-Soliloquios de El Soñante-

Entradas etiquetadas como “Sueños

Imagen

“haz lo que ames”


¿Qué me queda?

Una herida que no podré curar jamás, un poco de silencio en este mundo que no se puede parar, una calle solitaria a las 2:00 am, un sueño cortado en plena madrugada, justo cuando el sol está por salir. Un café amargado por el tiempo, un beso disparado antes de su momento, una promesa imposible de cumplir.

Un ruego innecesario, un poco de incienso húmedo, y un mucho de lo que tú te llevaste en tu bolso. Una parte de mí que no supe comprender, una parte de ti que no quisiste disfrutar ni vivir, un mar que no encuentra calma, un cielo que sólo sabe llorar, una playa desierta, donde quedan las huellas de aquellos últimos amantes.

Un libro que jamás pude acabar, una oración que no pude pronunciar, una fotografía que no quise conservar, una llamada telefónica que no debí tomar, la copa de vino rebosante hasta sus bordes, un poco de paz, sólo un poco de ella acompañada de una guerra interminable entre tu alma y la mía.

El salvajismo con que tomabas mi cuerpo, y la tranquilidad con que yo esperaba todos tus gestos.

¿Qué me queda? Ahí lo tienes.


Imagen

“manual de los sueños”


“peco”

Me arrepiento de haber dejado que entraras a mi cabeza, me arrepiento de haber caído en tu tentación, de ser uno más de los que te siguen sin consciencia, sin remordimiento. Mírame, tan fácil para ti.

Y el peor de mis pecados es no poder decirte que no; aunque me niegues, el licor de tus labios; aunque no quieras escuchar, las palabras que suelta mi boca. Peco porque quiero hacerlo, y en mi delirio lo único que me ocurre decir es cuánto te necesito, cuánta falta me haces mujer, ahora que estás sin estar, ahora que permanezco soñándote y despierto deseándote.


¿tomamos un café?

Te soñé, mujer ¡Que bella eras en ese sueño!

Y hoy que te vi: pude decirme a mí mismo, que toda la belleza utópica no es nada comparada con tu verdadera belleza.

Te soñé, si, pero créeme que es mucho mejor vivirte que soñarte.

Por cierto, ¿Tomamos un café?


“gracias”

Gracias a ti, me convertí en un poeta que es feliz sin tener hogar, en un peregrino eterno, que va a la búsqueda de aquello que jamás conoció con todas sus energías. Gracias mujer, porque me hiciste hombre, porque tus besos me dieron fuerza y me hicieron continuar, gracias porque en mis sueños me hacías sentir que todo tenía sentido y todo iría bien.

Gracias porque abriste de par en par la nación de tu pecho, y me dejaste entras a cada espacio de tu vida, gracias porque no supe cómo ni cuándo ni en dónde, pero te hiciste parte fundamental de mis días.

Y gracias, porque me quieres con la misma intensidad que mi alma se entrega a ti.


“sabes”

¿Sabes? sigo esperando a que un día cualquiera llegues gritando mi nombre a la puerta, como solías hacerlo hace apenas unos veranos, sigo con la esperanza incierta de que un buen día decidas volver a visitarme, que hagas de cuenta que nada sucedió y que me digas al oído “te quiero”, no he podido aguantarme las ganas de irte a buscar en mis sueños, te encontré recostado en ese mismo lugar, bajo aquel castaño, te encontré claro en mis sueños, tan claro como nunca te había podido ver.

No sé bien que me sucede contigo, sólo sé que eres lo mejor de mis días, aunque ya no estés del todo presente, sólo sé que la resignación es parte de mi vida, es parte de esta forma de irla pasando, entre copa y copa, entre una Catedral y la plaza de armas, entre mi soledad y la esperanza de que vuelvas gritando. 


Imagen

“pies…”


Imagen

“a dieta”


“la primera noche”

Quiero que me digas cuantas veces has soñado conmigo, confiésalo, en verdad me haces falta en ésta noche, estás tan cerca pero a la vez tan lejos, daría media vida por tenerte entre mis brazos y el resto porque te decidieras a amarme sin temores ni incertidumbres.

Quiero que hagas de cuenta que ésta es la primera de las noches juntos, que todo será nuevo; que no habrá nada conocido y que cualquier cosa que hagamos hará historia en nuestras vidas; ven conmigo, quédate una noche nueva, quédate y no te resistas a lo que tu alma y la mía piden a gritos. Sé que me necesitas tal como yo hoy te exijo.


“mejor”

Vuelves justo ahora, que no necesito nada de ti, que por fin soy libre y que cumplo uno de mis sueños, justo ahora que puedo seguir sin ti; ¿Por qué? No entiendo tu necesidad de atormentarme en éste momento, vienes con tu encanto, con todo lo que posees y siempre has tenido, con la sublime manera de mirarme a los ojos, con esa fuerza al decir mi nombre, vuelves para tomar tu lugar, para volver a ser quien eras en mi vida: una reina, que jamás ha sabido nada de éste mortal que la ama como a su vida misma, vuelves una vez más, y al verte llegar no puedo más que sentir una inmensa alegría, por volverte a tener en mi vida.

Pero justo ahora, no necesito nada más de ti, mejor hubiera sido, jamás reencontrarte, jamás haber leído aquel mensaje, jamás volver a sonreír por tu presencia en ésta maldita ciudad; mejor hubiera sido, que yo hubiera podido olvidarte de verdad….


“no te he dejado de amar”

Soñé que te veía venir, justo como te fuiste un día sin avisar; dejándome atrás con todas esas palabras de amor, junto con esos pocos besos que pudimos concretar, con aquella tarde tumbados en la cama, con los muchos kilómetros que logramos viajar y con las muchas esperanzas que tú creaste. Y al verte venir con los brazos llenos de más besos, más tardes y muchos más kilómetros recorridos con renovadas esperanzas, no pude más que comenzar a llorar, para pedir que todo eso fuera verdad, desde la última vez que nos vimos han pasado tantas cosas en mi vida, que ya no sé si sigo siendo el mismo o si termine por cambiar, pero si algo te puedo asegurar y que ni por un solo segundo desde aquel día te he dejado yo de amar.


“yo sigo aquí”

Ah sí supieras, cuantas veces he soñado contigo, cuantas veces he vuelto a la playa donde nos quisimos, cuantas veces me he quedado sin que decir cuando nuestras amistades me preguntan por ti.

Yo sigo aquí, extrañándote cada día a morir, viviéndote aunque ya no estés más en mis días, respirando lo que quedo de tu perfume en mi almohada, y queriéndote como nadie más lo ha siquiera soñado.


“sólo un beso”

Ya demasiado tiempo en que la lluvia no toca la piel, demasiado tiempo en que extrañarte es una arraigada costumbre, y en que no he podido salir de éste lugar en donde fue nuestra última primera vez; es demasiado tiempo para una soledad intransigente que se mete donde no debería, para las bardas que ella crea entre el mundo y yo, para los dolores que mi alma sufre desde que no estás más…

Y es sólo un beso lo que hace falta para que encuentre la libertad, es un beso como uno de esos sueños en los que solíamos visitar las estrellas en nuestra nave espacial; es un sólo un beso y nada más lo que se requiere para que en mi piel pueda volver a llover…


“justo como ayer y como hoy”

Siempre serás la mujer más bonita que he conocido, siempre añorare los días en que besaba tu frente y tus amigas murmuraban lo mucho que se me notaba cuanto me gustabas, y no te equivoques, siempre te recordaré con una sonrisa. A esos días de cine y plaza, que ya nunca volverán, a esa boda a la que fuimos juntos, y todo eso que siempre estará en mi mente, cuanto no diera por volver a tocarte por lo menos dos segundos, por volver a todo aquello.

