-Soliloquios de El Soñante-

Entradas etiquetadas como “cielo

“de la inspiración”

Escribí tu nombre en cielo, fue el mejor de los regalos para ti. Firmé con mi nombre en tu espalda, y esa fue la escalera que me llevó al paraíso. En tus brazos encuentro algo que no he hallado en ningún otro lugar, en tus labios el sabor de la gloria y en tus ojos, en tus ojos encontré el secreto de la inmortalidad.

Puedo decirte mil cosas, todas ellas nacen de la inspiración que tú provocas en mí.


“un libro, un alcatraz y una oración por ti”

Sufrí de un vomito inspiracional, y con él logré acabar aquellas cartas que jamás conocerás, logré pintarte desnuda con mis palabras: que bello cuadro el que haces en la sala de mi mente, y es tan vivo que logro apreciar ese temblor que tiene tu cuerpo cada vez que tomo tu cadera, esas manos que siempre me jalan hacía ti, y la mirada que elevas al cielo cada vez que las cosas se te salen de control, tu divina figura; adoro como el viento juega con tu pelo.

La epifanía vino después de la taza de café: un libro, un alcatraz y una oración por ti, es todo lo que hoy tengo para dar, y todo por esta terquedad de buscarte en mi vida , y todo porque me sé completamente tuyo, contigo cada día es un mar de palabras y poemas.


“todo lo que soy”

Volé en tus brazos, volé tan lejos como jamás ninguno más lo había logrado; toque el cielo con mis manos, y en él encontré un obsequio perfecto para ti; hoy te regalo mi tiempo, mi voz y mis fuerzas, te doy la memoria que tengo de ti, y todas las fotos tuyas que guardo en mi viejo veliz.

No tengo nada más que ofrecerte, solo puedo decirte que te daré todo lo que soy.


“dame”

Lo que daría por poder repetir aquella tarde juntos, cuando el mundo supo de lo nuestro, tu cuerpo y el mío muy cerca el uno del otro, tu alma y la mía uniéndose en un para siempre: tus labios son hoy un tesoro que deseo preservar para siempre, tus ojos son dos gemas preciosas que nadie más que yo puede poseer, y soy tuyo a pesar de las personas que no entienden, a pesar de quienes crean historias fantásticas para tratar de separarnos, a pesar del tiempo que no entiende nuestra eternidad.

Dame un beso hoy, porque muero por tu amor, dame una razón para hacer del cielo fuego que se precipite sobre nuestras cabezas, dame un corazón que no sepa de miedos ni rencores, dame solo un segundo a tu lado para encontrar la respuesta a todo el dolor que mi vida tuvo antes de ti.


“sigues”

Me pregunto si quizás hoy piensas en mí, si acaso mi nombre aparece por tu mente, o si ya solo un fantasma de tu pasado, si llevas en tu pulso ese decario que un día te di o si ya lo has olvidado sobre tu buro.

Deberías saber que cada vez que voy por la calle me encuentro por tu recuerdo en cualquier lugar, deberías saber que no respiro por estar esperando a que me devuelvas una de mis llamadas; deberías saber que nunca jamás podré superarte, que desde esa única noche te clavaste en mi terco corazón, que llevo tus brazos tatuados en mi espalda y el olor de tu pelo entre mis dedos.

Eso lo deberías saber ya, pero tú jamás sabes nada de mí, continuas con tu vida como si aquella vigilia jamás hubiera existido, como si la playa no nos hubiera acompañado, como si las palomas jamás hubieran viajado desde lejos, como si el cielo no se hubiese teñido de rojo sobre los dos, sigues con lo que dices es tú vida mientras yo, continúo preguntándome a diario por ti…


“mañana de abril”

Pediré un deseo a esa estrella en el cielo; que en cierta noche vuelvas tu a mi, y que olvidándote de todo lo pasado, me vuelvas a ver como yo a ti, que en un suspiro me robes el alma entera y que sean tus ojos mi única bandera, que no se abra el cielo sin que yo vuelva a ser para ti, aquel chico lindo que encontraste con una flor en una mañana cualquiera de abril…


“prometo”

Quiero que pintes de azul este rostro triste que mantengo para los demás,  no necesito nada más que una mirada tuya en una tarde de invierno, no pido más que acompañarte por la Avenida hasta ese punto en el que por obligación, más que por necesidad, me debes abandonar, no es necesario que me digas palabras necias, sé que tu idioma es tan diferente del de el mundo que en verdad no necesito ningún traductor, mi corazón lo habla desde la primera vez que te vi.

