la enseñanza debe ser sin duda alguna el alumno; todos los esfuerzos del maestro deben estar encaminados a lograr un aprendizaje significativo en él, pero en la actualidad es triste ver como muchos maestros se creen el centro del proceso enseñanza-aprendizaje y día a día hacen a un lado al alumno, haciéndose enemigo del niño, joven o adulto que tienen a cargo, volviéndose simplemente seres sin conciencia, injusto, autoritarios y sin la capacidad de reconocer la gran labor que llevan sobre sus hombros. Es tarea del docente crear excedentes para su sociedad pues ellos son precedentes del futuro que construyen diariamente en las aulas.

Este libro sirve mucho para entender el verdadero papel del maestro y del rol que lleva en la sociedad la escuela, las capacidades de los alumnos como referente primordial para la enseñanza y el amor que se debe tener a la profesión docente. ¡Buena Lectura!


“somos”

Son los días mas callados desde que tú no estás y es inmensa mi tristeza al no verte y poderte solo recordar, son mis noches más oscuras desde que no puedo sentirte cerca y no tiene límites la ausencia que siento en mi vida desde que te vi irte sin volverme a mirar.

Es tu ausencia niña más que un simple vacio en mi cama, y es tu recuerdo mucho más que poemas eternos sin un adiós, es mi añoranza una proeza fatal que fatiga ya mi alma y la lleva al infierno y aun más allá.

Soy más triste desde que no estás y la alegría es algo que olvide como se vivía por solo necesitarte respirar, es imposible borrarte de mi vida y aun más dejarte de soñar y quererte tanto como ayer, es mi corazón solo un naufrago en los sentimientos que dejaste esparcidos por mi piel.

Eres tú tan bella y perfecta que no sé porque no puedo amarte hasta morir, si contigo la muerte jamás existiría y todo seria vida, vida al fin todo seria sin final.



“¡Viva México!”

El día de hoy se cumplen 200 años del inicio de la lucha por la independencia de nuestro país, algo digno de ser celebrado, sin embargo en muchos lugares he leído y escuchado que no hay motivos para celebrar, que nuestro país no vive una autentica independencia y lo que es mas dependemos de muchos países en muchos sentidos, que la delincuencia, la pobreza y la falta de trabajo son motivos suficientes para dejar de celebrar que se cumplen 200 años del grito de independencia, yo opino diferente.

Es muy cierto que quizás no existen motivos suficientes para hacer algarabía y fiesta por este bicentenario, pero yo creo que es necesario celebrar verdaderamente a nuestro país, no me refiero con esto a ir a escuchar al presidente gritar recordando algo que ya paso, o a emborracharse hasta desfallecer tomando como pretexto una fecha como esta, me refiero a darle el reconocimiento que es justo a todas aquellas personas que forman parte de México, que en su día a día demuestran el verdadero espíritu del mexicano, y que no se dejan amedrentar por las realidades que vive el país.

Hoy es un buen día para celebrar verdaderamente, celebremos a la madre soltera que con esfuerzo, sudor y lagrimas saca adelante a sus hijos, al pobre que vive apartado de los demás y que sin embargo lucha por ser mejor cada día, a los maestros que son entregados a su profesión y no viven solo para humillar a sus alumnos porque son consientes de que su labor es crear excedentes para su sociedad, a los licenciados que no viven de la burocracia y no lucran con la necesidad ajena anteponiendo los ideales de su profesión a la maldad del propio mundo, a los jóvenes que saben llevar su vida con responsabilidad y agradecen por lo que tienen, a los políticos que son justos y no simples títeres de un sistema corrupto por muy pocos que sean, celebremos con alegría verdadera a los hombres que saben respetar a las mujeres por su simple dignidad humana y no necesitan más que de ejemplos de los cuales aprender, a los ancianos que saben historias maravillosas de las cosas que han logrado vivir en sus muchos años, a los niños cuya alegría ilumina el mundo que los rodea y se contagia hasta los confines del mismo mundo, a las mujeres que son responsables no solo de su vida sino de la de todos los suyos, y celebremos a los mexicanos que viven orgullosos de su cultura sin imitar a los extranjeros, quienes prefieren el guacamole a la salsa capsu y a todos los mexicanos que no se olvidan de sus raíces aun estando lejos del suelo que les vio nacer, celebremos a nuestra esperanza, nuestra alegría, y nuestro singular sentido del humor, a todo aquello que nos distingue como hermanos de una misma nación, porque sin importar el color o la creencia  somos siempre mexicanos.