Ésta es la última noche que te extraño, lo prometo, el día que decidí dejarte ir sin detenerte me prometí a mi mismo que afrontaría tu ausencia intentando recordarte siempre con alegría, pero a veces, muchas veces me gana la nostalgia, por eso he decidido solo recordarte de vez en cuando, para que tanta melancolía no ahogue mis sueños, solo lo suficiente para poder sonreír cada vez que el mundo se vea solo y triste justo como ayer y como hoy.


“justo ahí”

Y justo ahí, estabas tú, tan verdadera y única: tan digna y benigna, tan bella y perfecta. Eres todo lo que siempre quise, todo aquello que nadie más supo, eres la clave para este rompecabezas que es mi corazón, eres la luz al final de camino, y la esperanza de un día mejor.

Eres ya el sueño del que nunca quiero despertar, un cuadro de alcatraces; las flores favoritas de mi madre, y un dulce susurro de mi ángel de la guarda, eres lo que Dios prometió a mi vida, aquellas cosas que muchos olvidaron preguntar y lo que jamás dudé frente a las otras personas.

Justo ahí, en donde no te pedí, en donde no te esperaba, en donde no te sabía, justo en donde debías estar.


“solo era una historia”

No te demores demasiado en volver, ésta es la noche; por fin, el trabajo, la escuela, la calle, nada basta para sustituirte, y hoy por fin lo sé y lo reconozco ante ti, yo tengo para ti tanto amor, para ti tanto que entregar, tanto por esperar.

Por solo ésta noche, serás por fin mía; por fin podrás decirme mi amor, y susurrarme al oído todo lo que sientes, aunque esto solo sea un sueño y aunque tú no puedas venir más.

Y pensar que solo es una historia, que solo es un cuento bien contado, y que mis sueños sea ahora nuestro único lugar…


“camino”

Mi camino comienza  muy de mañana, camino a mi escuela, y en el camino tu espíritu me acompaña, suelo recordar aquellos días cuando tocabas presuroso a mi puerta, y me hacías compañía hasta ese gran portón azul. Y hoy, solo eres un viento que apenas siento, un recuerdo que se pasa todo el día atormentando en silencio mi vida, y yo, no sé cómo decirle al corazón que ya no volverás, que nunca estarás aquí otra vez.

Mi camino comienza  muy de mañana, termina ya caída la tarde, se alarga mucho más de lo necesario, y tú eres culpable, tu eres el que no debió irse, y yo la que debió haber sido más paciente, el tiempo no vuelve atrás, la vida continua velozmente, y en mis lagrimas no encuentro más sueños, no hay más esperanza.

Aunque no estés, eres aún la razón por la cual camino…


“no más palabras”

Me he quedado sin  palabras, al parecer ya no es posible que te escriba ni un verso más, ni una sola frase de amor escondido, desde hoy solo me quedaran las miradas que te lanzo en la lejanía, desde hoy solo me restaran los sueños que tengo contigo, y las muchas noches que ni siquiera duermo solo para pensar más  y más.

Hoy no me quedan palabras, solo un café a medio oxidar, solo una almohada vacía, solo un silencio espectral, solo me queda mi soledad…


“míranos”

Ayer me decías tantas cosas bellas, ayer me hacías sentir como el único hombre en tu vida, y mírate hoy alejándote en los brazos de él, mira como sufro, como me duele el corazón, como me parte el alma que tú seas feliz y que la causa de tu felicidad no sea yo.

Apenas ayer podíamos soñar con un mundo mejor, con un cielo nuevo, y con nuevas palabras que nadie más pudiera entender, y míranos hoy fingiendo el no conocernos para que él no se enfade contigo y no me intente golpear, fingiendo que los últimos 6 meses solo fueron un sueño del cual ayer nos toco despertar.