Necesito que conviertas las tardes de soledad en un paseo por la ciudad, que me lleves allá donde me quieras tener, y que no dudes en elevarme tan alto como desees antes de dejarme volar a tu lado, toma mi mano, solo dame una señal, solo dime con tus hermosos ojos que sientes tanto cariño como yo, que quisieras alargar el último segundo de ese fugaz abrazo para volverme a ver llegar en lo profundo de tu corazón.

Si lo haces no te prometo la felicidad ni todas las estrellas del cielo, no, mi promesa se basa solo en algo que yo si puedo dar: cada pensamiento mío será de ti, cada sonrisa de mis labios solo serán tuyas, cada emoción convertida en una cascada de besos, cariño y amor, cada día nuevo como una nueva oportunidad para hacerte realmente más feliz, para entregarte los pedazos de mi alma que escapen por alguna extraña razón a tus invencibles encantos, prometo esforzarme en ser todo de ti, y no detenerme en entregarte toda mi razón…


“cerquitita”

Que me encantas no es ningún secreto, hoy puedo decírtelo a ti igual que ayer se lo decía al viento, hoy puedo abrir mi corazón a tu mirada, y pedirle a la vida que se detenga cada vez que puedo sentirte en mis mañanas, puedo abrir el cielo de par en par y hacer que baje de él cualquier tesoro que tú quieras poseer, puedo intentar por vez primera un camino distinto, una nueva forma de escribir mi nombre sobre el papel, un nuevo modo de ver brillar al sol y de sentir en el alma aquel especial ardor.

Te necesito más de lo que crees, me siento tan bien cada vez que me miras así, cada vez que me vuelves a ver, cada vez que me sonríes con amor, cada vez que te tengo tan cerca, cerquitita de mi corazón…


“serás alegría en mi vida”

Un respiro en una vida tan agitada; la pausa para esos días agitados que pensé estaría condesado a vivir por el resto de mis días, eres hoy esperanza y sé, lo sé muy bien, que mañana serás alegría en mi vida, que nada será igual y todo gracias a ti, por si me miras, el cielo se vuelve solo una inmensa mancha azul coronando este mundo que gracias a ti vive una eterna primavera en la que no hay más miedo ni soledad, y es que tus ojos son lo más bello que pude llegar a encontrar, niña entiende, no puedo ser aquello que no soy, pero por ti, lo intentaría hasta desfallecer, porque lo que tú me das, no se compara con nada más; y si puedo con gusto mirarte a los ojos al decirte esta ver es solo porque la fuerza que necesito tu siempre me la das….


“futuro”

Dejo atrás tantos momentos que se van en una nota en blanco, e intento encontrarte ahí donde jamás nadie había logrado mirar; es una cuestión que me lleva a describirte lentamente con mi voz; y a llevarte al cielo y a la estrella más lejana, y a encontrar una cura para esa enfermedad que nadie ha sabido diagnosticar, y a volver a beber aquella de champagne que nadie más quiso probar, y a volver a encontrar mis viejos zapatos debajo de tu cama y con ellos las notas de una canción que aun hoy no escribimos, pues sé que desde hoy tú te convertirás en lo que todos llaman futuro….


“sin medida, espacio o tiempo”

A las 5:30 en la fuente del parque central, con un ramillete de rosas en mis brazos; y todo para ti, que desde hace tanto tiempo te has dedicado a decirme que no, a voltear la mirada cada vez que te digo aquello que siento, a hacer de cuenta que no soy yo ni eres tú los que estamos aquí sentados bajo el sol de la tarde, deja atrás esos miedos de niña, deja atrás las palabras de tu padre, y di que sabes que me amaras, que nada ni nadie nos podrá separar, que hoy mismo iremos directo al cielo y abriremos de par en par las ventanas del paraíso, que mañana será otro día y que no nos ocuparemos de él hasta que allá llegado, que por ahora lo único que importa es que te amo y que lo hago sin medida, espacio o tiempo…


“el bien que ha venido por mi bien”

Tengo la frente pegada a la pared y no encuentro la forma en que te has metido tan profundo, ya son demasiadas noches pensándote y no sé qué es lo que quiere de ti mi destino, tan solo me sé tuyo y eso es lo que me hace rendirme a tus pies sin dudarlo ni un momento; alguien dijo una vez, “no hay mal que por bien no venga”, pero tú no has sido ningún mal en mi vida, y no entiendo como un bien como tú puede crear tantas cosas en alguien como yo; en un hombre que se entrego al egoísmo desde su primera juventud, en un niño que nunca ha terminado de madurar, en un fantasma que vive solo de recuerdos, en esto tú has creado la caridad y el amor, has vuelto a pintar el cielo de azul y mi alma de argento, pues tu eres el bien que ha venido por mi bien, y solo me queda agradecértelo de mil y una formas…


“como el cielo de abril”

A veces creo que no podríamos sobrevivir ni un segundo separados, en días como esos te beso con todo el corazón; abro las ventanas de mi alma y dejo que tu entres por ahí; en otras ocasiones me haces pensarte más de lo necesario, así me vuelvo un poco histérico contigo y no encuentro las palabras correctas para hacerte feliz, pero siempre, ya sea que me beses o que yo me separe de ti, me haces tan feliz, me haces ser tan inmenso como el cielo de Abril, tan  sereno como la Luna de Enero, y tan dulce como lo es el perdón que nace de tu corazón.


“un punto ciego”

Me he vuelto tan solo palabras vacías, sin un motivo ni un fin; he sido ya aquello que decidí ignorar, un punto ciego al cual jamás notaras, una ola más del mar, un grano en tu playa, una nube oscura en un día de lluvia  y una estrella en la vía láctea, dejando atrás mi propia vida he ido todo este tiempo en pos de ti, nada en este mundo vale tanto como tú, y todo por tus besos, me he vuelto ya tan solo olvidos descuidados de algún poeta enamorado, rimas que vienen y van, solo tú tienes la llave mi mundo, solo tú princesa de charol y luz, solo tú podrías decirme adiós y aún así seguiría tu camino por todas mis vidas, volviéndome un fantasma que nadie ve, una mirada clavada en la pared, una rosa de abril, una mañana fría de primavera, te seguiría siendo mil y una cosas, cosas que no sueles notar, pero que al igual que yo, siempre ahí estarán…


“sin el cielo rojo”

Debes poner atención a mis palabras; serán tan claras como la mañana, prometo estar en tus días y  permanecer de pie ante la tempestad, siempre a tu lado, dándote una razón para continuar; no dejar que la traición y el desprecio de los demás haga que todo nos salga mal: no puedo ser más directo contigo pero te juro que poco a poco entrare en tu vida y me haré tu camino, y sin que lo notes, dirás mi nombre cada vez más y entonces sabrás que puedo ser un montón de cosas, que todo lo que tú quieras soy yo, conocerás así sin saber cada gesto de mi rostro y adivinaras lo que mi silencio quiere decir; amarme ya no será una tarea pesada y lograrás convertir al día en noche sin necesidad de la tarde roja y podré ver a la Luna reflejándose en tu vientre, sabremos que todo sucede porque Dios así lo previó desde nuestros primeros días y no nos quedarán más opciones que continuar; en eso de lo que ambos sabemos demasiado poco y que todos llaman amor.


“por la plaza”

Sé que no merezco ni un recuerdo, pero por el amor de Dios ten piedad de mí, tenla por cada día que vivimos juntos, por la esperanza de que las cosas pueden volver a ser lo que fueron, por los besos que en las sombras me obsequiaste temerosa a que el mundo lo supiera, por cada una de las estrellas que logre bajar del cielo para ti, porque tú sabes tan bien como yo que no se dejar de adorarte, no hace falta que lo diga ¿O sí?, creo que puedes volver a verme por la plaza en soledad, acompañado de mis fantasmas, creo que aun puedes ser tú la que siempre desee, que aun puedes ser la princesa risueña que se asoma traviesa por mi ventana, la misma que con engaños endulza mi corazón con agravios fatales de esos tus labios, ¿Puedes aun verme en la plaza? O hace falta que vuelva a pasar 50 inviernos en el mismo lugar como un castigo que mi alma está dispuesta a penar.


“pensar”

Pensar que no sabía cómo hablarte, pensar que tu sonrisa me abrió el corazón y es que tu sabes muy bien cuanto siento por ti, cuanto tiempo, cuanto aliento me haces tener para ti, cuanto anhelo y cuanto deseo, cuanto sueño y cuanto apetito me haces tener por ti.

Pensar             que no sabía cómo pensarte, pero que tus ojos me dieron un motivo, y es que tu sabes demasiado bien cuanto me has hecho sentir, cuando el tiempo, cuando el aliento que me haces tener para ti me abandona y se va volando a tus brazos, que feliz me haces sentir, sentirte bien es sentir al mar abrirse de par en par, cuando el anhelo, cuando el deseo, cuando el sueño y cuando el apetito me abandonan para recorrer el mundo entero en tu mirada, que bien me haces sentir, sentirte feliz es sentir al cielo venir por mi…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 832 seguidores