-Soliloquios de El Soñante-

Entradas etiquetadas como “Estrellas

“antes del 20″

A punto de ser 20 de Enero, viniste a mí como un rayo fugaz, viste en mis ojos todo lo estaba por entregar, me derretí en tu encanto, me deje vencer por ti; cerca del 20 de Enero no me pude resistir a tu magia de mujer y fue así como me prometí no dejarte ir sin antes haber probado tus labios.

Creo que podría pasar el resto de mis días deshojando a la luna para ti, creo que podría cocer a tu almohada todas las estrellas que nacen de mi pecho, y que no me cansaría de estar justo aquí, fue justo antes del 20 de Enero, porque tú quisiste que fuera así, pero sé que en menos de un año, tendremos una nueva fecha especial; nuevamente será 20 de Enero y ésta vez, no te dejaré ir sin antes haber vuelto a probar de tus besos.


“quisiera”

Quisiera poder saber que me quieren decir tus ojos, que existe detrás de tu mirada; que hay dentro de tu alma, saberte completamente en mi posesión, conocer cada rincón de tu vida, y saberme de memoria cada uno de tus gestos, que cuando nos vean por la calle, sepan que mi corazón es tan tuyo como mío es el tuyo, quisiera que entonces no tuvieras miedo de tomar mi mano, que tu mano no se quedase sólo en mi espalda; quisiera que en una noche cualquiera te decidieras a hacerme compañía, a dejar que las estrellas caigan del cielo a tu cuerpo, a permitirme amarte como seguramente nadie jamás ha sabido hacerlo.

Quisiera que entendieras lo que mis ojos te gritan, que supieras que detrás de mis miradas sólo existe una eterna necesidad de ti y que mi alma lo único que está ausente es tu recuerdo, que no haya necesidad de dar escusas para negar lo que ya ambos sabemos, que conozcan a la perfección cada momento de esto que todos llaman vida, que mis gestos fuesen parte de tu corazón, que al vernos por la calle, todos guardasen silencio pues les bastaría con ver cómo te sonrío, y que tu mano y la mía fuesen eternamente una; que en ésta noche vinieras a mí, tal como un día te fuiste, a dejar que el sol aparezca por la ventana a la media noche, a permitir que en una epifanía muera todo el pasado.


“La Eternidad de las Flores: Luna y Río V”

Y de un momento a otro los canticos de los árboles se alternaron con el crujido de sus ramas y raíces al desenterrarse del suelo; la inmensa cantidad de arboles que existían en la comunidad siempre había sido motivo de orgullo para sus habitantes, sin embargo, pocas veces como ahora todos los Ents que habitaban en La Arboleda de las Lunas despertaban de su eterno sueño.
Muchos enemigos fueron fácilmente aplastados por los Ents que a pesar de ser extremadamente lentos poseían una fortaleza muy superior a la de los adversarios, en cuestión de minutos todo el vasto ejercito de barbaros al servicio de Annawen quedo reducido a cadáveres y restos mortales, sin embargo, Torothal aún poseía otras dos partes de su ejército: sus letales asesinos y poderosos Sacerdotes los cuales a la orden de la Sacerdotisa Fluvial ingresaron en La Arboleda para dar caza a todos los Arbóreos y acabar con los Ents que protegían el recinto.

Tan rápido como habían escuchado el canto de los árboles los Arbóreos salieron de sus refugios y se reunieron sin las elfas oscuras (que continuaban al frente del ejército de Ents) en el centro de La Arboleda en donde se encontraba el avatar de la Redentora.

-La batalla aún no termina; es necesario acabar con Torothal para que esta sinfonía de sangre logré concluirse. –Les dijo la Diosa con una dulce voz que pacificaba cualquier corazón-
-¿Pero cómo podremos asesinar a una Diosa? –Pregunto rápidamente Nuty, a quien desde siempre le había encantado preguntar cosas a la Diosa Madre por medio de Tanavar-
-Pronto llegará mi hijo con lo que necesitan para acabar con la amenaza, Torothal ha depositado todo su poder en una Elfa Silvana, sacerdotisa de ella; si logran acabar con la vida mortal de ella, el enemigo se irá de nuestro hogar para siempre- Le respondió Elune quien siempre encontraba la curiosidad de Nuty muy apropiada-
Entonces, al paso de los asesinos de Torothal una gran neblina invadió toda La Arboleda de las Lunas, a excepción de su centro dónde la luz que despedía el Avatar de Elune la dispersaba sin mayores problemas. Los Arbóreos entendieron entonces que la Diosa del río pensaba acabar con cada uno de ellos de una u otra forma tal como ya lo había hecho con Paladín.

Mientras tanto en el frente de batalla los Sacerdotes de Torothal ayudados por la espesa neblina que cubría a La Arboleda y con ella al ejército de Ents comenzó a atacarlo furtivamente con descargas de electricidad que provocaban llamas en las copas de los Ents…


“sólo un beso”

Ya demasiado tiempo en que la lluvia no toca la piel, demasiado tiempo en que extrañarte es una arraigada costumbre, y en que no he podido salir de éste lugar en donde fue nuestra última primera vez; es demasiado tiempo para una soledad intransigente que se mete donde no debería, para las bardas que ella crea entre el mundo y yo, para los dolores que mi alma sufre desde que no estás más…

Y es sólo un beso lo que hace falta para que encuentre la libertad, es un beso como uno de esos sueños en los que solíamos visitar las estrellas en nuestra nave espacial; es un sólo un beso y nada más lo que se requiere para que en mi piel pueda volver a llover…


“pasa el tiempo”

Vaya que pasa el tiempo, apenas ayer te vi por primera vez, me parece apenas un suspiro todo el tiempo que hemos estado juntos, me parece una ilusión todo eso que vivimos juntos; todo lo que nadie más supo, aquello que forma parte de nuestra historia de amor. Y aunque el camino se haga cada vez más estrecho, y aunque la esperanza parezca morir, aunque los deseos no se conviertan en realidad, tú sabes muy bien lo cerca que estoy de ti, y aunque el tiempo pase, jamás importará lo suficiente como para hacer que me aleje de ti.

En noches como esta suelo recordarte muy cercanamente, disolviéndote entre el viento que juguetea con las hojas de los robles y almendros, en noches como esta me pareces tan viva, tan vital, tan profunda, que dormir no me provoca emoción, ya no necesito de los sueños para estar a tu lado.

Sábetelo muy bien, así deje de brillar la luna  y desaparezcan todas las estrellas, así se apague el sol y el viento deje de correr, así no vuelvan a florecer jamás los alcatraces, y me encuentre cara a cara con mi muerte, nunca dejaré de recordarte y de sentirte tan mía como en las noches que vivimos juntos.


“mis últimos años”

Mis ojos te obsequian hoy lágrimas que no mereces, mis labios desean los tuyos como el sol desea poder volver a ver a la Luna, y sé que tú me olvidas en brazos de otra mientras yo sigo aquí, viviendo pegada a mi almohada, durmiendo para vivir, soñando para recordarte y despertando solo para llorar.

Mis manos añoran los días cuando tus dedos jugueteaban con ellas, mi alma extraña las noches cuando la tuya se le unía para cantarle odas eternas a las estrellas, y yo sigo extrañándote a pesar de las décadas que han pasado desde que no éstas.

Paso estos últimos años de mi vida pensándote eternamente, extrañándote cada vez más cerca de la muerte y cuando el hacedor decida llamarme a su presencia sé que mi último suspiro será tu nombre en un grito que espero llegue hasta ti…


“para ti”

Aseguraría todo el amor de mi corazón por cien mil de tus besos, sonríe, quiero verte feliz una vez más, quiero que te entregues a lo que soy: a ese hombre que nunca soñaste ni pediste.

¿Qué sería de tus promesas sin un mañana?, promete el sol y las estrellas, deja que sea yo el que te obsequie la luna, y vamos a bailar una vez más a la orilla del mar, aunque ambos sepamos que vamos nuevamente a perder; no hace falta la delicadeza, ni la falsedad de una sonrisa histérica, no hacen falta más los errores de ortografía y mucho menos una paz extasiada.

Creo que no entiendes muy bien lo que siento por ti,  no son estériles esferas de cristal, no son notas sin acompañamiento musical, son solo sentimientos que vienen y van a la par que lo hace tu contonear, son solo miradas escurridizas que se me van conforme me vas tomando para ti.


“mi último puerto”

Estaba en una mar inmensa, tormentas me persiguieron durante tanto tiempo en esta travesía, vi noches eternas sin luna ni estrellas, he vivido las peores cosas en esta débil barca que es mi corazón; y me creí al borde de un abismo sin fin, condenado a perderme entre las mareas de esa inmensa mar.

Pero tú, llegaste como la hermosa luz de un faro resplandeciente, llegaste a mi vida y tocaste con tu luz a mi corazón, te has vuelto el puerto al que arribo hoy, te has vuelto la alegría de las familias de los marineros que me acompañan, te has vuelto la primera luna que veo en meses, te has vuelto la primera de las sonrisas que obsequio, eres tanto en mi, ahora que mi último puerto para siempre serás…


“con las estrellas en tu sonrisa”

El día de hoy me desperté con mucho temor; busque tu compañía pero solo encontré a mi soledad, la habitación es un desorden de caos y tristeza desde que ya no estás, me hace falta que me despiertes lentamente, que me digas cuando me necesitas, que me abraces tiernamente y que nos fundamos en un beso.

Escuche tu mensaje en la contestadora, no supe que pensar, tu despedida ha sido lo peor de estos días, pero tengo miedo de decirte tantas cosas, las cosas que provocas en mi corazón no cambiaran bebe; no necesitas darme explicaciones, solamente vuelve a mis brazos, solamente dime que todo estará bien y que jamás te volverás a ir, los problemas no podrán alejarme de ti, cada noche dormiré con las estrellas en tu sonrisa y conmigo a tu lado tan feliz…

Si prometes callarme la próxima vez que me equivoque, juro que intentaré regresar a aquellas tardes de mar, para tirarnos sobre la playa y disfrutar de nuestras tardes juntos, bebe quiero ser tuyo, todo lo que necesito eres tú.


“alcatraces en la primavera”

Silencio, es todo lo que te pido; déjame explicarte que es lo que ha sucedido, no puedo decirte que las mentiras no existen, la realidad es que vivo cosido a ellas desde siempre, y que ellas me han protegido de todo y de todos, de todo menos de ti, que llegaste a mi vida justo cuando parecía más cercana al fin, justo cuando me decidía a partir, y tú has llenado de alcatraces la primavera, de estrellas el cielo  negro, de esperanzas mi vacio pecho, tú eres la única culpable de que yo me aferré a la vida como lo hago hoy; de que poco a poco me desvista de mentiras y que me coloque como única prenda tú bendito amor…

 


“culpable de los peores crímenes”

Mi día se aleja veloz, cuánto tiempo habré de esperar a que te decidas a decir un adiós; esta espera me mata, me asalta de noche por sorpresa y me deja sin energía para intentar vivir, eres tu culpable de los peores crímenes en contra de mi humanidad, y yo solo soy un muerto más de guerra, un prisionero de un corazón terco, un mendigo que vive de la lastima ajena, y solo soy un pobre hombre que camina un camino de rodillas para intentar alcanzarte una vez más.

Mi noche es solo un suspiro del alma, las estrellas ahora no me voltean a ver y la Luna se oculta cada vez que yo alzo la mirada para intentar encontrarla, la espera es una daga en mi pecho, que poco a poco se me clava más y más, y me ahoga en el sufrir de cada vez que te pienso sin tenerte, eres tú la explicación para tanto dolor y angustia en mi vida, y yo soy solo un fanático más que te sigue sin posibilidad de que tú me llegues a amar…


“por la plaza”

Sé que no merezco ni un recuerdo, pero por el amor de Dios ten piedad de mí, tenla por cada día que vivimos juntos, por la esperanza de que las cosas pueden volver a ser lo que fueron, por los besos que en las sombras me obsequiaste temerosa a que el mundo lo supiera, por cada una de las estrellas que logre bajar del cielo para ti, porque tú sabes tan bien como yo que no se dejar de adorarte, no hace falta que lo diga ¿O sí?, creo que puedes volver a verme por la plaza en soledad, acompañado de mis fantasmas, creo que aun puedes ser tú la que siempre desee, que aun puedes ser la princesa risueña que se asoma traviesa por mi ventana, la misma que con engaños endulza mi corazón con agravios fatales de esos tus labios, ¿Puedes aun verme en la plaza? O hace falta que vuelva a pasar 50 inviernos en el mismo lugar como un castigo que mi alma está dispuesta a penar.


“1 de Julio”

 

El día de hoy es el primer día del mes de Julio y con esto comienza la segunda mitad de este año; que de poco en poco se va rápidamente, este nuevo mes habrá de traer consigo infinidad de oportunidades nuevas, entre todas ellas muchas habrán de significar quizás cambios,  cambios que no deben atemorizarme y que debo recibir con alegría. Un mes de termino de semestre y del comienzo de mis ansiadas vacaciones, un mes para estar con las personas importantes y también para poder ver las cosas en perspectiva, para dejar que mi alma se libere de las presiones propias de este fin de semestre que se ha extendido más allá de lo que quisiera, y de todo lo que conlleva la inexperiencia en cosas nuevas.

Siguiendo la tradición que comencé hace algunos meses, presento el día de hoy, el nuevo fondo de pantalla de mi blog; de igual forma que en meses anterior con una temática minimalista que representa muy bien la libertad que este mes trae consigo, la cual espero disfrutar realmente.  Hoy le doy la bienvenida al nuevo mes, ¡Bienvenido Junio!


“nuestro jardín”

Miro por la ventana, nuevamente llega la noche e igual que ayer en el cielo no aparece ni una sola estrella y tampoco ha llegado la Luna, pero hoy será diferente ya que estoy decidido a no dejar pasar más oscuridades sin hacer algo al respecto, he estado toda la tarde trabajando en el jardín que soñabas conmigo, he sembrado algunos alcatraces y una que otra rosa azul, hoy mi alma va tras de tu luna, cada noche sin ella te amo una eternidad, cada nueva flor te regresará a mí y con ellas nacerán en nuestro jardín a manera de estrellas los momentos que tu dejaste escapar, para con ellas lograr iluminar esta gran oscuridad…


“la misma noche”

Es la misma noche, la misma mar; la misma playa y sus estrellas titilantes, esa Luna que junto a ti es tan bella y todo es lo mismo que en aquel entonces, tú sentada a la orilla mojando tus pies en la espuma que el dios Poseidón nos regala. Me dices en silencio un te quiero yo también en completo silencio te entrego lo que sobrevive de mi corazón, has logrado mirarme a los ojos como nadie más y abriendo el porvenir has redimido cada una de mis culpas.

Es la misma noche sí, pero esta vez todo es distinto, desde hoy soy tuyo y tu eres mía; deja que nuestras huellas sean borradas por el mar, tú has dejado huellas más profundas en mi alma en donde nada ni nadie las abra jamás de borrar, desde hoy esta playa se ha convertido en nuestra primer testigo, desde esta noche ya nada será igual.


“eres”

Una fuerza que nace del corazón, una ilusión que viene desde tus ojos y que toma posesión de cada parte de mi vida, que me lleva a ser todo lo que necesitas, que me obliga a decirte en voz baja cada uno de mis secretos, un misticismo que no termino de entender y un secreto que quiero con toda mi  alma descubrir.

Una estrella que cae despacio desde lejos y que a su paso deja una estela de nuevas esperanzas y sueños, la diferencia que mi vida necesitaba antes de conocerte, el destino que descubro cada nuevo día que tengo como una oportunidad de amarte más que nunca, y la luz que se que puede llegar disipar todas mis sombras.

Eres tanto cariño, que me cuesta no prestarte demasiada atención, eres todo lo que pienso y todo lo que digo, cada palabra que se escapa de mi boca y cada suspiro que logra huir de mis adentros. Eres lo que quiero para mi final y el comienzo que tardo demasiado en llegar, eres todo y tanto que me encantaría poder mirarte para siempre, hasta mi final….


“espíritu Arbóreo”

La unión es aquello que acopla a dos espíritus, que están separados, en una misma sintonía, es aquello que permite a dos almas mirar un mismo cuadro y pensar en un mismo destino, es lo que forja la igualdad y la necesidad de sentirse parte de algo.

Unidad, es aquello que permite a las personas continuar juntas aunque los demás no lo entiendan, y lo que les impulsa hacia un mismo lugar, la unión es aquello que permite a los hombres alcanzar los cielos y a los dioses tocar la tierra, como la dulce melodía está formada por notas al compas, así mismo nuestro camino se conforma de la ilación de nuestros rumbos, la unidad es lo que permite a una persona no sentirse en soledad, porque que en alguna otra parte existe ese ser que esta al unísono con él.

Unión es la decisión que se toma en conjunto y el trabajo que se divide en partes similares, unión es el andar por un mismo camino de varias pisadas que con el tiempo llegan a fundirse en una sola dirección, unión es aquello que hace banales las diferencias e imprescindibles las coincidencias, la unidad es lo que nos protege de la confusión y del caos, lo que da la vida al sueño colectivo de una misma añoranza, la unión es el silencio que todo lo acepta y todo lo acrecienta, es una mirada que lleva a muchas personas en su interior hacia el mismo punto con la perfecta armonía de una unidad.

La unión es lo que hace que nada falte y nada duela, hace a quienes lo merecen participar de un mismo alimento y un mismo hogar, son las verdades que se saben sin decirse y las mentiras que se descubren ante la luz de la perpetuidad. Unión y unidad, las bebidas que extasían a los espíritus de los Arboles, a una comunidad que nació hace tiempo, pero que continua vigente hasta el día de hoy, y seguirá aun después del mañana.

Nuestra unidad es lo que crea al espíritu Arbóreo que domina nuestra propia existencia y que maneja el andar de nuestros pasos, hacia ese destino que la Luna ilumina en lo alto y las sombras ocultan en lo bajo.


“me has dicho un te quiero”

Y como una estrella fugaz vinieron a mi tus palabras, cada una de ellas momentos que ya se fueron y momentos que vendrán; todo gracias a Dios y gracias a ti, es en esta misma noche pero de una forma distinta a la que ya fue, una simple sonrisa y dos simples palabras que juntas han creado una explosión en mis adentros, “te quiero” y claro que te quiero, como no quererte a ti que has bendecido  mi camino en tantos sentidos que aun no termino de comprenderlos todos, a ti que dejaste atrás tantas cosas por mi y que me hiciste desterrar de mis días a las culpas y de mis noches a los miedos.

Como una estrella fugaz que hoy acompaña a esta Luna de tu noche y de mi noche, de nuestra noche joven, y de la misma forma que hace dos segundos con la primera de tus palabras, en la que me posees como lo que soy: un simple mortal que ha decidido guardarte en este corazón, oh si tú supieras cuan poco entra ahí y cuan afortunada es la hora en que me has dicho al oído tan bellas palabras que profundo han entrado y se han quedado entre los recuerdos de tantos bellos momentos que ya vinieron y que hoy se vendrán…


“De Tanavar y su caja Caótica”

Siempre era su costumbre ir volando sobre una Medusa del planeta Eutar y aunque ya tenía muchos milenios recorriendo las galaxias jamás había dejado atrás su apariencia infantil,  muchos decían haberle visto y juraban haber cruzado palabras con él pero nadie jamás pudo comprobar nada, y quizás por eso siempre se le considero solo una leyenda más del universo: Tanavar el pequeño niño de las estrellas, como era conocido en cada parte conocida del amplio infinito, dedicaba su existencia a ir de galaxia en galaxia recolectando, con la ayuda de una simple red de pesca, cada estrella que llamara su tierna atención y se dice que después de capturarlas se dedicada a cuidarlas como su propio creador por toda una eternidad, pero que siempre después de haberlas lustrado y mimado terminaba guardándolas en una pequeña caja caótica cuya extensión interna era tan amplia como el universo mismo.

Y aunque en apariencia las estrellas permanecían quietas y a la espera de nuevas compañeras, la realidad era que siempre jugueteaban dentro de la caja caótica del pequeño Tanavar, siendo tan felices como lo habían sido en su libertad y dándole alegría a su pequeño dueño cuya existencia solo se basaba en la posesión de las estrellas de tantos colores y tamaños como su joven imaginación le permitía soñar.


“hare de las estrellas”

Hare de las estrellas mis susurros para que los sientas cerca de ti, hare de las estrellas mis obsequios para que no puedas jamás perderlos y hare con ellas un rebozo que cubra del frio tu cuerpo, hare una pulsera, un beso y un anillo: hare de nuestras estrellas la arena del mar y de la arena del mar castillos donde vivir, de ellas hare muchas cosas para que las veas tu cada noche que pases lejos de mi.

Hare de las estrellas mis lagrimas cuando te vas y también una nueva esperanza que jamás se ira, hare la felicidad que desborde nuestras copas y también hare con ellas muchos momentos que pasare junto a ti, hare de las estrellas miles de figuras para ti, cada una recuerdos que me hacen sonreír cada vez que te pienso en mi, hare la calma del mar cuando no hay tempestad, hare una cama donde dejarte descansar y la fotografía que tengo de ti, hare ilusiones que vuelen lejos pero que jamás nos abandonen bajo el cielo azul, y hare de ellas todo lo que quieras que haga: hare un escudo y un espada para no dejar entrar al dragón, un barco en el cual zarpar y una playa a la cual arribar, hare miles de silencios para que el mundo no estropee mis momentos en tu pecho, te hare un corazón nuevo y también algo con lo que lo vas a llenar. Hare todo lo que necesites que haga…


“cielo sin estrellas”

Te asomaste por tu balcón y con tu sola mirada cayeron del cielo todas y cada una de las estrellas, vinieron a la tierra en tu búsqueda pero chocaron contra tu indiferencia; de todas ellas solo una pude atrapar entre mis manos, la misma que ahora presumo en mi pecho y la misma que lo mantiene ardiente por ti.

Cuantas noches pase observando el oscuro cielo del que tú hiciste caer todas las estrellas, pero ahora es aun más maravilloso el espectáculo, la Luna te alumbra y ella hace que te veas todavía más bella y perfecta; mi princesa de Luna que cantas en tu soledad incapaz de voltearme a mirar y ver en mis ojos cuanto ya te necesito desde la primera vez que te vi, cuando te amo desde que en mis sueños te encontré, cuánto tiempo pase esperando por ti y cuantos siglos seguiré estando aquí, viéndote desde el suelo donde jamás estarás…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores