-Memorias del Profe-

Archivo para julio, 2010

“31/31 de Julio”

Hoy termina Julio y como con los meses anteriores toca al Sumario del mes, el mes número siete de este 2010 ha sido el final de mi segundo semestre y mi primer mes de vacaciones de verano, a lo largo de este mes han sucedido muchas cosas buenas que me alegraron en su momento, tuve la oportunidad de viajar a la Cd. de Oaxaca y regresar con buenos recuerdos, también mi abuela cumplió un año más de vida y pudimos celebrarlo junto al mar como a ella tanto le agrada, un mes muy tranquilo en aspectos personales y que me sirvió para reflexionar sobre lo que quiero a futuro,  un mes lleno de nostalgia por las cosas que viví antes de este blog y también por las historias de amor que a veces no he logrado terminar como me hubiera gustado en su momento, en términos generales un mes tranquilo  que transito muy lento para fortuna mía.

Aun me restan tres semanas más de vacaciones y pronto habré de comenzar con el tercer semestre de la Licenciatura, espero que el Agosto que mañana comienza sea fructífero en más de un sentido.


Anuncios

“te quiero”

Quiero dormir eternamente para encontrarme en tus sueños,  quiero poder guardar secretos que nadie más que tú pueda entender,  quiero volver a oler tu pelo en el verano, y observarte junto al cielo azul de abril; quiero poder hacerme eterno en tu piel y dejar mis besos tatuados en tu cuerpo, quiero cubrirte con mi amor y dejar que el rocío matinal sonroje tu angelical rostro, quiero permitirme amarte como nadie más lo ha hecho, y dejarte creer que soy tuyo en cualquier lugar y en cualquier momento porque así es en realidad….


“te fuiste”

El cielo te tomo en sus brazos y te alejo de todo el mal, la vida misma abrió mil caminos en los que te perdiste y nunca me dijiste que tal lejos te ibas. Mi beso no pudo alcanzarte y mis ojos te perdieron, se derramaron las lagrimas y los sentimientos se confundieron, aunque siempre fuiste todo lo que necesite hoy no me encuentro sin ti, un viejo veliz no sirve para guardar todos nuestros recuerdos, porque estas presente en cada momento de mi existencia y vives en cada fibra de la grieta que tiene mi corazón a causa de tu voz y aunque las esperanzas aun son muchas no alcanzan para volverte a ver…


“yo te soñaba”

La vida regresa al mismo punto donde comenzó y nuevamente estas sentada junto a mí, nada ha sucedido entre nosotros y tu continuas mirando el horizonte como esperando a que algo suceda en esta plaza: ni los muchos años ni los besos fueron verdad, todo fue un producto de mi necesidad de ti; yo soñé que volábamos por el mundo y que juntos conquistábamos todas las palabras que el hombre ha podido crear, que éramos felices y que tú me dabas una oportunidad para hacerte sonreír y me dejabas ser tu morada…  Soñaba que podía morir en este mismo segundo por ti y que era yo el héroe de tus historias, que nada podía detenerme y que nadie podía separarnos, pero no nada fue verdad todo fue producto de mi necesidad de ti, ahora estamos sentados como al principio de todo y solo bastara con que te voltee a ver para que me sonrías y todo vuelva a comenzar…


“me hace tanto bien”

El rocío de la mañana llega e inunda todos mis sentidos y tú me haces tan feliz despertando junto a mí, a veces te digo cosas que no son, solo para que pienses mas en mí y para que termines amándome como yo lo hago contigo, pero siempre dejo que me ames de la forma en que prefieras y que me entregues tu amor como tú lo decidas, naturalmente me haces sentir tantas cosas cuando estas al lado de mí y me dices en silencio palabras que no logro comprender pero que mi alma entiende completamente por ti, y yo soy la hoja que lleva el viento que va volando a tu alrededor, y tu el aire que me levanta que me da fuerza para este amor, tu amor me hace tanto bien. Tu amor me hace tanto bien de tantas formas tan distintas que me envuelves con todo tu amor…


“Ciudad de enamorados”

Era una ciudad como tantas otras, hasta que se conocieron el uno al otro y decidieron permanecer juntos frente a las tempestades propias de la urbanidad; ellos embellecieron sus callejuelas con esmeraldas y cristales de mil colores, y en cada una de ellas se escribió la historia de dos furtivos amantes que sin permiso de nadie comenzaron a amarse, ellos creyeron en la libertad y construyeron juntos reinos imaginándolos en cada nuevo atardecer y en cada nuevo amanecer, el sol reinaba en ellos y era él quien les daba la seguridad se seguir creciendo en su mutuo amor.

No importaba si había fuego, hielo o agua rodeándolos porque para ambos bastaba verse reflejado en los ojos del otro para ser feliz: era invierno fuera pero verano dentro de ellos, era otoño en la ciudad pero primavera en sus adentros, la luna nacía y crecía pero jamás moría en sus eternas noches de pasión y unión y eran felices en esa mágica cuidad que como su amor comenzó a florecer y crecer desde el día en que se conocieron…


“me quedan”

Tu beso, el viento y el mar que todo ocultaba: eran tan dulces las mañanas junto a ti, despertar y sentirte cerca era lo mejor que esta vida me podía dar, y aunque sé que después de tu despedida ya nada será igual al menos, aun me quedan esas mañanas en mis recuerdos y el sonido de las olas en mis memorias, tus huellas en la arena y la espesa espuma que aparecía sin cesar.  Aun me quedan los muchos días que vivimos juntos y las noches en que nos amamos sin restricción, me quedan los caminos que recorrimos y las risas que soltaste al viento, se que nada es lo mismo dos veces, pero al menos puedo volver a vivirte en mis sueños…