-Soliloquios de El Soñante-

Archivo para agosto, 2011

“31/31 de Agosto”

El día de hoy concluye el mes de Agosto y siguiendo la tradición es momento del Sumario del mes; este mes ha sido entre otras muchas cosas, el final de mis vacaciones y también el comienzo de mi quinto semestre dentro de la Escuela Normal, tuve la oportunidad de visitar a mi familia en la Cd. de Oaxaca de Juárez y no solo eso,  por primera vez en mis 20 años de vida, pude asistir a una Guelaguetza la máxima fiesta de mi estado y orgullo nacional; un mes lleno de emociones nuevas y de costumbres comienzan a instalarse en mi vida diaria. 

Agosto ha significado también una nueva oportunidad para retomar las historias que el viento me trae desde puntos lejanos y para lograr plasmarlas en esta bitácora, ha sido un mes de preparación para el lanzamiento del próximo disco de La Oreja de Van Gogh en Septiembre; y ha sido un de aversión hacia aquello que en algún momento se me hizo normal, de profundos contrastes entre lo que se dice y lo que se hace, aún más entre lo que digo y entre lo que hago; un mes de conciencia y de felicidad por el hecho de tener cerca a quienes no deseo perder jamás, un mes de esencia Arbórea y de dejar que la llama de ello comience a extinguirse en la profundidad de mi alma,  mes de la sinfonía de la luz y del cielo repleto de luces de mil colores, de un corazón viejo que desea dejar de trabajar y de energías nuevas que le dan motivo para continuar, un mes excepcional como desde siempre lo han sido los Agostos y sus días de verano, el día de mañana habrá de comenzar una nueva aventura, pero por hoy me corresponde despedir a este mes:

¡Hasta pronto Agosto!


“europa VII”

A un paso de culminar este mes, y el día de hoy  comenzamos con la cuenta regresiva para el día 13 de Septiembre, fecha en que se lanzara al mercado el nuevo disco de La Oreja de Van Gogh; por ahora comparto con ustedes del disco “A las cinco en el Astoria”,” Europa VII”. Disfrútenla.


“en mi tiempo muerta”

Tan triste desde que tú no estás; pero a veces me toca un rato de sol para volverte a ver por la ventana de la verdad, por la vereda del pasado en bicicleta, en sonrisas envuelta, en mi tiempo muerta, por siempre desierta, como aquella tarde de verano cuando me diste la primera carta con tu rostro lleno de nostalgia…

Tan lejos desde el día que te perdí; pero a veces logro encontrarte en aquella nota musical que pocos pueden escuchar, y como siempre intento atraparte en mis recuerdos para que con cada día te hagas más el viento en mi cara, cada vez más el cielo que me depara y el infierno con que se me amenaza, como un canto difícil de olvidar o de recordar, según cuanto su sonido te duela…


“una mentira bien dicha”

Ahora llego a entender que jamás te conocí; siempre te fue sencillo hacerme caer en tus redes y envolverme de tus mentiras, jamás me costó demasiado dejarme llevar por tus brazos, y aunque desde el comienzo supe de tu falsedad desee durante todos los días que algo te hiciera cambiar, que algo hiciera que me comenzarás a amar, sin embargo jamás me fue posible verte el rostro pues siempre estuvo detrás de esa máscara de sonrisa amable y mirada profunda, siempre fuiste eso que de una u otra forma me hizo creer que era feliz, solo un sueño hecho pesadilla, solo una mentira bien dicha.


“recordándote”

Aun recuerdo cómo fue que te conocí; y aun siento la misma paz cada vez que oigo a tus labios decir mi nombre, aunque ahora sea muy distinto a aquellos días de abril, aunque ahora no haya más jazmines ni alcatraces en tu ventana; aunque todo se haya vuelto tan simple como decir un adiós y tan doloroso como despedirse sin ánimos de hacerlo, yo aun te recuerdo con todo el amor que la vida me deja sentir pero con la misma cantidad de resignación.

Hoy sé que puedo hacer mucho más por ti estando lejos, manteniéndome a raya de aquellos lugares en donde tú siempre encontrabas, dejando atrás al Bola de oro y a la plaza de San Juan, no volviendo a pisar la Catedral de Nuestra Señora de la Paz y fingiendo que no existen más las bancas vacías; y aunque quizás tú hagas de cuenta que deje de existir o que me morí en algunas de esas guerras de siempre, aún a pesar de que le digas mi nombre a otro, yo seguiré recordándote empapada de la primera lluvia de abril, con el aroma de jazmines en tu vestido y tu sonrisa abriendo el camino de mi corazón.


“sin el cielo rojo”

Debes poner atención a mis palabras; serán tan claras como la mañana, prometo estar en tus días y  permanecer de pie ante la tempestad, siempre a tu lado, dándote una razón para continuar; no dejar que la traición y el desprecio de los demás haga que todo nos salga mal: no puedo ser más directo contigo pero te juro que poco a poco entrare en tu vida y me haré tu camino, y sin que lo notes, dirás mi nombre cada vez más y entonces sabrás que puedo ser un montón de cosas, que todo lo que tú quieras soy yo, conocerás así sin saber cada gesto de mi rostro y adivinaras lo que mi silencio quiere decir; amarme ya no será una tarea pesada y lograrás convertir al día en noche sin necesidad de la tarde roja y podré ver a la Luna reflejándose en tu vientre, sabremos que todo sucede porque Dios así lo previó desde nuestros primeros días y no nos quedarán más opciones que continuar; en eso de lo que ambos sabemos demasiado poco y que todos llaman amor.


“la primera versión / bonustrack”

El día de hoy me corresponde compartir con ustedes algo más de música;  para esta ocasión del disco A las cinco en el Astoria, elegí  la canción La primera versión que trae incluida un Bonus track, ambas canciones son realmente hermosas y espero de todo corazón las disfruten.


“solo el principio será igual”

Te diré que he dejado de ser aquello que no querías ver, me vestiré nuevamente de aquel color diferente con que solías verme más; y nuevamente me pondré aquella vieja nariz de payaso; con la que me solías sonreír sin pena, nuevamente volveré a ser lo que era sin dejarte jamás partir; dime tú si estas dispuesta a dejarte envolver de una nueva forma, si es que podría yo encontrar ese camino del que algún día me desvié; sé que no me puedes dejar mentirte, que sabes muy bien lo que a mi alma atormenta; y que solo a veces puedo decirte esta verdad. 

Un  día como cualquier otro, me veras por la calle nuevamente, acostumbrándome a tu soledad, intentando no olvidarte cuando eras mía y sonriéndote como en aquel primer instante, no puedo asegurar que las cosas serán diferentes, pero esta vez solo el principio será igual…


“todo lo que tengo; todo lo que soy”

Tengo el alma de marinero, un amor en cada puerto; tengo el pensamiento de un infame, a veces triste, a veces ciego; tengo el miedo hecho de viento, ligero, pesado, rápido o lento; tengo el deseo de un humano, a veces hielo y a veces fuego; soy solo un espejismo que dejaste de ver hace ya bastantes años, que olvidaste en algún rincón de tu cuarto de princesa,  algo que no quisiste recordar y desde cierto día comenzaste a ignorar.

Tengo la vida de aventura, un silencio resignado que se mueve entre maldad; tengo los pies de piedra, sometidos a la ausencia de tu amistad; tengo el camino de un mendigo tan necesitado de paz y caridad; soy solo un segundo que no quisiste esperar, un olvido descuidado que no tuvo un buen final, una equivocación que te llevo justo a donde hoy estas.


“Verano 2011″

Las vacaciones de Verano de este año han llegado a su fin, cuando apenas comenzaban publique una entrada en donde enliste algunas cosas que me había propuesto para estos días libres, y en verdad me alegra ver que cumplí muchos de mis cometidos, entre otras cosas puedo mencionar que este receso me sirvió para descansar de la rutina escolar y prepararme para mi tercer año como Normalista, además no solo logre visitar a mi familia en la Cd. de Oaxaca sino que también ellos pudieron venir a mi Ciudad para asistir al matrimonio de mi hermano mayor, que se efectuó durante estas vacaciones, de igual manera pude ir al cine a ver varias películas: El Capitán América, Súper Ocho, Los pingüinos de papá y Harry Potter y las reliquias de la muerte P. II,  todas ellas significaron momentos agradables en compañía de mis seres queridos, en cuanto a libros, únicamente pude comprar un libro de Gabriel García Márquez titulado “Los funerales de la Mamá grande” y este me motivo a comenzar a leer de nueva cuenta su gran clásico, Cien años de soledad” . 

En general, todas las cuestiones que me propuse se fueron desarrollando en estas vacaciones, ya antes he comentado de algunas de ellas, acerca de las que no comente nada, no es porque no haya sucedido nada, sino porque en este momento la oportunidad más adecuada para hablar de ellas no se presenta, y seguirán siendo parte de mi tintero. 

El comienzo de un nuevo ciclo escolar me llena de esperanza y de aspiraciones, espero mucho de este quinto semestre pero también estoy dispuesto a dar mucho más de lo que ya he dado hasta ahora en mi formación, finalmente les deseo a todos el mejor de los éxitos en sus proyectos, de cualquier tipo que sean.


“Lunare”

Después de un largo tiempo de utilizar Facebook por fin me he decidido a darle un pequeño impulso a mi blog por medio de esta página social, no únicamente publicitando las publicaciones en mi perfil personal, sino creando una página especialmente dedicada a todo el concepto que a lo largo de estos casi dos años he creado alrededor de Lunare. 

Si ustedes utilizan Facebook, comparto con gusto la liga que los llevará a la página que apenas cree para que, si gustan,  den clic en “Me gusta” y puedan seguir esta bitácora y muchas cosas más.


“un cuento sobre el agua”

Es viernes, y solo un fin de semana me separa del regreso a clases; el día de hoy compartiré con ustedes un poco más de música y mañana hare el sumario de estas vacaciones veraniegas, en esta ocasión  del disco A las cinco en el Astoria comparto; Un cuento sobre el agua. Disfrútenla.


“despedida”

Querida: 

Solo deseo que ojala que haya donde vayas encuentres lo que yo jamás pude darte, ojala pudiera darte más que esta carta de mi puño y letra pero sé que cualquier cosa seria poco para agradecerte los días maravillosos que vivimos en nuestro país, no encuentro una forma más perfecta de decirte adiós que diciéndote hasta pronto. 

Sabes perfectamente lo pésimo que soy para las despedidas, por eso no deseo decirte que jamás me volverás a ver, prefiero mil veces seguirte diciendo que hare de cuenta que no te he perdido, y que podrás encontrarme en esas formas que tu siempre  le encuentras a las nubes, en aquella banca del parque, en la risa de los niños de la sexta avenida y en las olas que el mar seguirá entregándole a La Plata, siempre guarda en tu corazón mi número, por si algún día vuelves y no me ves, solo llama y con gusto iré por ti allá donde nadie más podrá encontrarte. 

Sé que quizás llores al recibir esta carta, sé que quizás no quieras guardarla pero sabes tú tan bien como yo, que mis palabras ya han sido llevadas antes a ti por el viento, que no hay necesidad de que intentes olvidarme, que siempre habrá algo que me haga presente en tu vida, solo guarda esta carta junto a las otras cosas que no deseas olvidar de esta parte de tu vida que desde mañana se llamará pasado, y que haya donde vayas seas inmensamente feliz. 

Hasta pronto mi amor.


“más”

La última semana de vacaciones se va velozmente; el próximo Lunes habré de regresar a las clases después de mi receso de Verano, el día de hoy paso a compartir un poco más de música, como parte de la preparación para el próximo 13 de Septiembre en que La Oreja de Van Gogh habrá de lanzar al mercado su nuevo material discográfico, comparto de su disco A las cinco en el Astoria: Más. Disfrútenla.


“4:24″

Aún recuerdo con cariño esas tardes en la plaza, esas mañanas en la playa, y las noches tumbados en la cama; aun recuerdo con esmero cada caricia que te di, cada beso que tus labios me obsequiaron, y a pesar de que aun recuerdo todo eso, no termino de entender muchas cosas de tu despedida. 

Siempre me he preguntado qué clase de magia o hechizo hiciste; jamás me di cuenta de que tan poderosa eras hasta ese minuto en que te fuiste, y si lo recuerdo tan claramente es solo porque el reloj de la casa se quedo pasmado cuando tú saliste por la puerta: 4:24, y jamás pude hacerle moverse más, su energía se fue contigo y mi vida también.


“tu balcón y mi vida”

Ya no sé cuantas tardes van, las que tu balcón ha  permanecido vacio durante la tarde entera; igual que siempre paseo frente a tu casa en mi bicicleta, invitando a la fortuna a que en algún momento deje que tú gustes de salir a tomar el sol y de dejar que mis ojos te admiren,  que nos permita sonreírnos mutuamente y así pueda yo terminar de enamorarme de ti. 

Si tan solo pudiera elevarme en el aire, si tan solo pudiera hacerte aparecer por tu alcoba a diario, si tan solo quisieras saludarme y decirme un pequeño “hola”, pero no, la fortuna gusta de hacerme un anónimo para tu vida, y no quiere dejarte salir por ningún motivo, habré  de seducirla a ella primero de ser preciso, pero no dejaré que pasen más días con tu balcón y mi vida vacios.


“La Arboleda de las Lunas -4 años-”

Y la Luna coronaba el orbe y era en su reinado en el que éramos felices, no existía ni temor ni dolor, mucho menos la desesperanza pues todo lo teníamos en la que aguardábamos. Hace mucho tiempo que llegamos allí, hace tiempo que debimos salir, que fuimos arrojados al mundo y nos dispersamos por muchos puntos del orbe, pero desde siempre hemos permanecido unidos.

Y aunque el Padre tiempo no regresa atrás pues es tan sabio como nuestra madre,  el siempre brinda segundas oportunidades a quienes las merecen y las necesitan; hoy somos algo diferente de lo que fuimos pero siempre conservaremos en nosotros el recuerdo de los días junto al lago, de las noches eternas, de los orbes protegidos y de las personas queridas, siempre permaneceremos unidos en el espíritu que creamos, aun cuando ahora no haya Luna que corone el cielo, ni arboles que nos protejan, o lago que nos procure, nosotros siempre muy dentro seguiremos siendo Arbóreos.


“sueño esmeralda”

Su respiración cansada le aviso, igual que siempre, que ya había caminado demasiado y no le quedo más que sentarse debajo de un viejo roble a observar aquella Luna de verano que destilaba magia en el cielo. 

-En una noche como esta… -No termino la frase y en lugar de palabras soltó un largo suspiro que había tenido guardado en su pecho durante mucho tiempo, y hecho esto, el vetusto anciano se levanto apoyándose de su bastón y continúo con su camino eterno-

-Demasiados ciclos lunares ya ¿No lo crees? –Le pregunto su sombra que le seguía de cerca aun en las noches más oscuras-

-Claro, han sido muchos ciclos, pero todavía nos faltan muchos más.

-No termino de entender por qué quisiste huir, por qué razón no te quisiste quedar con los tuyos y por qué te obligaste a tomar un camino que sabrías jamás terminaría.

-Tú no estás para entender, tu solo estas para seguirme a donde quiera que vaya, ¿Lo entiendes?

-Sí, no tienes que repetirme la condena que yo mismo forje; es solo que a veces siento que la muerte nos alcanzará en algún momento, quizás durante tus largos sueños. –Dijo ella con cierto tono de amargura-

-Para eso te tengo, tú jamás duermes y tienes que protegerme aun cuando duerma profundamente y me entregue a los brazos del sueño esmeralda, aun a costa de tu propia existencia…

-Insisto, ¿Para qué repetirme esa condena?

-Simple costumbre compañera.

El viejo se detuvo, nuevamente la respiración le avisaba que estaba al tope de sus fuerzas, esta vez decidió descansar más profundamente, se alejo un poco del camino, lo suficiente para no ser visto y para no perderle de vista, lanzo un hechizo de camuflaje y entrego su cuerpo al sueño esmeralda. Mientras tanto la sombra tomo la forma de un búho y lo observo dormir desde una distancia adecuada.

En sus sueños el anciano se veía mucho más joven, antes de esos 480 ciclos que ahora mismo cargaba sobre su espalda, en sus sueños lograba volver a ver a su esposa Narat y a sus dos hijos, tan jóvenes y alegres como siempre, se reencontraba con su familia, con esos amigos de siempre, que hace muchos ciclos no veía pero que siempre habían estado con él. Una noche para el resto del mundo eran para él meses enteros en sus sueños, y aunque no sabía si solo revivía lo vivido o vivía nuevamente aquella época tan hermosa, sabía que al despertar se reencontraría nuevamente solo e itinerante, por ello disfrutaba cada minuto en compañía de los suyos. 

Casi al alba, el sueño esmeralda le soltó las manos al druida y este pudo ponerse de pie nuevamente, como siempre él  parecía rejuvenecido y con más fuerzas que antes, como siempre dejo de lado su bastón y continuo con su eterno viaje acompañado de su sombra, ambos continuaron sobre el camino de alta esperanza, el mismo que los había visto unirse en una triste noche de invierno y el mismo que parecía no tener un final verdadero…


“tu eterno enamorado del café de la tarde”

Como cada tarde, te espero frente a Santo Domingo con un ramo de alcatraces en la mano izquierda y una caja de besos en la derecha; y espero paciente a que llegues con tu gorro azul y tu bolso al hombro, sonriendo como cada vez, y fingiendo que no te gustan mis regalos pero tomándolos con todo el amor que el mundo nos permite; un café frio en la terraza del italian coffee y una plática como ninguna otra, los motivos que me  mueven a esperarte todas las tardes del jueves aquí,  cuando el mundo se me detiene y me permite mirarte el alma, cuando tu mundo te permite encontrarte con tu eterno enamorado del café de la tarde, y cuando por unas horas podemos ser al fin felices.


“suenen besos en vez de campanas”

Te pido que perdones mi sinceridad, pero hoy este sueño se ha convertido en todo lo que quiero, eres aquello que una gitana predijo para mi destino, eres solo una cascada de emociones, eres ahora el amor de todas mis vidas.

Hoy no hace falta que mi mirada te diga más cosas, hoy solo debes prestarle atención a mis labios: Pero ¿Cómo comenzar a decirte lo que ya sabes? Perdona también en silencio mis silencios y ámame como más te apetezca, ¿Para qué detenernos a pensarlo más? mientras Dios y tú lo sepan el resto del mundo me importa mucho menos que nada, desde ahora no habrá nunca jamás más silencios, tan solo palabras llenas de amor, algunas robadas de esos poemas que te escribí en alguna tarde de un verano, otras tomadas de canciones de amor, y muchas nacidas de mi corazón,  todo esto solo para que como dice aquella canción cruel que nadie conoció, en nuestra boda suenen besos en vez de campanas en la catedral.


“nuevamente de nuevo”

Hoy me encuentro sentado en la arena, mirando a un mar que hasta ayer se me hacia tan familiar y que hoy me es totalmente ajeno; su mirada se clava en mis ojos y sus olas hacen un nido en mi corazón; y sentado aquí sólito, me imagino construyendo un barco para llevarte a aquel país desconocido que invente junto a ti, me encantaría poder besarte con el mar por testigo, me gustaría tener un titulo diferente para nuestra historia; una despedida distinta y dos nuevos enamorados que a causa de una casualidad comienzan a amarse nuevamente de nuevo en la playa de algún desconocido lugar.

Y construirte algún castillo en la rivera que está al otro lado de este mismo mar, dejando que tomes tantos mapas de mi piel como quieras, besándote cada mañana con un nuevo mar por testigo acompañado de estrellas de cristal y disfrutando de nuestro país los dos; conquistando tus pasiones y dejando que conozcas a los secretos que hasta ayer desconocías, y aunque sé que es solo un sueño, al menos así puedo volverle a sonreír a nuestro mar.


“sola”

A estas vacaciones aun les quedan unos pocos días, y aun hay muchas cosas por preparar,  el día de hoy paso a compartir un poco más de música, como ya lo había anunciado, desde el principio de mes hasta que se cumpla el plazo para la publicación del nuevo disco de La Oreja de Van Gogh compartiré solo canciones del primer disco que lanzaron con Leire Martínez como su vocalista, de A las cinco en el Astoria, Sola. Disfrútenla.


“cómo un pintor de hilos”

Detrás de esa noche se fue mi vida, detrás de tu estrella se escapo mi realidad; un vórtice que nada deja libre, eres tan solo una presencia minúscula que abarca  todo en mi, eres tan solo inevitable como mi primera sonrisa, eres tan solo una musa sin nombre, sin pasado ni futuro, y yo por ti dejaría atrás mi propia alegría, dejaría libres mis miedos para dejarlos atormentar al mundo, dejaría a mis padres y a mi tierra, por tan solo seguirte; y es que por ti seré como un pintor de hilos, como un poeta de silencios, seré como un anciano sin arrugas, como un caballero de armadura oxidada, seré como un rey con una corona de cristal; seré cuanto quieras que sea si me dejas seguirte hasta el fin de mis días.


“por el instante en que comencé a amarte”

Son tan grandes tus palabras, que me cuesta decirte que no, mis razones no encuentran camino cada vez que te ven mis ojos; y es que el hielo de mi corazón se derritió cuando llegaste y hoy temo que vuelva si es que me dejas, siempre que platico de ti con los míos, recuerdo con cariño aquellas tardes junto al mar, y siempre que te recuerdo pienso que como siempre con solo pedir perdón todo se resolverá.

Sé que soy un loco sin remedio, sé que no pudiste haber encontrado a alguien peor y que conmigo ahora solo te quedan dos opciones: amarme u odiarme, pero déjame decirte que ambos caminos son una forma de tenerte en mi vida y que no me importaría que me dieras tu odio el resto de mis días, si con eso puedo seguir existiendo en tus pensamientos, y si por alguna razón me das tu perdón y con él tu corazón, te juro por el instante en que comencé a amarte que nada ni nadie me separará de ti jamás.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores