-Memorias del Profe-

Archivo para 9 mayo 2010

“como lo conocí”

Aquí sentado cerquita de ti te quiero comenzar a contar la historia de cómo le conocí; yo tenía muchos menos años menos, mi rostro no tenía tantas arrugas como hoy y mi sonrisa era más franca y sencilla en una palabra aun tenia juventud, y lo conocí cuando no pensé que lo necesitaba; me abrazo el alma y me beso los sentidos, hizo suyo todo lo mío y me dio una razón para vivir. Conocí su nombre poco después de verlo por primera vez abriendo sus brazos para un abrazo eterno, y supe su historia de boca de otras personas que ya lo amaban, supe entonces que había sido traicionado por otros y olvidado por muchos, que sufría eternamente por no poder hacer que los hombres lo voltearan a ver pero que pese a todo siempre estaba presente.

Entro en mi vida de la forma más sencilla y tranquila, de una forma en que nadie más pudo haber entrado, y con sus lágrimas enjugo mis penas, su sangre tiño mis matices de aurora y su rostro envolvió a mi realidad, tomo mi vida y la cambio, cimbro mis cimientos y apaciguo mis deseos, hizo maravillas en mi, y aun hasta la fecha sigo viniendo a verle y sigo creyendo que el entra en mi vida de una forma lenta y sencilla de la única forma que él sabe hacerlo, y sigo teniendo fe en que el renueva todas las cosas y así mismo me renueva a mí. Si, lo conocí hace muchos años ya, cuando tenía muchos años menos y mi rostro no tenía tantas arrugas como hoy, pero mi alma, te lo digo en verdad, es hoy mucho más joven y vibrante y mi corazón no se cansa de latir gracias a él.

Anuncios