-Soliloquios de El Soñante-

Entradas etiquetadas como “nostalgia

“te extraño”

Extraño los días contigo, sinceramente no encuentro en mi vida un poco de orden; desde que no estás, no sé si vivo o es tu recuerdo el que vive en mí, no sé si muero o es tu último beso el que me roba la vida aún hoy.

Extraño aquella tarde en la playa, el primer beso, las palomas del parque central, extraño el café de la tarde, amanecer tendidos en el suelo, extraño el sabor de tu cuello, la forma en que decías mi nombre, y extrañándote es como existo, ya no vivo, no vivo sin ti, soy poco menos que una sombra, poco menos que un recuerdo borroso, poco menos que una maldición en tu historia.

Te extraño.


“si supieras”

Y si supieras cuanto muero de ti, cuanto necesito que me mires con esos tus negros ojos, que digas mi nombre con la fuerza que sólo tu diafragma conoce, cuanto te necesito en éstas tardes de Febrero en que la vida parece irse despacito, vagamente encuentro en los cristales de mis lentes imágenes tuyas, pero la realidad es que ya sólo son pedazos de mi nostalgia, pedazos de la melancolía con que vivo.

Ay si supieras que necesito de tu cuerpo para vivir, que necesito tu aliento para respirar, si supieras cómo muero lentamente al no verte más, como me asfixio en mi propia urgencia de ti, y como todos se burlan de mi, “¡Ay de aquel pobre loco que nunca conoció el amor!” dicen todos, pero lo que ellos no saben es que al amor, al amor yo lo cree por primera vez, y lo hice sobre tu alma.


“oración de un desgraciado”

Alguien me dijo un día: en la vida de un desgraciado….como tú… hasta el más pequeño halo de luz merece ser llamado milagro, ¡cuánta razón tenía cuando decidió irse!, cuánto había hecho por mí, y ciertamente sufrí de melancolía, justo se fue cuando yo más necesitaba de algo a que aferrarme, vivía del masoquismo que su recuerdo me provocaba, hasta que tú llegaste a mi vida, y masoquismo dejó de significar lo mismo desde que te conocí; vaya que tienes facilidad para hacer todas las cosas nuevas, vaya que tienes poder para poder curar heridas añejas, vaya que puedes conocer el corazón del hombre: mírame hoy aquí, tal como hace unos cuantos años, en soledad, en nostalgia, quizás aún con un poco de melancolía en la sangre, pero ahora, ahora al menos te tengo a ti mi gran amor; ahora al menos ya no hay miedo, ya no hay más dolor, puede que los recuerdos sigan ahí,  asechando en la oscura noche de mi vida, pero al menos ahora tengo un halo de luz que llamar milagro, al menos ahora, te tengo a ti. Gracias amigo. “así sea”


“nostalgia”

Una noche más; otra que llegas como siempre, tan puntual: vienes y te vas, no sin antes dejar un montón de recuerdos tirados por mi cama, no sin antes hacerme revivir con pena todo aquello que creí haber olvidado entre el primero y el quinto café pero, pero puede que por fortuna ésta sea la noche en que me decida a no dejarte correr, que vaya tras de ti, como un día fui detrás de aquella mujer; y puede que me encuentre a la muerte vestida de blanco, tocando nuevamente a la puerta, puede que me vea a los ojos y se decida por fin a darme ese abrazo que me prometió el día que la conocí, puede que por fortuna también ya no haya ninguna noche más, que cuando vuelvas tan puntual como lo eres, te encuentres ahora tú en completa soledad, acompañada de una bella dama con un sencillo vestido blanco que al verte te prometa un abrazo eterno, tal como me lo prometió a mí…


“contra tu nostalgia”

Creo que podría hacerte muy feliz si me lo permites; ven a mí, mírame a los ojos, toma fuerte mi mano; y di tu nombre, no te detengas, vamos a un lugar que nadie más conoce, a un punto en el cual puedas ver cada trozo de mi alma, puedo ser el mismo aire que entra por a tus pulmones, puedo ser la fuerza que necesitas para continuar, recuerda que siempre estaré dispuesto a conocerte más; eres la máxima de mis aspiraciones, pues el futuro sin ti es solo un esbozo borroso de un sueño que no pudo ser.

Cierto día, cualquiera de éstos, iré a tu encuentro, y llevaré en mí todo el valor que nos hizo falta justo hoy. No me impidas acercarme, no te alejes de mi lado, puede ser que no entiendas que es lo que siento, que es lo que digo; pero ten paciencia, mi amor logrará ganar la batalla contra tu nostalgia.


“último suspiro”

Un último suspiro, tus ojos mirando el horizonte y mi mente volando hacia dónde hoy estas; mírame ahora, tan triste y vacía, tan falsa y distante, mi sonrisa es sólo ya un pedazo roto de cristal y mis ilusiones se tiñen de rojo junto con éste atardecer que me toma a la deriva de eso que pudo ser.

Tus suaves dedos, que tocaban mi cara, y tus labios que un día pobre; tu ausencia que me mata y me disipa, y mi necesidad de ti, que sólo te aleja más y más.

¿Dónde éstas desde aquel último suspiro?


“aquel castaño”

En noches como ésta necesito uno de esos abrazos robados bajo la sombra de aquel castaño; bajo aquella sombra eterna que nos escondía de la luna, en noches como ésta, me siento tan necesitado de ti, tan vació sin tu presencia, tan ausente sin tus besos, tan desierto sin tu vida, me siento ya morir, pero tú no te preocupes, después de todo, desde el principio no esperaba quedarme para siempre en tus días; que el destino te sonría y allá donde vayas que te encuentres con lo mejor de la vida, porque yo aquí estaré muriendo de ti, cada vez que haya noches como ésta.


“contigo”

Ese día sonó en la radio, contigo; una canción tan nostálgica para nosotros, que no pudimos evitar sonreírnos mutuamente, mientras íbamos en el coche hacia un rumbo desconocido.

¡Cuántas veces hubiéramos dado todo por asistir juntos a esos conciertos de Joaquín Sabina!, ¡Cuantas veces!; pero ya no, es demasiado tarde para los dos, y aún más para esas canciones que a pesar de todo, siempre lo serán todo para los dos.

Ni contigo, ni sin ti…


“justo como ayer y como hoy”

Siempre serás la mujer más bonita que he conocido, siempre añorare los días en que besaba tu frente y tus amigas murmuraban lo mucho que se me notaba cuanto me gustabas, y no te equivoques, siempre te recordaré con una sonrisa. A esos días de cine y plaza, que ya nunca volverán, a esa boda a la que fuimos juntos, y todo eso que siempre estará en mi mente, cuanto no diera por volver a tocarte por lo menos dos segundos, por volver a todo aquello.

Ésta es la última noche que te extraño, lo prometo, el día que decidí dejarte ir sin detenerte me prometí a mi mismo que afrontaría tu ausencia intentando recordarte siempre con alegría, pero a veces, muchas veces me gana la nostalgia, por eso he decidido solo recordarte de vez en cuando, para que tanta melancolía no ahogue mis sueños, solo lo suficiente para poder sonreír cada vez que el mundo se vea solo y triste justo como ayer y como hoy.


“todas mis esperanzas”

Si me dejas hoy, no habrá ya un mañana para conquistar, si te vas de mi lado no encontraré nada ni nadie que me devuelva la felicidad, si desapareces de mis días no existirá ni un solo motivo para continuar, todos los días serán días de lluvia y tempestad, no existiré a menos que tu decidas volver.

Júrame que aunque te vayas jamás me olvidaras, júrame que volverás y que encontrarás la forma de devolverme la sonrisa y la alegría. Dime que no hay motivos para irte, que el mundo  no importa ya y que todo lo que necesitas lo encuentras hoy mi mirada.

Pues si me dejas ya no tendré un futuro, y existiré aferrado al pasado, si te vas no hallare motivos para disimular mi nostalgia, y si me dejas, contigo se irán todas mis esperanzas…


“quizás nunca más”

Solo podré verte en aquella foto, en la que sonreías sabiendo que era el final, nuestra despedida fue un anuncio que jamás debió llegar tarde a mi corazón y mírame hoy me rindo a ti aunque ya no éstas, sigues siendo lo mismo que entonces cuando solíamos sonreírnos sinceramente y cuando tus manos no temían el tocarme la espalda.

Ya solo podré recordarte durante el otoño de mi vida, durante éstos últimos años que me pesan cada vez más, sin tu mirada tan tierna, sin tu sonrisa tan pura, sin esa manera singular de llamarme, ya no volveré a aquel rio nunca más, no desearía encontrarme ahí con recuerdo que el tiempo ya borró de mi.

Y aunque sé que quizás nunca más, también sé que lo bueno; eso aún lo llevo dentro, aún no lo olvido, es parte de mi alma, eres parte de este corazón que late día con día a diferente ritmo desde aquella tarde de domingo que ya no éstas.


“por Etla”

¿En dónde se ha quedado aquel gran amor? Me has perdido junto con  todo aquello que te di; quisiera volver a caminar por las calles de Etla a tu lado, volver a disfrutar de aquella ultima nieve, besarte con cariño intenso una vez más, desearía volver a encontrarte en la banqueta con un ramo de rosas en la mano, un obsequio de algún otro amante que no te supo impresionar, y tener juntos otra tarde como aquella en la que me dijiste en voz baja un te amo, como aquella en la que nuestros cuerpos se unieron para no dejar que nuestras almas se separaran;  todo por tu bendito amor, aquel que me acompaña desde que ya no estas, desde que te fuiste con algún otro así como un día lo hiciste conmigo…


“aquella banca”

Claro que recuerdo las veces que me dejaste solo en aquella banca, con tan solo mi paciencia como compañera, y claro que siempre vuelvo a buscarte en la soledad de la avenida blanca, siempre necesito encontrarte en las compañías efímeras, en los besos que me venden demasiado baratos; tú eres la única eterna en mi vida, tu eres la única que siempre está presente y jamás se ausenta para siempre, tú eres la estela sobre el mar de Enero, tú eres mi vida entera y sin ti se me va poco a poco la vida, apenas logro vivir de los recuerdos, apenas logro vivir sin ti…


“las lámparas en mi corazón”

Vivo con unas ansías enormes de que todo en la vida te sonría, y que ojalá por el camino te vaya muy bien; solo por los dos segundos más preciosos de mi vida: el primero cuando te conocí y el segundo cuando me hiciste tuyo con solo una mirada, solo por el beso más pequeño de mi existencia, el mismo que hizo explotar las lámparas en mi corazón, vivo en inercia bendita, en histeria no colecta y en el mismo tiempo en que yo me despedí, vivo atado a la cobardía y al miedo pero con la libertad encerrada en mi cuerpo; vivo con el espíritu en vigilia y con los sentidos alerta, vivo por tu magia, la poca que quedo impregnada en mi alfombra, y vivo por mi pecho emisario de notas tristes y poemas mal hechos; y aunque no sé si ya solo vivo o si es que acaso sin ti no puedo más que solo existir, sé muy bien que tú eres el origen de todo en todos en mi mundo, y que por ti, me daría al olvido en cien mil veces mil ocasiones, y me daría al fuego en alimento efímero, que entregaría todos mis sueños y aspiraciones por una gota de tu amor, sé muy bien que ya sea que viva o que exista, solo lo hago por ti…


“el último segundo de nuestra epifanía”

Basta de miedos, ya me basta de tener tanto rencor en mi alma y de no saber donde más guardarlo,  sé que soy culpable de todo lo nuestro, desde aquella tarde bajo la farola hasta el último segundo de nuestra epifanía; es solo culpa lo que corroe mis días y nada más que tan solo la esperanza de no volverte a ver, de saberte lejana, de saberte ajena, de saberte bien; de solo saberte pero no pensarte ni vivirte, de permanecer a raya de aquella tu vida, de aquellos mis días, de aquellos tus gestos, de todo lo que un día dejo de ser para ti y para mi…


“silencio”

¿Recuerdas aquel día?

Un día de primavera, un día de amor, con tanto tiempo para los dos que nada más nos importaba, con la lluvia yéndose al cielo; con el agua humedeciéndonos el alma, con tu cariño inundando mi mente y contigo ahogándome en pasión.

Ya son tantos años, ya es tanto tiempo, pero todo vuelve a ser lo que fue en aquellos días, el cielo hoy me dice que añora tu lluvia,  mi alma me dice que añora tus besos; y yo aun te recuerdo, te recuerdo en el bullicio pero te recuerdo aún más en mi silencio, hoy solo aspiro a regresar; contigo volviendo a ser lo que fuiste conmigo…y conmigo, conmigo guardando silencio…


” es verdad”

Si, todo lo que el fauno te ha contado es verdad, es cierto que desde el día que me dejaste algo en mi murió; que desde ese día cada día que pasa me vuelvo más frio y lejano, que mi sonrisa comenzó a apagarse en el instante mismo que me dejaste y que no he sabido como encenderla nuevamente desde aquel segundo cuando te vi alejándote, es verdad también que me cuesta decir tu nombre sin derramar una lagrima y que casi nunca lo logro pues son muchas las lagrimas que te lloro en la soledad de mi sillón, que al estar frente a mis amigos no encuentro con quien platicar ni con quien estar para intentar olvidarme de ti, es real todo lo que te dice de mí, que me está costando demasiado olvidarte y que pronto planeo dejar de hacerlo aunque tenga que vivir el resto de mis días con tu recuerdo cosido a mi pecho, es verdad y es real todo lo que siento cada vez que te miro en sus brazos, cada vez que te siento más lejos de mí, cada vez que me miro a solas frente al espejo más delgado y avejentado, cada ocasión que hace nacer una canción de dolor y tristeza, de esas que le canto con despecho a la única fotografía que tengo de ti en mi pared, no es mentira que pronto moriré si decides no detenerte y volver el tiempo tras de ti, es verdad que mi vida se me escapa con cada suspiro que con su huida rasga mis labios, es verdad, que sigo amándote en el dolor, que no me importaría olvidarme de todo por tan solo volver a estar contigo.


“olvidame tú”

 

Comienzo de semana, y las vacaciones comienzan oficialmente con mi primer día lunes sin ir a la escuela normal, por hoy paso a compartir un poco más de música, continuando con la nostalgia que siempre ha sido tan necesaria para mí; olvídame tú en voz de Miguel Bosé.


“flor en tu pelo”

 

El silencio es una opción que estoy dispuesto a compartir contigo, si tu estas dispuesta a compartirlo conmigo; pues aunque ambos sepamos la realidad de las cosas no tenemos porque darles explicaciones al mundo, con que tu conciencia jamás me olvide, con que mis brazos siempre te recuerden, con que tu boca siempre me extrañe, bastara con que en silencio me digas “aun aun te quiero” con tus ojos.

Y es que el bullicio de la ciudad siempre nos hará bien, la lejanía en la que nos comprometimos a mantenernos y la cercanía en que nuestras almas aun permanecen, ese último abrazo que jamás nos separo, y una flor en tu pelo que jamás se marchito.


“a gritos de esperanza”

 

Un buen día para compartir un poco más de música, ya oficialmente de vacaciones, pero de ello habré de hablar el día de mañana, por hoy, un poco de nostalgia para este viento; A gritos de esperanza, en voz de Alex Ubago.


“no cuelgues”

Prometo no volver a llamarte, es solo que pensé que quizás oyéndote podría entenderte. No cuelgues por favor, es solo un segundo lo que te pido, quiero irte y que me oigas, que entiendas que no soy yo el que se aleja, que yo no soy el que ha olvidado ni el que ha dejado todo de lado, ¿Qué nos sucedió querida? Que fue lo que hice para que todo esto sucediera, no logro comprender como quieres que entienda que el tiempo curará todo, si las heridas que tu dejas no sanan jamás, se vuelven parte de mi vida, parte de mis días, y con ellas a cuestas debo seguir viviendo,  porque no logro encontrar cura a extrañarte.

Sé que sueno desesperado, sé que no me entiendes, pero te pido que entiendas estas dos palabras: te amo, y no dejare de hacerlo aun cuando me digas que te olvide, que me busque a otra persona, que rehaga mi vida con una buena mujer, entiende, yo no quiero una buena mujer yo te quiero a ti, con la misma fuerza que la primera tarde de abril, con todo lo que me es posible amarte… ¿Es que no lo entiendes?…


“la inspiración”

Le pregunto al cielo en donde estas, y no sabe que responderme; hoy me pregunto qué habrá sido de ti, que habrá sido de tu corazón y de tu mirada, no sé si ir a buscarte o dejar que mi sombra recorra el mundo en tu recuerdo eterno, y es que después de todo sé que aun me recuerdas, se que el tiempo no ha podido borrar la huella del último beso ni la ultima tarde junto al mar.

 Sé que ese último momento cuando te despediste ha quedado plasmado en nuestras almas uniéndolas para siempre,  este hombre es tan tuyo como siempre lo fue;  mis canciones y poemas siempre hablan de ti, aun eres la inspiración que me dice al oído palabras bellas y viejas romanzas…


“sin sentir pena”

Ya me voy, tú no te preocupes, la vida es solo una y no pienso invertir más tiempo en amarte mientras tu viajas lejos en sus brazos; sé muy bien que jamás fuiste mía pero no puedo evitar pensar que quizás algún día pude haberte hecho feliz, pero no, esta vida solo sabe de penurias, solo sabe de días que se alargan sin tu presencia debajo de la lluvia, solo sabe de cómo yo me aleje, de cómo mi cobardía no pudo abstenerse de hacer presencia en nuestra historia.

Y me voy, no porque tú me lo pidas o porque deba hacerlo, simplemente lo hago porque sé que mi presencia es ahora la que sobra, que tú ahora con él eres al fin feliz, que mi vida y la tuya jamás volverá a unirse bajo la Luna y que este verano fue el último en que pude mirarte a los ojos sin sentir pena de mi.


“supe elegir bien”

No te equivoques, yo jamás dije que necesitara de ti para seguir viviendo; mis palabras fueron, me encantaría poder seguir existiendo junto a ti, pero de eso a que te necesite tanto como para vivir hay un gran abismo, tan grande como el silencio que hoy nos separa, como el destino que nos ha hecho tomar caminos nuevos, tú elegiste y espero de todo corazón que el amor corone tu vida, porque lo mereces más que yo.

Yo también he elegido ya, y aunque ciertamente mis decisiones fueron distintas a las tuyas y dudo que las puedas entender ayer, hoy o mañana, debes saber que lo hice con total y completa decisión, que afronto las consecuencias, que ya no son mas nuestras, sino solo mías, y que pido a la dama fortuna que en algún momento nos vuelva a encontrar frente a frente para ver lo feliz que eres, y para que veas que yo también supe elegir bien.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores