-Soliloquios de El Soñante-

Entradas etiquetadas como “Estrellas

“antes del 20″

A punto de ser 20 de Enero, viniste a mí como un rayo fugaz, viste en mis ojos todo lo estaba por entregar, me derretí en tu encanto, me deje vencer por ti; cerca del 20 de Enero no me pude resistir a tu magia de mujer y fue así como me prometí no dejarte ir sin antes haber probado tus labios.

Creo que podría pasar el resto de mis días deshojando a la luna para ti, creo que podría cocer a tu almohada todas las estrellas que nacen de mi pecho, y que no me cansaría de estar justo aquí, fue justo antes del 20 de Enero, porque tú quisiste que fuera así, pero sé que en menos de un año, tendremos una nueva fecha especial; nuevamente será 20 de Enero y ésta vez, no te dejaré ir sin antes haber vuelto a probar de tus besos.


“quisiera”

Quisiera poder saber que me quieren decir tus ojos, que existe detrás de tu mirada; que hay dentro de tu alma, saberte completamente en mi posesión, conocer cada rincón de tu vida, y saberme de memoria cada uno de tus gestos, que cuando nos vean por la calle, sepan que mi corazón es tan tuyo como mío es el tuyo, quisiera que entonces no tuvieras miedo de tomar mi mano, que tu mano no se quedase sólo en mi espalda; quisiera que en una noche cualquiera te decidieras a hacerme compañía, a dejar que las estrellas caigan del cielo a tu cuerpo, a permitirme amarte como seguramente nadie jamás ha sabido hacerlo.

Quisiera que entendieras lo que mis ojos te gritan, que supieras que detrás de mis miradas sólo existe una eterna necesidad de ti y que mi alma lo único que está ausente es tu recuerdo, que no haya necesidad de dar escusas para negar lo que ya ambos sabemos, que conozcan a la perfección cada momento de esto que todos llaman vida, que mis gestos fuesen parte de tu corazón, que al vernos por la calle, todos guardasen silencio pues les bastaría con ver cómo te sonrío, y que tu mano y la mía fuesen eternamente una; que en ésta noche vinieras a mí, tal como un día te fuiste, a dejar que el sol aparezca por la ventana a la media noche, a permitir que en una epifanía muera todo el pasado.


“La Eternidad de las Flores: Luna y Río V”

Y de un momento a otro los canticos de los árboles se alternaron con el crujido de sus ramas y raíces al desenterrarse del suelo; la inmensa cantidad de arboles que existían en la comunidad siempre había sido motivo de orgullo para sus habitantes, sin embargo, pocas veces como ahora todos los Ents que habitaban en La Arboleda de las Lunas despertaban de su eterno sueño.
Muchos enemigos fueron fácilmente aplastados por los Ents que a pesar de ser extremadamente lentos poseían una fortaleza muy superior a la de los adversarios, en cuestión de minutos todo el vasto ejercito de barbaros al servicio de Annawen quedo reducido a cadáveres y restos mortales, sin embargo, Torothal aún poseía otras dos partes de su ejército: sus letales asesinos y poderosos Sacerdotes los cuales a la orden de la Sacerdotisa Fluvial ingresaron en La Arboleda para dar caza a todos los Arbóreos y acabar con los Ents que protegían el recinto.

Tan rápido como habían escuchado el canto de los árboles los Arbóreos salieron de sus refugios y se reunieron sin las elfas oscuras (que continuaban al frente del ejército de Ents) en el centro de La Arboleda en donde se encontraba el avatar de la Redentora.

-La batalla aún no termina; es necesario acabar con Torothal para que esta sinfonía de sangre logré concluirse. –Les dijo la Diosa con una dulce voz que pacificaba cualquier corazón-
-¿Pero cómo podremos asesinar a una Diosa? –Pregunto rápidamente Nuty, a quien desde siempre le había encantado preguntar cosas a la Diosa Madre por medio de Tanavar-
-Pronto llegará mi hijo con lo que necesitan para acabar con la amenaza, Torothal ha depositado todo su poder en una Elfa Silvana, sacerdotisa de ella; si logran acabar con la vida mortal de ella, el enemigo se irá de nuestro hogar para siempre- Le respondió Elune quien siempre encontraba la curiosidad de Nuty muy apropiada-
Entonces, al paso de los asesinos de Torothal una gran neblina invadió toda La Arboleda de las Lunas, a excepción de su centro dónde la luz que despedía el Avatar de Elune la dispersaba sin mayores problemas. Los Arbóreos entendieron entonces que la Diosa del río pensaba acabar con cada uno de ellos de una u otra forma tal como ya lo había hecho con Paladín.

Mientras tanto en el frente de batalla los Sacerdotes de Torothal ayudados por la espesa neblina que cubría a La Arboleda y con ella al ejército de Ents comenzó a atacarlo furtivamente con descargas de electricidad que provocaban llamas en las copas de los Ents…


“sólo un beso”

Ya demasiado tiempo en que la lluvia no toca la piel, demasiado tiempo en que extrañarte es una arraigada costumbre, y en que no he podido salir de éste lugar en donde fue nuestra última primera vez; es demasiado tiempo para una soledad intransigente que se mete donde no debería, para las bardas que ella crea entre el mundo y yo, para los dolores que mi alma sufre desde que no estás más…

Y es sólo un beso lo que hace falta para que encuentre la libertad, es un beso como uno de esos sueños en los que solíamos visitar las estrellas en nuestra nave espacial; es un sólo un beso y nada más lo que se requiere para que en mi piel pueda volver a llover…


“pasa el tiempo”

Vaya que pasa el tiempo, apenas ayer te vi por primera vez, me parece apenas un suspiro todo el tiempo que hemos estado juntos, me parece una ilusión todo eso que vivimos juntos; todo lo que nadie más supo, aquello que forma parte de nuestra historia de amor. Y aunque el camino se haga cada vez más estrecho, y aunque la esperanza parezca morir, aunque los deseos no se conviertan en realidad, tú sabes muy bien lo cerca que estoy de ti, y aunque el tiempo pase, jamás importará lo suficiente como para hacer que me aleje de ti.

En noches como esta suelo recordarte muy cercanamente, disolviéndote entre el viento que juguetea con las hojas de los robles y almendros, en noches como esta me pareces tan viva, tan vital, tan profunda, que dormir no me provoca emoción, ya no necesito de los sueños para estar a tu lado.

Sábetelo muy bien, así deje de brillar la luna  y desaparezcan todas las estrellas, así se apague el sol y el viento deje de correr, así no vuelvan a florecer jamás los alcatraces, y me encuentre cara a cara con mi muerte, nunca dejaré de recordarte y de sentirte tan mía como en las noches que vivimos juntos.


“mis últimos años”

Mis ojos te obsequian hoy lágrimas que no mereces, mis labios desean los tuyos como el sol desea poder volver a ver a la Luna, y sé que tú me olvidas en brazos de otra mientras yo sigo aquí, viviendo pegada a mi almohada, durmiendo para vivir, soñando para recordarte y despertando solo para llorar.

Mis manos añoran los días cuando tus dedos jugueteaban con ellas, mi alma extraña las noches cuando la tuya se le unía para cantarle odas eternas a las estrellas, y yo sigo extrañándote a pesar de las décadas que han pasado desde que no éstas.

Paso estos últimos años de mi vida pensándote eternamente, extrañándote cada vez más cerca de la muerte y cuando el hacedor decida llamarme a su presencia sé que mi último suspiro será tu nombre en un grito que espero llegue hasta ti…


“para ti”

Aseguraría todo el amor de mi corazón por cien mil de tus besos, sonríe, quiero verte feliz una vez más, quiero que te entregues a lo que soy: a ese hombre que nunca soñaste ni pediste.

¿Qué sería de tus promesas sin un mañana?, promete el sol y las estrellas, deja que sea yo el que te obsequie la luna, y vamos a bailar una vez más a la orilla del mar, aunque ambos sepamos que vamos nuevamente a perder; no hace falta la delicadeza, ni la falsedad de una sonrisa histérica, no hacen falta más los errores de ortografía y mucho menos una paz extasiada.

Creo que no entiendes muy bien lo que siento por ti,  no son estériles esferas de cristal, no son notas sin acompañamiento musical, son solo sentimientos que vienen y van a la par que lo hace tu contonear, son solo miradas escurridizas que se me van conforme me vas tomando para ti.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 834 seguidores