-Memorias del Profe-

Archivo para junio, 2011

“30/30 de Junio”

 

Último día de Junio, y también uno de los últimos de mi agonizante cuarto semestre, este último mes ha significado muchas cosas en mi vida, tuve la oportunidad de visitar dos escuelas primarias diferentes, para realizar diversas actividades en cada una de ellas, de conocer a un grupo de escuela multigrado y de volver a ver a los pequeños del tercer grado con que me toco realizar prácticas de este semestre; también fue un mes de noticias inesperadas, de despedidas anunciadas pero dolorosas, y de un nuevo camino que hoy más que nunca se nota incierto, pese a todo,  esta vida me continua mostrando un buen sabor, y me hace cada vez más consciente de lo que significa aquella premisa de “buscar la alegría en donde sea”, que ahora cobra un nuevo significado ante las sombras que el sol muestra y que no me atemorizan, sino me impulsan a no dejarme vencer jamás por ellas.

El mes de demostrarme a mí mismo que a pesar de las adversidades es aquí donde deseo estar, y de mostrarle al mundo una nueva oportunidad para mi, esta vez basada en lo único que es verdaderamente mío, el hoy, sin abandonar los recuerdos del ayer y sin despreciar las ilusiones de un mañana, le doy la despedida a Junio, el mes de la tensión que es sobrepasada por la emoción de querer continuar, y mañana habrá de llegar un nuevo, con todas sus posibilidades que suenan a eternidad, por el día de hoy, solo despido, ¡Adiós Junio!.

Anuncios

“Muñeca de trapo”

 

Mitad de semana, solo quedan escasos 5 días más para que este semestre termine, y mañana habrá de llegar el fin de este mes; paso por ahora a compartir una de las últimas canciones de este disco de La Oreja de Van Gogh, Muñeca de trapo.


“sol de media noche”

 

Sé que tu mano aun tiembla cuando te toco; no me puedes engañar por mucho que lo intentes, conozco cada parte de tu rostro como el trayecto de mi cama a la puerta de mi casa, y sé muy bien que sentirme cerca te pone nerviosa, que te mueres por decirme tantas cosas pero que las ocultas por tus propios testimonios, si tan solo pudiéramos dejar el pasado atrás, y hacer de cuenta que no han pasado los últimos tres meses, si tan solo fuera como la primer mañana botados en el piso de aquella plaza, cuando con una sonrisa te dije el primer “hola”.

Sé que tus labios se mueren por robarme ese primer beso que jamás llego, que nuestra cobardía hizo correr, como un reloj sin manecillas que no sabe de dónde viene ni a donde va, como dos náufragos de eso que sentimos y que aun no sabemos explicar,  como un sol de media noche que no entiende su propósito en la vida, como una estrella torpe que se desvía del camino de sus hermanas; así sé que te sientes, sé que me siento, pero todo tan alejados que carece de sentido voltear para atrás.


“recuérdame”

 

Recuérdame, como si ni un solo día hubiese pasado, como si el abril jamás hubiera sucedido, tan solo esto te pido; que recuerdes cada beso que te di en las oscuras noches de algún invierno eterno; que jamás suceda nada que me aleje de tus pensamientos, nada que haga que encuentres el amor en otros brazos que no sean los míos, los mismos donde posaste tu corazón aquel día frente al mar de Diciembre. Recuérdame cuando te sientas sola y cuando tomes como cada noche esa taza de café cargado, no me olvides en las frescas mañanas de los meses que vienen, no me dejes ir entre oscuros abismos que jamás me dejaran salir si tú me abandonas hoy.

Recuérdame, como si hubiera sido tu primer amor, como el hombre que más te ha amado y que siempre te ha esperado; solo recuérdame y vive para siempre en un dejá vu, el mismo que me encierra desde el primer día de esta odiosa primavera…


“Deseos de Cosas Imposibles”

 

La penúltima semana de vacaciones habrá de llegar mañana y estará llena de actividades y labores que realizar, por ello, paso a compartir un poco más de música, pronto acabare de subir todo este disco y abre de iniciar con otro que me encanta de La Oreja de Van Gogh, por ahora, de Nuestra Casa a la Izquierda del Tiempo, Deseos de Cosas Imposibles.


“abreme”

¡Ábreme la puerta!, no podre estar eternamente aquí, sé que crees que ha sido mentira, sé que crees que no vale la pena seguir viviendo si nada de lo vivido fue cierto; pero no le creas al mundo, no a las que se dicen tus amigas pero disfrutan verte sufriendo por sus mentiras, ni a tus padres que me desprecian solo por hacer lo que siempre he soñado.

¡Que me abras la puerta!, sé que me escuchas a pesar de esta puerta, y sé que sabes que yo solo te necesito a ti y a nuestra vida, no nos hacen falta ni tus amigas, ni tus padres ni mi familia que jamás te ha gustado; tan solo abre la puerta y no te resistas más a mis besos, dejemos el mundo atrás y vivamos de mucho más que simples sueños.


“promesa”

A veces el tiempo se nos detiene, en otras ocasiones la vida va demasiado rápido, pero conforme más crecemos parecería que el padre tiempo deja ir su arena más y más rápidamente; en realidad, cada día dura siempre lo mismo, en realidad los meses tienen año con año los mismos días, y no existe nada ni nadie que haga correr el tiempo más rápido, nada ni nadie más que nosotros; en los últimos dos años he sentido que mi vida se va más y más rápido; esto a veces me causa alegría porque de alguna forma sé que el camino que recorro me habrá de llevar a lo que deseo en algún momento, pero también a veces me causa un poco de expectación porque no sé nada de lo que viene sobre este camino, hace muchos años me prometí a mi mismo no dejarme engullir por la tristeza ni por la desesperanza, y estoy hoy más firme que nunca en esta promesa conmigo mismo, porque sé que las cosas suceden porque así debe ser, que no pueden controlarse las cosas que la vida nos presenta frente a nosotros y eso es innegable, sin embargo, lo que si podemos controlar son nuestras reacciones ante esas cosas; y si le abrimos el corazón a la esperanza y a la fe, nuestro corazón se inundara en ellos y no se quebrara frente a las tormentas por muy fuertes que estas sean.

 Vivir cada día con la alegría necesaria, y permitir que mi alma sea lo más libre posible es ahora el compromiso que tengo conmigo mismo, para poder hacer extensa la promesa de los años pasados.