-Soliloquios de El Soñante-

“Escribiendo”

“3-12 de Aldo”

Hoy, 3 de Diciembre es un día sumamente especial para mí, pues es mi cumpleaños: el día de hoy he cumplido 20 años, es decir, mis primeras dos décadas de existencia en este mundo, ha sido un día cargado de emotividad y de sentimientos encontrados; aunque ciertamente al final la alegría ha ganado la batalla, hoy debo agradecer profundamente a Dios la maravillosa oportunidad que me ha dado de existir en este momento, de conocer todas aquellas personas que me han rodeado a lo largo de toda mi vida, y por supuesto por haber puesto en camino cada una de las cosas que hasta ahora he vivido, cada una de ellas dejándome enseñanzas más profundas que las anteriores.

Hoy se bien que la perfección no es posible, y sé, como dicen coloquialmente, de que pide cojeo; con el tiempo he comenzado a reconocer mis errores muy dentro de mí, y espero que el mismo tiempo me permita poder reconocerlos ante los demás, después de todo, como también se dice coloquialmente, nadie conoce el fondo de la olla más que la cuchara que la mueve, y por ahora solamente yo sé con qué cosas debo cargar, sin embargo, no todo es negativismo a estas alturas de mi vida, así como en los últimos años he pasado un proceso de autocriticarme también he pasado un proceso para auto valorarme, y saber que soy lo que tengo y debo ser, sé muy bien que hay muchas cosas en las cuales puedo mejorar, y aspiro profundamente a mejorar poco a poco, pero no me reprocho ninguna de las cosas buenas que puedo hacer en mayor o menor medida bien, y tampoco aquellas que por alguna razón no se me permiten hacer.

Mis primeras 2 décadas de vivir pegado a mi alma, en las cuales gracias a Dios he podido ver muchos cambios de esta sociedad que hoy me llama a responderle con todas mi fuerzas, a darle mi rostro a la tempestad que constante se asoma por las sombras que dejan las tristezas y pesares al pasar, afortunadamente he sabido escoger mi lugar en muchos aspectos de mi vida, afortunadamente en otros muchos aun tengo la inseguridad de no saber bien que hacer, afortunadamente aun conservo esperanzas y anhelos para los días que vendrán, y aun puedo decirme a mí mismo que habrá muchas más oportunidades para aprovecharlas, afortunadamente hoy tengo un objetivo claro para los años que se vienen y tengo la constante en mi mente de recrear ese objetivo cada que sea necesario porque jamás se avanza lo suficiente ni se sabe todo, afortunadamente aun tengo las fuerzas para proponerme a la felicidad como la palabra del año que desde ya me alcanza…


“un panadero y la mar”

Hace muchos lustros, en un pequeño pueblo de la madre patria, había un joven panadero cuya familia era pobre, tenía una amada esposa, dos pequeños hijos y vivían solo del amor que podían darse mutuamente.

Cierto día nació para el panadero una oportunidad sin igual, la gran flota mercante del Rey había abierto una convocatoria para todo aquel que quisiera trabajar a bordo de un barco, y prometía para los valientes riquezas y un porvenir  seguro. Tomada la decisión aviso a su esposa y sus hijos, se despidió en una inusual y fría tarde de abril; y alejándose de la costa dejo suspendida su historia de amor.

Mucho tiempo después, cuando la juventud le había abandonado, y las riquezas y porvenir se habían por fin esfumado, la flota mercante del Rey, que para ese entonces ya no era ni tan grande ni tan poderosa; regreso a las costas que la habían visto partir, y con ella regresaba el viejo panadero cuyas esperanzas se habían perdido entre tantas tormentas en el mar, cuyos sueños se habían hundido con la miseria de muchos viejos barcos que tuvo que abandonar.

Una vez estuvo pegado a la tierra, en su mente pasaron muchas cosas, ¿Cómo llegar a su casa con las manos vacías? ¿Cómo explicarle a su esposa que no había sucedido nada de lo que esperaba?; para no llegar con las manos vacantes y para demostrarle a su esposa que pese al tiempo no había dejado de amarle, y que si bien no tenía ni riquezas ni poder si un corazón que latía como la primera vez por ella, durante el camino del puerto a su casa, corto una orquídea de cierto gran jardín donde había conocido por primera vez a la mujer que ahora tanto deseaba volver a abrazar.

Una espera suficiente y una agonía mortal, se vieron cortados por una mirada, dos sonrisas y una orquídea sin igual.


“escribo sobre mi tierra”

Como imaginarme la vida sin esto que llamo mío; como creer que respiro sin el aroma del mar colándose por cada una de mis memorias, como creer que estoy vivo si no pudiera sentir el sol quemando mi piel y asustando a todo el miedo; como creer que puedo seguir sin este bendito suelo que me vio nacer, como soñar cada vez con nuevas cosas sin mi gente que tan diferente y de lugares tan distintos ha coincidido justo en este tiempo, justo en este lugar.

Como imaginarme la vida sin esto que llamo mío; sin esta ciudad bañada por el mar, joya primaveral que alumbra todo lo que la rodea y da con su existencia plenitud a nosotros que vivimos en ella y por ella; sin mi Salina Cruz del alma; aquí donde la gente vive tan apresurada por la vida diaria de una pequeña ciudad que ubicada en tan mágica región es tan similar y tan distinta a otras de este mismo lugar,  mi Salina Cruz, en donde las tradiciones istmeñas han tenido cabida desde nuestro nacimiento, de donde somos y hacia dónde vamos  son hoy dos puntos diferentes de una misma expresión: como el hijo pequeño que aun aprende, así nosotros aun aprendemos de los mayores,  quienes heredan su tradición y su vida a las futuras generaciones y a los pueblos jóvenes como el mío.

Salina Cruz, tierra tropical, tierra bendita bañada por el mar; tal como lo expresa el canto del pescador que te vio nacer, como lo dice la vida del petrolero que en ti ha encontrado estabilidad, como lo hace ver la propia existencia de quienes hemos visto en ti nuestra cuna, vida y muerte; eres mucho más que palabras, eres mucho más que urbanidad y miseria, eres una razón para encontrar el éxito ahí donde otros han visto solo derrotas, para encontrar lo bueno ahí donde muchos insisten en encontrar solo lo malo, para seguir hacia delante y jamás detenerse por el orgullo de en ti haber nacido.

¡Viva Salina Cruz!, ¡Viva el Istmo de Tehuantepec!, ¡Viva Oaxaca! Y viva el honor de haber existido solo aquí.


“Oyendo a El Cascanueces de Piotr Ilich Chaikovski”

Hoy es navidad; y vive desde ahora una magnifica esperanza. En el pueblo de ahí fuera cae nieve sin cesar; y todos caminan rápidamente buscando su propio lugar, veo desde mi ventana al mundo florecer como un pequeño botón invernal, señoras apresuradas a llegar, niños emocionados bailar y danzar, y todos con un rostro afable que demuestra la mágica alegría de esta época tan benevolentemente propicia.

Nieva, ¡nieva de verdad! cae del cielo ese mágico manto que de blanco todo cubrirá, y así mismo las almas se matizan del claro y el rojo, tan acorde a esta época invernal, habré de apresurarme en bajar: un abrigo, zapatos al calzar y en mi rostro una bella sonrisa he de portar; hoy por fin es navidad y deberé encontrar bajo aquel gran árbol el tesoro puesto ahí desde las primeras horas en que vi al sol débil brillar

Veloz bajare esas inmensas escaleras que por ahora me separan de mi felicidad, un tesoro sin estima ni cantidad, un tesoro maravilloso ¡No hay de qué dudar!, navidad y ha nacido la esperanza del mundo, y todos celebran en esta fecha tan especial.

Madre y Padre: únanse a mi cantar y elevemos juntos una oración por todo aquel que no tiene alegría en esta especial ocasión; queel mundo desborda de paz y alegría y en cada rincón nace la bondad, que nazca hoy también en nuestro hogar, puertas ábranse de par en par y den cobijo a quienes no encontraron otro lugar, sírvase a la mesa al mendigo junto con el rico, y vívase por solo este día en un mundo de verdadera fantasía y amistad…


“leer”

El leer es algo que complace el alma; es un sueño perfecto que permite dejar de tocar el suelo y elevarse por sobre todo el orbe: conocer mundos, lugares, personas, historias y momentos que aun siendo ajenos a nuestra vida hechizan nuestro pensamiento.

