-Soliloquios de El Soñante-

Archivo para marzo, 2012

“31/31 de Marzo”

El día de hoy culmina el mes de Marzo, y como cada mes ha llegado el momento de despedirlo como es debido, este mes comenzó en Oaxaca de Juárez para mí y desde entonces han sucedido diversas cosas, pude volver a mi Escuela Normal luego de tres semanas de movimiento estudiantil, solo para encontrarme con muchos pendientes escolares que he ido resolviendo poco a poco durante las últimas semanas de este mes, entre las cosas más importantes: mi visita a la Escuela Primaria, para preparar el comienzo de mi última jornada de prácticas como alumno regular de la Escuela Normal, también la preparación de asuntos relacionados con el cuarto año que se acerca velozmente; además al mismo tiempo durante esta última semana han llegado muchos cumpleaños en mi familia, mi pequeño sobrino Isaac, mi papá, mi primo Germán y finalmente el día de hoy mi mamá, todo eso ha sido un empuje anímico para toda la familia y por supuesto que para mí también, de la misma forma en este mes he podido vivir muchas cosas buenas como comenzar a hacerme cargo del grupo de animación litúrgica de mi parroquia por encargo del Sacerdote lo cual es un nuevo reto para mi vida, en si mismo Marzo siempre es un buen mes pero éste sin duda ha sido verdaderamente productivo para todos los ramos de mi vida, no me queda más que decir, ¡Hasta pronto Marzo!


“el tiempo a solas”

Casi termina este mes, y con su final llega el inicio del receso primaveral, es decir, las vacaciones de Semana Santa, el día de hoy paso a compartir un poco más de música, en esta ocasión una canción que me encanta, obviamente de La Oreja de Van gogh, disfruten de El Tiempo a Solas.


“prometo”

El día de hoy aparecerás en mi oración nocturna, no dudo que debo agradecerle por tenerte a ti en mis días, el día de hoy mi voz será un ruego callado, y tus ojos la llave de mi corazón, solo por hoy prometo no decirle a nadie lo mucho que te quiero para no hacer sonrojar tus mejillas, sé que hoy habré  de encontrarte cara a cara por las avenidas de esta ciudad.

Abrázame, y hazlo una vez más, siempre temo el perder un segundo más, siempre deseo que todos los días sean como hoy, que nos encontremos y nos amemos sin importarnos todos los demás, que todos los días de la semana, de domingo a domingo te pueda respirar, que no importando si sea Abril u Octubre tu me sonrías con la misma inocencia de nuestra primera cita.

¿Qué tal si por un momento te olvidas del resto del mundo?, ¿Qué tal si por solo un momento me dejas entrar en tu corazón? Prometo no intentar salir jamás…


“nací”

Nació la sonrisa, nació la ilusión, nacieron las caricias y esos besos en tu frente, nació la luz que ilumina hasta las noches más oscuras.

Nací de nuevo al mundo, en un mundo oscuro un acto de caridad llamado mirada; nací de nuevo al mundo, al mundo de verdad que no existía hasta antes de ti; nací de nuevo al mundo, en un mundo tan opaco una lámpara que antes era un corazón duro y que brilla ahora con luz propia.

Y vi a la mujer más bonita, en una noche como esta, de algún Octubre ya olvidado por todos, excepto por mí, que tengo motivos para sonreír desde aquella noche en la que también luego de las nubes vino a nosotros una Luna.

Y esa mujer siempre serás tú.


“michelle”

Comparto el día de hoy un poco de música, en esta ocasión una canción que es una clásica, en voz de The Beatles, disfruten de Michelle.


“y nuestras palabras”

Son palabras sencillas las que hoy se desprenden de mis labios, son frases que tu entiendes muy bien; que nadie más sabe comprender ni esperar, todo lo que quiero decir te lo comparto en esta tarde junto a ti, todo lo que quieres escuchar de mi se queda grabado sobre las piedras de este antiguo parque y es que para nosotros la Verde Antequera jamás es igual, siempre habrán calles por las cuales caminar, siempre habrán nuevas personas escondidas entre las sombras, y viejas mujeres apresuradas por sus miedos y opacos hombres prisioneros de sus mentiras, siempre habrán de estar aquellos globos que tanto te encantan, y por supuesto que siempre habremos de estar tu y yo, y nuestras palabras, nuestras palabras ellas también…


“La Eternidad de las Flores: Veredas Obstinadas V”

-¿Qué has dicho? –Pregunto con mucha sorpresa y empuñando lentamente su cimitarra la joven Drow-
-Es la Diosa Madre, debemos estar en el Sueño Esmeralda o quizás en alguna dimensión del Universo dónde ella es omnipresente.
-Así es hijos míos, están en mi Quinta Casa, y han llegado aquí porque es necesario que sepan que es lo que sucede a su alrededor. –Dijo aquella sombra luminosa con una voz femenina, que ya antes había escuchado Inírion, mientras ésta permanecía en el aire a cierta distancia de ambos-
-Yo no creo en Diosas Madres y mucho menos en una Diosa Lunar que se comporta como una…. –repentinamente el silencio se hizo en la boca de Aunrae y ambos comenzaron a escuchar la voz de la Redentora que parecía no venir desde fuera sino desde el interior de sus propios corazones-
-Hace muchos ciclos Lunares fue destruida La Arboleda de las Lunas, y sé que ustedes no recuerdan mucho de eso, pero necesito que en este momento ustedes inicien con lo que se debió iniciar hace mucho desde la Diáspora Arbórea que siguió a la destrucción de su hogar, en este justo momento, muchos asesinos están en búsqueda de mis antiguos hijos, los buscan para tomar su sangre y cortar de tajo las raíces que tenia la Comunidad Arbórea, requiero de ustedes para reunirlos a todos alrededor mío, dispersos todos ellos no poseen ninguna posibilidad de sobrevivir así como tu Padre no la tuvo Aunrae, -la drow baja la mirada por un segundo pero después continua mirando fijamente a la figura femenina que permanece frente a ellos- pero juntos podrán hacer frente a la adversidad que se cierne sobre todos ellos.
-¿Qué es lo que quieres que hagamos Madre? –Dice Inírion con voz temblorosa-
-No doy poder a quien no los merece, y tampoco lo quito sin que sea absolutamente necesario como con sus Padres y tíos, a quienes despoje del poder para evitar que fuesen encontrados, sin embargo, ahora el enemigo ha encontrado un camino para hallarlos y es necesario que ellos recuperen el esplendor de la luz en sus vidas -dos luces muy brillosas salen de la figura femenina y a una gran velocidad entran en los cuerpos de Aunrae e Inírion- es necesario que ustedes los busquen, para esto tendrán un poco de los poderes que antaño poseían sus abuelos Tanavar y Drad, ciertamente no les otorgaré la totalidad de ese poder, pero poco a poco ese poder llegara a ustedes conforme avancen en el camino que hoy les doy.

Poco a poco todo se llena de una inmensa luz que comienza a cegar la vista de ambos jóvenes hasta que finalmente ésta es tan brillosa que los obliga a cerrar los ojos, entonces escuchan, encontrarán todo lo que necesita para comenzar.

Luego al abrir los ojos ambos se encuentran en la cabaña de Aunrae y frente a ellos se encuentra un gran mapa en el que aparecen 10 pequeñas hojas de roble sobre diversos puntos de todo el mundo.

-Supongo entonces, que éstos son los Arbóreos que debemos encontrar. –Dice sorprendido Tanavar-
-Que tú tendrás que encontrar, no cuentes conmigo para una estupidez como esa. –Le responde la joven Drow comenzando a caminar hacia el exterior de la cabaña-
-¿Qué no has escuchado nada?, La Diosa Madre nos ha pedido que busquemos a los Arbóreos, para enfrentar a esos asesinos que le robaron la vida a su padre, ¿No era venganza lo que querías? –Aunrae se detiene y voltea a ver al Elfo Nocturno-
-Está bien, es venganza lo que busco y si ella puede dármela te ayudaré pero no a cambio de nada, solo a cambio de sangre.

Después de salir de la cabaña ambos pretenden emprender el camino para encontrar a todos los Arbóreos dispersos por el orbe, pero al dar el primer paso sobre el césped un intenso viento los rodea y Aunrae nota como sus cimitarras comienzan a brillar de una forma sobrenatural, a Inírion por su parte le aparece en las manos un báculo de madera que apenas lo supera en estatura.

-“Encontrarán todo lo que necesitan para comenzar” Ella lo ha dicho y lo ha cumplido –Dice el Elfo Nocturno mirando a Aunrae con cierto aire de ego, ella solo comienza a caminar-

Así se adentran en el bosque comenzado la búsqueda con las hojas de roble que están más cercanas a ellos.


“soy”

Y hoy soy una paloma que viaja en libertad, una catedral olvidada, un tesoro escondido, el último de tus aretes, la pulsera que jamás te ha gustado, las campanas que jamás han sonado, soy una misa sin feligreses, un amor eterno que no ha comenzado, soy el dulce sabor de otros labios, y la constancia con que buscas en otros lugares nuestro refugio, soy un poema que nadie ha escrito, una sinfonía que nadie ha oído, un águila que jamás ha cazado, soy un sacerdote sin vocación, un padre sin fuerza, soy la tristeza de tus ojos y la soledad de tu alma.

Hoy me he vuelto en todo lo que siempre quisiste olvidar, en todo lo que jamás has podido dejar atrás, hoy soy tu sombra y de mí tu necesidad…


“Pies descalzos”

El día de hoy comparto con ustedes un emotivo documental titulado “Pies descalzos” que ha llegado a mí, por una de esas benditas casualidades de la vida que siempre son tan oportunas. Disfrútenlo tanto como yo lo hice la primera vez que lo vi.


“¿recuerdas?

Tengo tantas ganas de llorar, hoy tengo miedo a eso que todos aspiran, a lo que llaman futuro; no sé qué hacer para que sepas lo especial que eres para mi, para que de una vez y para siempre te entregues a mis brazos.

Cariño, ¿Recuerdas esas tardes por la J. Amaro? ¿Recuerdas todas las mañanas cuando corría a tus brazos con una sonrisa? ¿Recuerdas la manera en que solía oler tu cabello? ¿Recuerdas lo feliz que te hacían mis besos en tu frente?, o es que acaso ya te has olvidado de todo lo que hemos vivido desde el primer día en que nos acercamos el uno al otro, yo jamás me olvidaré, y aunque jamás me hagas caso, yo jamás me iré, lo juro.


“ese dulce café”

Recuerdo ese dulce café todavía, aún me son cercanos tu mirada y tu piel; cada uno de los motivos que adornaban tu falda en aquella tarde de abril, aún sigues viva en mi alma y en mi corazón aún habita la llama del amor.

Sé que prometí jamás volver al Bola de Oro, sé que prometí jamás llamar a otra mujer de la misma forma en que te llamaba a ti, y sé que prometí no volver a disfrutar un café hasta esa última tarde de mi vida cuando nos reencontráramos en el paraíso, pero entiéndeme bella, que si ella llego a mi vida, es solo porque tú dejaste una marca inmortal en mi, tu amor ha desbordado mi alma y de ella fluyen ríos de eterna gratitud, déjame ahora, hacer de ella, el motivo de la felicidad, y encontrar en ella los motivos que por el tiempo nos hicieron falta a ti y a mí.


“Promesas de Primavera”

El día de hoy comienza la primavera, y es justo compartir con ustedes un poco de música; en esta ocasión una canción que queda perfecta con la temática, de La Oreja de Van gogh, Promesas de Primavera, con un video promocional de Euskadi, de donde ellos son natales. Disfrútenla.


“La Eternidad de las Flores: Veredas Obstinadas V”

Aunrae tenía el ceño fruncido. Las venas esparcidas en su frente comenzaron a tomar forma, denotando la rabia que sentía la drow. 

Al ir de cacería solía vestirse con una capucha de piel de lobo blanco, unos pantalones y un abrigo del mismo material. Incluso traía unas botas hechas con cuero de lobo, las cuales había curtido ella misma después de matar al animal. 

Poseía dos cimitarras, mas sólo llevaba una a la hora de cazar.

-Debo recuperar mis cosas de la cabaña y perseguiré a esos cobardes- pensó en voz alta, al tiempo que se lo repetía internamente.

El muchacho la siguió, guardando su distancia, pues su cara mostraba tal fiereza que podría haberle hecho algo. Sin embargo, el confiaba en que no lo haría. 

La drow abrió la entrada de su cabaña, al entrar notó que todo estaba esparramado, tirado o destruido fuera de su sitio.
Gritó con una furia descomunal, salió del lugar, y tomando con las dos manos la espada cortó el árbol más próximo de un solo golpe. Luego le enterró la cimitarra repetidas veces al mismo tronco, disminuyendo la fuerza y la velocidad con que lo hacía cada vez que volvía a golpearlo. 

En todo momento Inírion la estuvo observando, al tiempo que se preguntaba qué relación sanguínea podría tener con ella. 

-¿Será descendiente de la drow Confused?- se preguntó de un momento a otro al ver su poder contra el tronco. 

Después de unos minutos Aunrae se calmó, respiró hondo y volvió a entrar. El muchacho la siguió, ahora con más confianza, y se paró en la puerta.

La chica escarbó entre los destrozos hasta que encontró la otra cimitarra. Luego, entró en una habitación que parecía ser la suya, cerrando la puerta tras ella. 
Se tardó aproximadamente quince minutos en salir, pero cuando lo hizo una armadura del color de la obsidiana recubría su cuerpo. Nuevamente la capucha de piel de lobo estaba sobre todo lo demás, lo cual supuso Inírion la protegería del frío. 

Tras eso, la drow abrió la puerta de la otra habitación y se puso a hurgar. El elfo nocturno caminó hasta la puerta de la pieza y examinó el lugar, deteniéndose únicamente al notar un brillo extraño detrás de una tabla.

-Allí- indicó, intentando que Aunrae le oyera.
-¿Qué?- cuestionó la joven levantando la cabeza para mirarlo.

Miró hacia donde apuntaba el muchacho. Con la mano derecha quitó la tabla de un tirón. De inmediato quedó descubierto el broche con forma de hoja de roble. Alzó la mano para alcanzarlo, pero antes de poderlo tocar una luz blanca cegó a ambos elfos.

De pronto, se vieron envueltos por la oscuridad. La luna les iluminaba, de forma que alcanzaban a verse el rostro, pero más allá de ellos no había nada.
Vieron en todas direcciones sin éxito, hasta que de la luna pareció descender una silueta luminosa.

-La Diosa Madre- dijo Inírion casi sin poder creerlo.


“quizás entonces”

Hoy encuentras mi cuerpo desnudo a tu llegada, quiero que encuentres entre mis llanuras aquellos tesoros perdidos que a nadie más supe entregar; y sé que quizás pienses que esto es una farsa más o una ilusión de esas con las que suelo jugar, pero no, puedo asegurarte que el tiempo no ha pasado en vano jamás, que si tu quieres podemos hacer que esta noche tus besos caigan en mi pelo como una primera lluvia después de una larga sequia, quizás entonces sepas más de mi que yo misma, quizás este sea el ultimo segundo para los dos, quizás no exista un futuro para ti en mi vida, pero aunque eso llegase a pasar, puedo asegurarte que no tengo más miedo a lo que vendrá, que si hoy a ti me entrego es porque hace muchos años ya mi alma es tuya…


“MORENA Jóvenes y Estudiantes”

Comparto ahora un video con referencia a MORENA-JE, organización civil que apoya al candidato a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador, y del cual en recientes fechas se formo un comité en mi ciudad al cual intentaré unirme para apoyar también.


“una cruz de madera”

Es verdad te extraño demasiado, hace meses que no puedo sonreír sin que tu recuerdo venga a mí como un río de sangre; no he podido despedirme de tus cosas, no he podido llevarme conmigo las mías, sigo prendado a ti como la primera mañana en aquel hostal, sigo viviéndote como en aquella efímera noche a la orilla de la rivera de La Plata, y llevo una cruz de madera en el pecho desde el día que no éstas, ella me dice las cosas que siempre quiero escuchar, ella me oye en las peores de mis veladas, aguanta mis reclamos y mis culpas, soporta mis dolores y desaires, ella me hace la eterna compañía que tu prometiste pero que jamás pudiste obsequiar, llevo una cruz de madera y en ella va prendado tu último suspiro.


“no más palabras”

Me he quedado sin  palabras, al parecer ya no es posible que te escriba ni un verso más, ni una sola frase de amor escondido, desde hoy solo me quedaran las miradas que te lanzo en la lejanía, desde hoy solo me restaran los sueños que tengo contigo, y las muchas noches que ni siquiera duermo solo para pensar más  y más.

Hoy no me quedan palabras, solo un café a medio oxidar, solo una almohada vacía, solo un silencio espectral, solo me queda mi soledad…


“aburrir con una clase…es un crimen”

Comparto ahora un video que me compartió una maestra de la Escuela Normal a la que aprecio mucho,  y coloco también la carta con la que vino a mi:

A MIS QUERIDOS ALUMNOS Y ALUMNAS, (A MIS HERMANAS/OS Y SOBRINAS TAMBIÉN):  ¿Ustedes han pensado siempre que la física es una asignatura de lo más aburrida y difícil de entender?  No se preocupen, la mayoría de los seres humanos que hemos tenido la desgracia de llevarla como materia obligatoria en la Secundaria o el Bachillerato, así la hemos considerado, …porque así nos la han hecho ver y sentir los maestros que tuvimos…   Ahora vean a Walter Lewin,  famosísimo astrofísico holandés, quien nos muestra, a través de sus conferencias magistrales cuando da clases en las mejores universidades europeas, CÓMO SER UN BUEN MAESTRO.    Por eso siempre insisto en que piensen que su clase ¡¡sea divertida!! No importa que no sea controlada o perfectamente planeada, o totalmente apegada al programa… ¡¡Sálganse de los esquemas!! ¡¡Rompan el molde!!  ¡¡No se adapten al cuadrote!!   ¡¡Que nadie pueda encasillarlos en su propio “modelo” de maestro!!    Sean siempre el maestro “loco” de la escuela…Cuando digan esto de ustedes, significará que son especiales, que son el mejor maestro que puedan tener los niños, ése que les hace la clase diferente, divertida, única, el que transforma la clase en una aventura que vale la pena vivir.  No el que los mata de tedio y los hace odiar la escuela… sino   Ése maestro por el cual los niños no quieren faltar ni un sólo día a la aventura interminable de aprender y aprender.   Así, de “loco”, se le calificó al principio a este astrofísico en su país natal, y ahora es una celebridad mundial y considerado el mejor maestro de física en el mundo. Ése que cambió la física a algo divertido, cercano e  increíblemente fácil de estudiar.  Los extraño muchachos, sean “locos”, por favor.


“de barcos”

De sueños construyo esta barca, de barcos de mil formas imprimo mi travesía, de puertos olvidados y nuevos horizontes que se abren en un mañana, de sonrisas y rostros: provisiones que nunca me dejaran, de tormentas e intranquilidades: un sol que siempre vuelve a salir, de un viaje que va siempre hacia delante: los sueños que se convierten en realidad.


“La Eternidad de las Flores: Veredas Obstinadas IV”

Maldición, llevo meses caminando y cuando apenas tomo camino por este bosque tan antinatural se le ocurre a esta asesina meterse conmigo, ¿por qué jamás tengo buena suerte con las mujeres y menos con las que tienen dagas y espadas?

-¿Quién eres? -Pregunta con una voz fría pero segura de sí misma la joven Drow- 
-Mi nombre, mi nombre es…Inírion Oakwalker. ¿Qué quieres de mi?, si vas a asesinarme para robarme mis cosas te advierto que no llevo nada encima, te has equivocado de víctima.
– Oakwalker, ese apellido me suena muy familiar, y tu olor a roble, ¿De dónde provienes forastero? ¿A qué vienes aquí?
-Provengo de la Villa foránea de Alta Esperanza, ahí he vivido mi juventud, no vengo a robar ni a saquear, solo estoy de paso, -rápidamente el joven Inírion mete su mano en su chaleco y busca con fervor algo que darle a la asesina- toma, esto es todo lo que llevo de valor –dice entregándole un broche es forma de hoja de roble-

Acto seguido Aunrae lo suelta y se aleja unos pasos de él. 
-¿De dónde has sacado eso? Ese broche es idéntico a uno que tiene mi Padre.
-¡¿Qué?! ¿A quién se lo han robado?, oh por la Diosa, espero que no lo hayan tenido que asesinar, ese broche solo significa ascendencia Arbórea y si ahora el legitimo dueño de ese prendedor esta muerto con él se acabara la oportunidad de conocer un poco más del pasado.

La Drow se enfada ante las insinuaciones de Inírion y enseguida se le acerca rosando con su espada el cuello de aquel nervioso elfo nocturno.
-Tú eres quien tendrá que rendir explicaciones acerca de la procedencia de ese broche, pero no a mí, sino a mi padre. –Entonces sin dejar de sujetarlo con la espada lo encamina hacia el despoblado en donde a esas alturas del día su padre suele permanecer-

Camino hacia allá Inírion intenta explicar a la Drow que ese broche ha estado en su familia desde hace mucho tiempo, y que ese símbolo había estado guardado en el cofre de su padre quien recientemente había tenido que partir al encuentro de la Diosa, sin embargo Aunrae hace oídos sordos y solo lo apresura más y más para llegar pronto con su padre, pues muy en el fondo ella sabía que no había nada malo en el Elfo Nocturno e inclusive sentía un poco de remordimiento al ponerlo en peligro.

Al llegar al despoblado algo extraño ocurre, hay una neblina sobrenatural en el aire que oculta todo de la mirada de ambos y solo se logra escuchar sobre el viento un sonido parecido a un gran rio caminando sobre las piedras de su cauce, y entonces la Drow sabe que algo malo ocurre.

A lo lejos se escuchan navajas traspasando la carne de un viejo Drow, y la sangre corriendo sobre el césped nevado que recubre el suelo, el inmenso blanco del despoblado se impregna entonces de un guinda profundo, y sobre el cuerpo del muerto se escribe con una daga una runa en forma de nube, entonces los asesinos escapan cubiertos por la neblina sin que Aunrae o Inírion puedan verlos, luego el despoblado queda despejado y ante los ojos púrpura de Aunrae aparece el cadáver de su padre.

-Padre, no–Dice Aunrae conteniendo un poco tu tristeza ante el forastero- 
-Entiendo tu perdida, entiendo lo que se siente perder a un ser querido.
-Él no era un ser querido, era mi padre y me educo como debía hacerlo, soy una Drow orgullosa de su sangre y ahora puedo seguir mi sendero como debo hacerlo –Se acerca lentamente al cadáver de su padre y al observar la runa en forma de nube su corazón oscuro se llena de sed de venganza- ¡Por todos los demonios del abismo! Juro que encontraré a esos asesinos y los hare pagar con su sangre esta afrenta.
-¿Qué sucede?, ¿A dónde vas?, ¿Me dejaras así como así para que pueda robar a mis anchas?
-Tú no me preocupas, con ese cuerpo de mujercita es poco lo que podrás hacer, déjame en paz.
-Hagas lo que hagas, no me alejaré de ti, esos broches significan algo en la inmensa sabiduría de la Madre y siento que debo permanecer junto a ti.

Entonces la Drow se dirige hacia su cabaña, y detrás de ella va el Elfo Nocturno, ambos sin saber lo que encontrarían ahí.


“un discurso”

El día de hoy le doy la palabra a un grande: Cantinflas, quien nos da un gran discurso lleno de verdad. Disfrútenlo.


“fingir”

Tengo ganas de regalarte jazmines, de comprarte un ramo alcatraces y un par de anillos, y así mandar a la basura toda esta nostalgia, tengo ganas de que me regales un beso y que te decidas a decirme por fin que sí, tengo unas ganas inmensas de calentar tu cama en las noches, de ser el suspiro que se escapa de tu boca cada vez que me despido de ti, tengo ganas de llamar sinceridad a esto que sentimos, a no tener que esperar más tiempo.

Dime cuantos se engañan a sí mismos, fingen amor, fingen cariño, dicen quererse, cuantos regalan rosas, cuantos van tomados de la mano por la calle, pero a ti que por primera vez eres sincero contigo mismo, a ti solo te toca más soledad que nunca, aunque tengas ganas de mandar a la chingada a todo el mundo, solo nos queda continuar con el mismo juego vacio de fingir cosas que no sentimos, y de morirnos de tener ganas de todo y de nada…


“cometas por el cielo”

Comparto hoy con ustedes la maqueta de la canción “Cometas por el cielo” segundo sencillo del disco homónimo de La Oreja de Van Gogh. Disfrútenla.


“La Eternidad de las Flores: Veredas Obstinadas III”

“Aunrae, hoy te toca la caza”. Perfecto, no podían haber peores noticias. No es que no me guste cazar, de hecho, al contrario, pero me harta tener que hacerlo por obligación.

Este bosque tan frondoso convertido en esta sarta de hojas anaranjadas, casi del color del oro, cayendo poco a poco sobre el nevado suelo… Y pretenden que encuentre comida aquí, precisamente en el desierto helado. 

Antes, hace muchos años, yo no conocía el invierno, si quiera el frío. Cuando vivíamos en la Arboleada de las Lunas. Aquel lugar nos protegía como si fuéramos gatitos. Prefiero por mucho estar aquí fuera que en ese lugar tan… de fácil vivir. Aun que a veces añoro la seguridad que me daba, la belleza que irradiaba, las personas… mi abuela.

Tanto tiempo había pasado, que ya no podía recordar el rostro de aquella mujer de piel oscura que terminó por traicionarlos a todos.

Drad Confused Duredspar Terrón, mi padre suele hablar de ella como si hubiese sido la mujer más maravillosa del planeta. Tal vez sólo la admiraba, pero incluso aprobó la destrucción de la Arboleada solamente porque era su madre quien lo había hecho.

Su admiración, sin embargo, se me ha ido traspasando. Mi abuela era un ser correcto, tal vez no bondadoso. Había llevado a la perdición a cientos de almas -y era lo que correspondía según nuestra religión-, pero seguía considerándola buena. Por lo menos conmigo lo era, y no me obligaba a cazar.

Pero, ¿no habitaban más personas aquella comunidad? No puedo recordarlo bien… han pasado demasiados años, y Obito, mi padre, sólo habla de su madre.

Bueno, ha seguir con esto.

La nieve refrena mi paso, y para no hacer ruido voy lento. No me gusta cazar como los cobardes con flechas, así que llevo mi espada en la mano derecha y una pequeña daga en el cinturón.

Me encamino al lago, sin dejar de oír hasta el más mínimo rozar de las hojas, ahora ocultas bajo el blanco manto. 

Siento pasos, son más grandes que los de un ciervo, pero más pequeños que los de un oso… quizás sea… un intruso.

***

No sé dónde me llevan mis pies, he caminado días y noches, y mi cuerpo no se cansa. ¿Será que la Diosa Madre me está impulsando a seguir? 
Padre no me enseñó demasiados lugares, habíamos vivido en el mismo lugar desde que el portal nos arrojó. Sin embargo, presiento que algo no estará bien por aquí. Los cadáveres colgando a la entrada del bosque no eran lo que yo llamaría una invitación a pasar.

Este bosque anaranjado, con un piso de nieve… es tan irreal. En el pueblo en el que vivía con mi padre no nevaba, pero él me explicó cómo era por si algún día ocurría, que no me asustara. 
Si mal no recuerdo, me lo contó cuando vivíamos en la Arboleada, y el abuelo hizo nevar más de alguna vez. Pero esto es distinto, es frío… 

***

Si, debe de ser un intruso. Salté y me puse de tras de él, en un solo movimiento mi espada rozaba su cuello y sus brazos eran afirmados por mi zurda en una llave. 
Pensé en matarlo de inmediato, pero un olor en él me paralizó.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 832 seguidores