¡Viva México!



“normalista de tercer semestre”

Durante estos días he tenido poca actividad en la Normal, pero la poca actividad ha sido muy demandante, tuve un primer año que me enseño mucho de muchas maneras y ahora deseo poder sacar lo máximo de este segundo año; en  este semestre tendré la oportunidad de tener practicas con un grupo de tercer o cuarto año en dos ocasiones, de una semana cada una; para que como me dijo una profesora “se ponga más seria la cosa” y pueda comenzar a acostumbrarme a dar clases y a tomar como propia la esencia de ese maestro que deseo ser en un futuro cercano.

Afortunadamente no tengo miedo de lo que pueda suceder, las ocasiones pasadas en las que visite primarias me sirvieron mucho para superar el temor natural de todo docente en formación y ahora solo siento mucha emoción al pensar en las posibilidades que existen sobre lo que vendrá; que sea de la forma que tenga que ser pero que suceda.


“novela sin final”

Entornos distorsionados y personajes olvidados, nuestra novela se ha convertido en una historia sin fin, y es que hay tantos villanos y tan pocos héroes que ya es imposible que el bien le gane al mal; todo es por tu culpa, por tu necesidad de ser el centro de atención y de llamar a todo mundo a girar entorno a ti;  todo es por mi culpa, por no haber peleado cuando tuve la oportunidad y haber ignorado tus sonrisas y gestos que me invitaban a pecar, eres sigilosa en tu hablar y me seduces con tu caminar, eres villana y protagonista en mi historia, eres princesa y reina en mis cuentos, eres Luna y espuma en mis cuadros, pero no eres todo en mi corazón porque jamás me he atrevido a lanzarme a la realidad e ir por ti; solo me la paso fantaseando con días que jamás han sucedido y con historias que nadie ha escrito, yo se las cuento al viento y el las lleva hasta donde no estés tú para que no te des cuenta que mi amor no conoce el final y solo espera que llegues en ese día especial para ser de mi.



“perdón”

Perdóname por hablar y  por acabar con el silencio que rodeaba tu vida hasta antes de mi; pero debes saber que tu eres la cura de mi enfermedad y la sangre que corre por mis venas, eres mi razón de existir y no puedo evitar gritar al mundo que te necesito aun cuando no te veo y que te amo aun cuando no sé donde estas; perdón por cada momento que deje escapar antes de ti y por todo lo que no he podido evitar, perdón por el temblor de mis labios cuando estas cerca de mí, y por la necesidad que nace en mi de que voltees a verme y no me digas nunca adiós.

Perdón por las historias que con el viento escribí en pieles ajenas, y por todas aquellas mentiras que de mi boca lograron escapar, por mi pobre humanidad y la incapacidad de llevarte mas allá de la eternidad, perdón por haber jugado con tus sentimientos y haberlos apostado contra el destino, perdón mi amor por todo lo anterior y por todo lo que no puedo decirle al mundo por temor a lo que pensaran.


“preguntártelo”

La grandeza de tu persona no se refleja en las joyas que tienes, sino mas bien en esa bella gema que presumes cada mañana en cada esbozo de sonrisa que me regalas; y tu belleza  es perfecta por venir del corazón; es mi mente la que te adora y mi entendimiento el que esta derrotado a tus pies; son tus ojos las estrellas que me miran en la ventana y tu pelo lo más hermoso que jamás pudiera existir, tal como tú, me bastaría tu mirar pero tú siempre me das mucho más.