Ayer tenía tantos sueños para ti, tanto amor para darte, tantos abrazos y tantos besos para hacerte sentir mejor, y mírame hoy, resignándome a llevarlos todos en mi espalda para emprender el camino de ida, un camino donde tú no me acompañaras mañana…


“sueños”

Y ahora que el futuro es solo una estela de sueños, puedo decir que aspiro a mucho para este nuevo año, el compromiso se debera mantener como hasta ahora: continuar soñando y hacer parte de esos sueños a todos los que por algún motivo lleguen aquí, continuar publicando y hacerlo cada vez con más energía, continuar en la busqueda se secciones nuevas y mantener aquellas que ya existen para que no decaigan en el olvido, permitirme expresarme tan libremente como lo necesite en el momento y dejar atrás los tapujos porque sé que no me llevarán a ningun buen lugar; hoy es el último día de este año y mañana habra de llegar un nuevo aniversario para la apertura de un nuevo umbral, y espero que esta vez igual que en las ocasiones pasadas ello solo signifique un crecimiento real.


“nada”

Nada es nada sin tus besos, nada es todo lo que tengo. 
Nada es nada no te creo, nada es nada, Nada es nada. 
Nada es nada si no entiendo, nada es todo lo que siento. 
Nada es nada si te pierdo, nada es nada, Nada es nada. 
Nada es nada si no espero, nada es todo lo que tengo. 
Nada es nada sin tus sueños, nada es nada, Nada es nada. 
Nada es nada sin tus besos, nada es todo lo que tengo. 
Nada es nada sin tus sueños, nada es nada, Nada es nada.

[Fragmento de la canción "Un Minuto Más" de La Oreja de Van Gogh]


“hasta pronto”

Y así es, por fin me ha llegado el momento para ir a una nueva Escuela Primaria, la misma emoción de siempre inunda mi espíritu y me revitaliza tal como me ha sucedido en ocasiones anteriores, pero en esta ocasión, el resto que se presenta frente a mi hace que desee tomar más en serio el conocer a mi grupo y con ello iniciar otro lapso en mi formación como Profesor de Primaria; todo ello reviste ciertamente de alegría mi rostro y me impulsa a seguir adelante ahora más que nunca, ahora a pesar de los problemas y de las circunstancias en que la vida me ha puesto; porque tengo la firme seguridad de que es aquí donde deseo estar y en donde debo estar, no logro verme de otra forma que no sea siendo maestro, y un verdadero maestro de humanidad, esa aspiración que desde el inicio de mi Escuela Normal ha acompañado cada uno de mis pasos, por ahora dedicaré unos días a conocer al Quinto Grado Grupo “A” de la Escuela Primaria que se me asigno en una comunidad rural de mi región, y ello hará que me ausente de aquí pero al volver les aseguro que tendré muchas cosas que contar y mucho por escribir.

Por ahora solo les hago la misma invitación de siempre: persigan sus sueños y no se detengan ante las dificultades porque son ellas las que le dan un verdadero sabor a nuestra vida, y les dejo un pequeño hipervínculo para que si desean puedan pasar a alguna de las publicaciones que con anterioridad he compartido con ustedes.


“un punto ciego”

Me he vuelto tan solo palabras vacías, sin un motivo ni un fin; he sido ya aquello que decidí ignorar, un punto ciego al cual jamás notaras, una ola más del mar, un grano en tu playa, una nube oscura en un día de lluvia  y una estrella en la vía láctea, dejando atrás mi propia vida he ido todo este tiempo en pos de ti, nada en este mundo vale tanto como tú, y todo por tus besos, me he vuelto ya tan solo olvidos descuidados de algún poeta enamorado, rimas que vienen y van, solo tú tienes la llave mi mundo, solo tú princesa de charol y luz, solo tú podrías decirme adiós y aún así seguiría tu camino por todas mis vidas, volviéndome un fantasma que nadie ve, una mirada clavada en la pared, una rosa de abril, una mañana fría de primavera, te seguiría siendo mil y una cosas, cosas que no sueles notar, pero que al igual que yo, siempre ahí estarán…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores