-Memorias del Profe-

Archivo para mayo, 2011

“31/31 Mayo”

Mayo ha concluido, y detrás quedan muchos pequeños y grandes detalles de este mes que resulto en más de un aspecto mejor de lo que esperaba; son los problemas aquellos que le dan sabor a nuestra vida, y saber que este camino que recorro después de todo no es ni tan llano ni tan plano como pensaba me ha devuelto a la realidad de no estancarme en la conformidad de lo que ya he logrado, de buscar nuevas formas de escalar la montaña que se presenta frente a mi; en este mes visite nuevamente una escuela primaria y ahora se tejen muchas esperanzas de lo que viene pronto.

También  Mayo significo una nueva forma de libertad, esta vez como consecuencia de la cobardía que no aceptaba hasta su despedida en brazos de otro, y es momento de no ver más hacia atrás, de entregarme a la realidad que se teje día a día y que me promete cosas nuevas si las sé esperar, producto de esto aquella frase que resonó en mi mente: “quien te dice que las oportunidades solo se dan una vez en la vida te miente, así como las mareas del mar vienen y van, las oportunidades vuelven a llegar si las sabes esperar”, y ahora no solo se trata de esperar sentado en la banca con la esperanza de que alguien llegue, me atreveré a buscarle por las calles y las avenidas, en la sombra y bajo el sol, porque vida solo hay una y no hay tiempo suficiente para seguir con lamentos e inamovilidad.

Hoy le doy la despedida a Mayo y a partir de mañana habrá de comenzar un nuevo mes, con un nuevo fondo para la bitácora y con nuevas expectativas para lo que vendrá.

Anuncios

“Cielo Rojo”

El mes esta pronto a terminarse, y un día antes del sumario de lo que ha sucedido, comparto un poco más de música, en esta ocasión una canción muy tradicional en mi tierra, en voz de Aida Cuevas, Cielo Rojo. Disfrútenla.


“un segundo”

Es para mí una necesidad quererte, con este cariño tan diferente, tu siendo tan distinta de la luna bella, tan única y singular; es miel lo que tus labrios producen, néctar divino de pasión anidada en un alma olvidada, y te quiero solo porque si, no me hacen falta más razones, ningún agravio me hará cambiar, ninguna pena me adecentara, porque eres tú la realidad que yo quiero crear.

Y aunque yo pierda, el mañana llegará, una nueva noche nos cubrirá y con ellas nacerán esperanzas inmortales en tu alma y en la mía; que ni mil poemas podrán expresar, dame solo un segundo no pido más.


“un barco de letras en el mar de sueños”

El niño de la montaña,

lejos, muy lejos del mar,

hizo un barco de papel

y el agua lo puso a andar

Por el mar de sueños hechos agua

el barcos de papel y letras va.

Salió de un mismo puerto.

¡Quién sabe hasta dónde irá!

Sopla el barco el niño

y navega al azar.

¡El niño de la montaña,

nacido lejos del mar!


“La gata bajo la lluvia”

Este mes casi se termina, pronto llegará el momento de echar un vistazo atrás y de vestir de forma diferente a mi blog, por hoy, paso a compartir un poco de música, en esta ocasión una canción que tiene muchos años encima y que me encanta por su mensaje de nostalgia, en voz de la inmortal Roció Durcal, La gata bajo la lluvia.


“no más mis manos”

Tome tu mano y tu de una forma lenta te alejaste, intentando que yo no notará que ya no te era cómodo que yo te tocara frente a la gente, que quizás tu corazón ya había comenzado a amarlo y que era yo el que había perdido tu cariño; tu mirada no fue la misma después de aquel lejano día cuando a la distancia me decías que me querías y que me necesitabas, y yo no supe cómo reaccionar, cuando deje que la cobardía tomara el poder de mis palabras y nervioso no pude hacer más que observar como por mí tus ilusiones se rompían.

Jamás fue un secreto que él te amaba desde antes de que yo te conociera y tampoco lo es que el haya ganado gracias a mis errores, siempre fui un caballero mediocre, poca cosa para tu una princesa tan hermosa, siempre fui un mozo cuya armadura se oxido en batallas que jamás vio, y tú siempre seguirás siendo la maravillosa mujer que un día sin permiso llego, pero ahora, ahora son sus manos las que te toman y no más las mías.


“sin sentir pena”

Ya me voy, tú no te preocupes, la vida es solo una y no pienso invertir más tiempo en amarte mientras tu viajas lejos en sus brazos; sé muy bien que jamás fuiste mía pero no puedo evitar pensar que quizás algún día pude haberte hecho feliz, pero no, esta vida solo sabe de penurias, solo sabe de días que se alargan sin tu presencia debajo de la lluvia, solo sabe de cómo yo me aleje, de cómo mi cobardía no pudo abstenerse de hacer presencia en nuestra historia.

Y me voy, no porque tú me lo pidas o porque deba hacerlo, simplemente lo hago porque sé que mi presencia es ahora la que sobra, que tú ahora con él eres al fin feliz, que mi vida y la tuya jamás volverá a unirse bajo la Luna y que este verano fue el último en que pude mirarte a los ojos sin sentir pena de mi.