-Soliloquios de El Soñante-

“La Eternidad de las Flores: La Venganza II”

Por su lado, el Elfo Nocturno entró por la puerta. Los guardias intentaron quitarle el báculo, pero la burbuja que antes le había protegido. Ambos soldados se alertaron, gritando por refuerzos, a lo que una horda de unos veinte hombres respondieron corriendo con lanzas en dirección al muchacho.

-Demonios- dijo el Kaldorei.

Tomó el báculo y apuntó al primer soldado a la derecha, y lo desplazó apuntando a todos aquellos que tenía a la vista. Mientras lo hacía, una luz azulada era disparada contra los hombres, quienes de inmediato quedaban congelados tras el contacto.

-¡Por el amor de la Diosa!- exclamó.

Luego, notó que otra parte del ejército de la ciudad se acercaba a él, dispuestos a cortarle la cabeza de una u otra forma. Volvió a extender el báculo, esta vez fue viento lo que salió de él, empujando a los soldados contra un muro. Los que no murieron quedaron inconscientes y muy fracturados como para ponerse en pie.

Corrió hacia el castillo de la ciudad, casi sin toparse con obstáculos. Cuando un soldado se aparecía, simplemente levantaba el báculo y una esfera de energía o fuego salían para darle alcance al atacante.
De este modo, no tardó demasiado en llegar a la puerta. Allí se encontraba Aunrae, quien llevaba las ropas bañadas en sangre, incluso su cara estaba manchada. Tras ella, cientos de cuerpos estaban tirados en el piso.

-¡Las cuatro fases de la madre!- exclamó el Elfo Nocturno tras la vista.
-Esto aún no comienza- fue la única respuesta de la Drow, con una voz ronca.

Las puertas del castillo estaban cerradas, y parecía que nadie las iba a abrir. La drow, volviendo en sí, rió ante las ideas que cruzaron en su cabeza.

-¿Qué es tan gracioso?- le preguntó con curiosidad el muchacho.
-Vas a tener que hacer explotar la puerta- le dijo la chica.

El Kaldorei al notar que esta era de madera, intentó hacer que las tablas se salieran por su cuenta, pero una especie de magia las retenía. Después de intentarlo varias veces se rindió, y con su báculo lanzó una esfera de energía contra la puerta, rompiéndola en mil pedazos.

Con un gesto, la Drow le indicó que continuaran. Así lo hicieron, paseándose por los pasillos, matando a quien se les cruzara por uno u otro lado. Cuando Aunrae estaba ocupada matando a unos, Inírion se ocupaba de los otros.

Tras varios minutos en esa labor, se dieron cuenta de que estaban perdidos en ese laberinto que Chaman había construido para cansarlos.

-Por las seiscientas sesenta y seis capas del abismo, ¿dónde mierda se escondió este cobarde?- preguntó la Elfa mientras terminaba con el último soldado.
-Debe estar en su trono- sugirió el joven.

En ese mismo momento encontraron a una sirvienta y le preguntaron dónde se encontraba “el Rey”. Sin saber que decir, los guió hasta la sala del trono y luego, desapareció.

-Vaya mujer más extraña, ¿tan miserable es?- se preguntó el Kaldorei.
-Debe serlo, de otro modo no nos hubiera traído hasta aquí-

Sin nada más que decir, entraron al lugar, esperando encontrar alguna parte de la milicia de la ciudad guarnecida. Sin embargo, el Elfo Oscuro estaba sólo, sentado en su trono con una copa de vino en la mano y una pierna sobre una bracera.

Aunrae no pudo pensar otra cosa más que: “patético”. Inírion quedó tan sorprendido de la actitud petulante de Chaman, que abrió la boca sin querer.

-Te reto a un duelo, aquí y ahora- declaró la joven.

El Rey de Cronopía se enderezó, luego se puso de pie y caminó hacia ella. Cuando estuvieron frente a frente, ella se sacó el guante y lo lanzó ante sus pies.

-Acepto-

About these ads

Un comentario

  1. dosaunecompany

    lo mejor es la ironía del texto, flores y venganza…Me quedo con eso. Feliz sábado.

    9 junio 2012 en 4:28 AM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores