-Memorias del Profe-

“tan feliz”

Cuando perdí mi última esperanza no sabía hacia dónde ir, ya no conocía ni mi propio rostro; mi realidad era la desesperanza, ¿sabes?  Estuve esperando mucho tiempo por alguien como tú, con un amor tan sincero que dañara de muerte a mis miedos, con ilusiones nuevas que no tuvieran miedo de nacer en el desierto que en ese entonces era mi corazón.

Y mírame hoy, tan feliz y sonriente a la vida, que hasta he olvidado cómo se siente la tristeza, como se vive sin amor, como se camina sin esperanzas, como se respira sin motivos, he olvidado cómo fue mi vida antes de ti, borrado como el simple cuento sobre el agua escrito por el viento, ese del que habla nuestra canción; así me he olvidado de todo lo que antes aprisionaba a mi pobre corazón, que hoy late con más fuerza que nunca, dando vida nueva a mi cuerpo y dando fuerzas nuevas a nuestra historia.

Anuncios

Una respuesta

  1. erick said rangel barron

    TIENE MUCHA RAZON EN LO QUE DICE

    13 marzo 2011 en 7:48 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s