-Soliloquios de El Soñante-

Archivo para agosto, 2011

“31/31 de Agosto”

El día de hoy concluye el mes de Agosto y siguiendo la tradición es momento del Sumario del mes; este mes ha sido entre otras muchas cosas, el final de mis vacaciones y también el comienzo de mi quinto semestre dentro de la Escuela Normal, tuve la oportunidad de visitar a mi familia en la Cd. de Oaxaca de Juárez y no solo eso,  por primera vez en mis 20 años de vida, pude asistir a una Guelaguetza la máxima fiesta de mi estado y orgullo nacional; un mes lleno de emociones nuevas y de costumbres comienzan a instalarse en mi vida diaria. 

Agosto ha significado también una nueva oportunidad para retomar las historias que el viento me trae desde puntos lejanos y para lograr plasmarlas en esta bitácora, ha sido un mes de preparación para el lanzamiento del próximo disco de La Oreja de Van Gogh en Septiembre; y ha sido un de aversión hacia aquello que en algún momento se me hizo normal, de profundos contrastes entre lo que se dice y lo que se hace, aún más entre lo que digo y entre lo que hago; un mes de conciencia y de felicidad por el hecho de tener cerca a quienes no deseo perder jamás, un mes de esencia Arbórea y de dejar que la llama de ello comience a extinguirse en la profundidad de mi alma,  mes de la sinfonía de la luz y del cielo repleto de luces de mil colores, de un corazón viejo que desea dejar de trabajar y de energías nuevas que le dan motivo para continuar, un mes excepcional como desde siempre lo han sido los Agostos y sus días de verano, el día de mañana habrá de comenzar una nueva aventura, pero por hoy me corresponde despedir a este mes:

¡Hasta pronto Agosto!


“europa VII”

A un paso de culminar este mes, y el día de hoy  comenzamos con la cuenta regresiva para el día 13 de Septiembre, fecha en que se lanzara al mercado el nuevo disco de La Oreja de Van Gogh; por ahora comparto con ustedes del disco “A las cinco en el Astoria”,” Europa VII”. Disfrútenla.


“en mi tiempo muerta”

Tan triste desde que tú no estás; pero a veces me toca un rato de sol para volverte a ver por la ventana de la verdad, por la vereda del pasado en bicicleta, en sonrisas envuelta, en mi tiempo muerta, por siempre desierta, como aquella tarde de verano cuando me diste la primera carta con tu rostro lleno de nostalgia…

Tan lejos desde el día que te perdí; pero a veces logro encontrarte en aquella nota musical que pocos pueden escuchar, y como siempre intento atraparte en mis recuerdos para que con cada día te hagas más el viento en mi cara, cada vez más el cielo que me depara y el infierno con que se me amenaza, como un canto difícil de olvidar o de recordar, según cuanto su sonido te duela…


“una mentira bien dicha”

Ahora llego a entender que jamás te conocí; siempre te fue sencillo hacerme caer en tus redes y envolverme de tus mentiras, jamás me costó demasiado dejarme llevar por tus brazos, y aunque desde el comienzo supe de tu falsedad desee durante todos los días que algo te hiciera cambiar, que algo hiciera que me comenzarás a amar, sin embargo jamás me fue posible verte el rostro pues siempre estuvo detrás de esa máscara de sonrisa amable y mirada profunda, siempre fuiste eso que de una u otra forma me hizo creer que era feliz, solo un sueño hecho pesadilla, solo una mentira bien dicha.


“recordándote”

Aun recuerdo cómo fue que te conocí; y aun siento la misma paz cada vez que oigo a tus labios decir mi nombre, aunque ahora sea muy distinto a aquellos días de abril, aunque ahora no haya más jazmines ni alcatraces en tu ventana; aunque todo se haya vuelto tan simple como decir un adiós y tan doloroso como despedirse sin ánimos de hacerlo, yo aun te recuerdo con todo el amor que la vida me deja sentir pero con la misma cantidad de resignación.

Hoy sé que puedo hacer mucho más por ti estando lejos, manteniéndome a raya de aquellos lugares en donde tú siempre encontrabas, dejando atrás al Bola de oro y a la plaza de San Juan, no volviendo a pisar la Catedral de Nuestra Señora de la Paz y fingiendo que no existen más las bancas vacías; y aunque quizás tú hagas de cuenta que deje de existir o que me morí en algunas de esas guerras de siempre, aún a pesar de que le digas mi nombre a otro, yo seguiré recordándote empapada de la primera lluvia de abril, con el aroma de jazmines en tu vestido y tu sonrisa abriendo el camino de mi corazón.


“sin el cielo rojo”

Debes poner atención a mis palabras; serán tan claras como la mañana, prometo estar en tus días y  permanecer de pie ante la tempestad, siempre a tu lado, dándote una razón para continuar; no dejar que la traición y el desprecio de los demás haga que todo nos salga mal: no puedo ser más directo contigo pero te juro que poco a poco entrare en tu vida y me haré tu camino, y sin que lo notes, dirás mi nombre cada vez más y entonces sabrás que puedo ser un montón de cosas, que todo lo que tú quieras soy yo, conocerás así sin saber cada gesto de mi rostro y adivinaras lo que mi silencio quiere decir; amarme ya no será una tarea pesada y lograrás convertir al día en noche sin necesidad de la tarde roja y podré ver a la Luna reflejándose en tu vientre, sabremos que todo sucede porque Dios así lo previó desde nuestros primeros días y no nos quedarán más opciones que continuar; en eso de lo que ambos sabemos demasiado poco y que todos llaman amor.


“la primera versión / bonustrack”

El día de hoy me corresponde compartir con ustedes algo más de música;  para esta ocasión del disco A las cinco en el Astoria, elegí  la canción La primera versión que trae incluida un Bonus track, ambas canciones son realmente hermosas y espero de todo corazón las disfruten.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 833 seguidores