Y es precisamente la lectura una de las tareas más importantes que tiene la escuela, hacer que los alumnos lean es hacer que sus mentes se recreen y que puedan ver en ojos ajenos una pequeña parte de su propia alma, y hacer que lean por el simple y perfecto gusto de hacerlo es todavía mejor, no por una obligación que termine hartando al alma joven de tan excelso arte como lo es la lectura.

No convertir a la lectura en un castigo y mucho menos en una excusa para poder recriminar al niño su ignorancia, es algo que todo maestro debería intentar hacer, darse tiempo en su día a día para leer algo a sus alumnos, cuyas almas ansiosas del conocimiento puro y diverso sabrán agradecer, al ciento por uno, cada minuto y segundo invertido en tan agradable actividad.

No dejar que el tiempo se invierta en algo que hostigue la naturaleza de los niños y mucho menos interesarse en lograrlo a propósito;  que bello suena la sinfonía de pensamientos que al unísono imaginan cada historia que sale de la boca del maestro, que proviene de la mente de un autor que quizás ya murió pero que permanece vivo en cada rincón donde su obra se lee y recrea.

Dejad que los niños lean, y aprovechar para leerles, para jugar en torno a la lectura, a su historia, a su moraleja, a su mensaje, a los personajes y sus aventuras, a los lugares de la acción y también en torno a  toda la emoción que una buena lectura desborda con su simple aparición en un aula de clases.


“Cuadrangular”

El mundo en muchas ocasiones discrimina a quienes considera diferentes; y para que vean que digo la verdad les voy a contar una historia para ilustrar esto que recién he dicho:

Existía en una dimensión distinta a la nuestra, un mundo en el que no existía otra forma geométrica que el cuadrado; cosas como la televisión, las alfombras, las cajas y las ventanas eran muy comunes igual que aquí, pero todo lo demás, que en nuestro mundo posee diversas formas, poseía una en esa dimensión una cuadrada forma; arboles, sillones, lentes, ruedas y demás, no había nada en ese mundo que no fuese cuadrangular.

Y en las casas, los hogares y escuelas  se educaba a los niños a pensar de una sola forma, una forma singular: cuadrada como ese mismo mundo que no giraba en elipse sino que corría en un cuadrado eterno alrededor del astro solar.

Niño que no entrara en la cuadrada sociedad; regañado, olvidado, amonestado y hasta expulsado era de ese mundo cuadrado; irónico que en tan perfecta figura, no hubiera espacio para los demás y que niños, chicos, grandes y adultos siendo diferentes terminaran siendo discriminados y en soledad….

¿Verdad que digo la verdad? Y que no es mentira lo que pronuncio, ni en vano el mensaje que te doy, todo lo diferente no debe ser aborrecido pues es justo ahí donde nace la grandeza de los hombres: en sus diferencias.


“oyendo a Josefa, la Jilgerilla -Para Xhadani-”

Cuantos buenos recuerdos no vienen justo ahora a mi mente, cuantos bellos momentos pasados en mi historia, cuantos rostros y lugares, sensaciones, sentimientos y anhelos pasados; se dice que recordar es volver a vivir y que si el hombre puede recordar es solo porque tiene derecho a revivir las cosas que ya han pasado aunque solo sea por un momento en su mente, los recuerdos nos permiten proyectar nuestro pasado sobre nuestro presente y de igual manera sirven muchas veces de pretexto para proyectar un futuro que aun no existe.

Y en mí los recuerdos crean maravillas, me hacen soñar despierto con las cosas que ya han pasado y me hacen creer que el futuro será todavía mejor de lo que fue mi pasado, aun cuando eso signifique deslindarme un poco de mi presente, siempre me agrada recordar y aprovecho cualquier oportunidad para hacerlo, especialmente cuando viajo y miro por la ventana fijamente a un punto que se pierde en el horizonte tal como lo hacen mis alegrías entre la inmensidad del tiempo mismo.

Cuantos recuerdos no vienen justo ahora a mi mente, justo ahora que escucho a Josefa la jilgerilla en voz de la maestra Flor, ahora que vuelvo a sentir al aroma del café dándome la bienvenida a la aventura; esa aventura que viví desde hace mucho tiempo en mis adentros y que ahora puedo llevar a la realidad buscándome a mí mismo en el camino de una vocación que muchos añoran y otros tantos consiguen. Si, la maestra me ha hecho recordar a Xhadani, a mis niños de las montañas, me ha hecho recordar la primera gran aventura que viví como un normalista, no esos panfletos que resultaron ser los bloqueos  y tomas de oficinas, sino la única aventura válida para alguien que desea ser un docente y que se dice con orgullo “un docente en formación”; el ir al encuentro de la docencia justo donde con más fuerza existe, en la sierra con las comunidades de las montañas, con los niños y niñas a cuya pureza no alcanza ningún final, allí donde la naturaleza demuestra su grandeza en cada figura, en cada aroma, en cada silueta, en cada rincón, en cada una de las maravillosas obras que su magistral fuerza crea, justo ahí a donde la maestra me ha transportado.

Xhadani de mi vida, de mis adentros, de mi vocación, de mis recuerdos, de mi vida misma; cuan feliz fui al pisar esa bendita tierra de cafetales y vegetación salvaje, al sumergirme en el rio vivo  que baja de las entrañas de las montañas, al estar con su gente y al dormir bajo su cielo estrellado, al mirar su neblina en la mañana y sentirla penetrar en mis poros,  al aprender a ver en los demás un pedazo de mis sueños,  y es que fue gracias a esa mágica comunidad que acepte como propio este camino tan escabroso, y que decidí tomarlo con la mayor responsabilidad posible, no para demostrarles algo a los demás, sino para estar feliz conmigo mismo al saber cumplido un sueño tan añejo y tan joven a la vez.

Y aunque breve, el recuerdo fue muy fuerte y me hizo poner los pies en la tierra, al hacerme caer en cuenta de que aun puedo hacer mucho más para ver cumplidos mis sueños,  que aun debo hacer mucho más para que este camino no se vuelva imposible y cada nuevo paso me acerque más a ser un mejor docente en formación.

Para mí de nada sirve recordar si no se usa el recuerdo en algo productivo o si el recuerdo no sirve al menos para arrancar una sonrisa, y afortunadamente los recuerdos de Xhadani han hecho ambas cosas en mí.


“UP”

Hace unos días tuve la oportunidad de ver la película “Una aventura de altura” [o “UP” en Ingles] y decidí dedicarle una entrada en mi blog a esta hermosa película por el mensaje que incluye; muchas veces las películas infantiles tienen una moraleja implícita, de hecho, se supone que así deberían ser todas las películas de este tipo pues al final de cuentas estas deben tener un propósito didáctico; las películas nos enseñan muchas cosas de nuestra humanidad a veces buenas y otras veces cosas no tan buenas pero siempre cosas reales, aun cuando estas emociones, situaciones, valores y realidades sean representadas en contextos diferentes siempre existe una universalidad de lo que las películas nos presentan, a la humanidad misma a través de una historia fantástica.

La vida es solo una y hay que saber vivirla al máximo, no dejar para mañana lo que deseamos y siempre hacer algo en el hoy para que nuestros sueños se vuelvan reales, la vida misma nos da las oportunidades para que los sueños ocurran y nosotros somos quienes a veces no aceptamos dichas oportunidades; la aventura es constante y jamás se detiene, la aventura de nuestra vida en este mundo con quienes nos rodean y nos acompañan. En algunas ocasiones tenemos tan determinado nuestro objetivo que no nos damos cuenta de que nuestras acciones se desvían del camino que tenemos trazado para llegar a él, otras veces no sabemos disfrutar de lo que tenemos y no nos damos cuenta de que la vida siempre nos da lo que necesitamos y no lo que queremos, y aunque afortunadamente en un par de ocasiones ambas cosas son lo mismo, también afortunadamente lo que necesitamos resulta ser siempre mejor que lo que queríamos.

Les hago una invitación para que vean esta bella película y vean ustedes mismos a que me refiero cuando digo que la aventura no se acaba y que siempre hay que ir por más.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores