-Memorias del Profe-

Archivo para septiembre, 2011

“30/30 de Septiembre”

El día de hoy se termina Septiembre y este mes se me ha ido demasiado rápido, estos días han significado muchas cosas en mi vida, de entre todas puedo hacer mención especial de las primeras semanas de mi quinto semestre que han estado cargadas de actividades y labores propias de mi nivel de estudios, he tenido durante este mes la oportunidad de leer 3 libros relacionados con  mi formación docente, dos de los cuales aún espero poder compartir pronto por aquí; también Septiembre ha significado compañía familiar y el comienzo de nuevas costumbres que espero perduren por mucho tiempo, un mes sin Sacerdote en Parroquia por las vacaciones del Padre Mario pero con muchas cosas bellas que las responsabilidades propias de ello traen consigo, de igual manera estos días me han servido para comenzar a visualizar ese futuro que cada día se ve más cercano y al cual aspiro con más fuerzas que nunca, Septiembre, un mes patrio por excelencia para los mexicanos y una época preciosa para dejar que ese orgullo se exprese de mil y un formas, el mes en que La Oreja de Van Gogh  ha lanzado al mercado su nuevo disco “Cometas por el Cielo” y el primero de mi espera para poder tenerlo entre mis manos, un mes lleno de sentimientos diversos, y de palabras que comienzan a acomodarse en mi alma.

En fin, Septiembre se ha ido velozmente y ahora solo queda esperar el  comienzo del primero de los 3 últimos meses del año, por hoy me resta solo decir: ¡Hasta pronto Septiembre!


“las lámparas en mi corazón”

Vivo con unas ansías enormes de que todo en la vida te sonría, y que ojalá por el camino te vaya muy bien; solo por los dos segundos más preciosos de mi vida: el primero cuando te conocí y el segundo cuando me hiciste tuyo con solo una mirada, solo por el beso más pequeño de mi existencia, el mismo que hizo explotar las lámparas en mi corazón, vivo en inercia bendita, en histeria no colecta y en el mismo tiempo en que yo me despedí, vivo atado a la cobardía y al miedo pero con la libertad encerrada en mi cuerpo; vivo con el espíritu en vigilia y con los sentidos alerta, vivo por tu magia, la poca que quedo impregnada en mi alfombra, y vivo por mi pecho emisario de notas tristes y poemas mal hechos; y aunque no sé si ya solo vivo o si es que acaso sin ti no puedo más que solo existir, sé muy bien que tú eres el origen de todo en todos en mi mundo, y que por ti, me daría al olvido en cien mil veces mil ocasiones, y me daría al fuego en alimento efímero, que entregaría todos mis sueños y aspiraciones por una gota de tu amor, sé muy bien que ya sea que viva o que exista, solo lo hago por ti…


“mi razón”

El silencio fue solo un pretexto, mi razón son tus ojos aquellos, negros y profundos, turbios y lejanos; tu boca esa, tan celosa y amorosa; tus pequeños detalles, grandes campanas que suenan en catedral, mi razón es la banca del parque y las 25 rosas de tu veliz, mi razón es tu sonrisa cuando eres feliz, y la belleza de un día de abril, mi razón son tus latidos y mi ansiedad por ti, son  esos pasos por el parque y el disturbio de la soledad de la plaza, son las nieves a media tarde y el café que jamás hace falta a la orilla de la cama, mi razón es tu corazón atado al mío por el tiempo y el amor, por amor, mi razón solo eres tú….


“Decálogo del maestro” -por Gabriela Mistral-

1. AMA. Si no puedes amar mucho, no enseñes a niños.

2. SIMPLIFICA. Saber es simplificar sin quitar esencia.

3. INSISTE. Repite como la naturaleza repite las especies hasta alcanzar la perfección.

4. ENSEÑA con intención de hermosura, porque la hermosura es madre.

 5. MAESTRO, se fervoroso. Para encender lámparas basta llevar fuego en el corazón.

6. VIVIFICA tu clase. Cada lección ha de ser viva como un ser.

7. ACUERDATE de que tu oficio no es mercancía sino oficio divino.

8. ACUERDATE. Para dar hay que tener mucho.

9. ANTES de dictar tu lección cotidiana mira a tu corazón y ve si está puro.

10. PIENSA en que Dios se ha puesto a crear el mundo de mañana.


“Epifanía”

No puedo evitar compartir un poco de esta divina poesía hecha música; espero que al llegar a sus oídos esta canción termine de nacer como lo hizo ya en mi alma; es Epifanía, con La Oreja de Van Gogh. Disfrútenla.


“mi pensamiento favorito”

Te has convertido en mi pensamiento favorito; tal como aquella primera tarde frente al mar, hay algo que en ti y en mi no va tan mal, es un dulce silbido que enmudece al alma, o quizás sea simplemente que desde que te vi no existen otros motivos para vivir; puedo parecer un loco lo sé, yo soy un experto para aparentar cosas que no soy, pero hay algo que nunca podría fingir, y es esta expresión cada que me tocas, es ese suspiro cada que te vas, es la manía de verte a los ojos y la dulzura con que mi voz dice tu nombre, solo tu nombre; convéncete mi amor, y deja de huir a lo que se que sientes, convéncete querida y solo comienza a soñar…


“tanto como un sol”

Nunca digo las cosas que deseo, pero entiéndeme por favor; es tu sonrisa un motivo claro para no dejarme morir, y son tus manos ese encanto que siempre llevo conmigo en mi corazón,  ese vestido azul, aquel que me hace pensarte cada segundo de mi existencia, y tus ojos tan bellos como el primer día de nuestro verano, y ahora solo necesito algo de tu vida, una señal que me diga que siempre será así; algo que me haga ver al mundo de un nuevo color, y es que desde siempre he sabido mi lugar en tus días, desde siempre me he encontrado en cada una de tus sonrisas y en cada uno de esas calles tristes, pero sinceramente nunca me resigne a ser solo otro amigo, a no poder encontrar la llave de tu amor, nunca creí que no podrías llegarme a amar si permanecía de pie junto a ti, y siempre tuve la esperanza de que mi pequeña estrella podría llegar a iluminarte tanto como un sol.