Déjame preguntártelo, ¿Puedo amarte hasta el final?, Oh por favor respóndeme que sí, porque no se qué haría sin ti y tampoco se a donde ir si tú no estás en mi; dime que estarás eternamente aquí y que me dejaras amarte con locura y sin entendimiento.

Tantas noches he llorado hasta que la Luna por fin me ve dormir; y tantos días he pasado en el silencio de esperar por ti, que no puedo dejarte ir, por muy pequeño que sea el tiempo junto a ti todo parece eterno y bello, no puedo encontrar otro camino que no seas tú, y sabes perfectamente que hacer para hacerme feliz, solo déjate amar un siglo más como hoy.


“protegiendome”

La pelea ha sido larga y aun no termina, pero sé que tu serás la fuerza que guie mi espada y la esperanza que me lleve de nuevo a nuestro hogar; contigo no seré débil ni temeré porque tu serás todo lo que necesito para vencer,  mi armadura será tu amor, mi escudo tu espera y mi arma la armonía de nuestros corazones; nadie sabe exactamente cuánto te he extrañado, pero en los días que he pasado aquí, lejos de ti, solo he podido pensar en ti, y verte en la Luna cada noche ha sido una bendición que agradeceré el resto de mis días, verte en cada amanecer junto al sol convertida  en la estrella de la mañana me ha dado la fuerza para no detenerme pues mi corazón está atado ti tal como lo está nuestra patria a esta guerra sin sentido, por eso te protegeré aun en la distancia y no dejare que nada te pase a ti.

El campo verde me habrá de recibir, cuando todo esto termine volveré a verte, y tu sonrisa hará que todo lo que hoy vivo haya valido la pena;  todo el tiempo recordare tu presencia, aun cuando el hacedor me mande a llamar de un modo que no entienda y de una forma que no me parezca, tú debes saber que esta batalla no será la última que se librará, pero por tu corazón yo estaré en miles más.


“déjame pensar”

Déjame pensar, guarda un poco de silencio  deja de ser como el mundo que jamás se calla; tú siempre gritando todo lo que deseas como si se te debiera cumplir e irrumpiendo en la vida de los demás como si por derecho todo fuera tuyo; pero solo por ser tú, dejare que vuelvas a decírmelo; ven nena, mírame a los ojos y dime la verdad; toca mi alma, siente mi corazón latiendo por ti y luego déjame pensar.

Déjame pensar, que cosa puedo decir: tú dices que me buscaste, dices que me necesitas, dices que amas, dices que me requieres, y yo no sé si creerte, ni si dices la verdad. Ven nuevamente, dímelo cerquita del oído, déjame pensar, y poder decirte que opino de lo que dices, soy consciente de que puedes irte no dejes correr el reloj y repítelo por favor; déjame pensar, y poder quizás decir que sí.


“mi amor”

El amor que siento es el fuego que arde en mi pecho y aleja al miedo cuando la Luna se ve cubierta por la espesura de nubes de lluvia y tormenta; es necesidad de volverte a besar como si no hubiera un final y desearte desnuda sobre mi cama como un cuadro de arte puro y bello, es tener muchas noches perfectas y amaneceres para recordarte a ti y a nosotros, mi amor es aventura que me lleva a volverte a necesitar; y te amo tanto, que siento envidia del viento que te rodea y de las flores que están contigo, siento envidia de los demás cuando no pueden evitar mirarte y voltearte a ver; es tanto mi amor que diciendo tu nombre siento envidia de mi propia voz que puede viajar y llegar hasta ti; te amo tanto y de tantas maneras que no puedo evitar suspirar por ti o soñarte y extrañarte cuando repentinamente te vas, es tanto el amor que siento envidia del vestido que cubre tu cuerpo y de las palabras que salen de tu boca, del sol que puede acariciarte perpetuamente y de la lluvia que rosa tu cuerpo sin que deba pedirte permiso, siento envidia pues es mi amor sentimiento único y perfecto.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores