-Memorias del Profe-

“el último segundo de nuestra epifanía”

Basta de miedos, ya me basta de tener tanto rencor en mi alma y de no saber donde más guardarlo,  sé que soy culpable de todo lo nuestro, desde aquella tarde bajo la farola hasta el último segundo de nuestra epifanía; es solo culpa lo que corroe mis días y nada más que tan solo la esperanza de no volverte a ver, de saberte lejana, de saberte ajena, de saberte bien; de solo saberte pero no pensarte ni vivirte, de permanecer a raya de aquella tu vida, de aquellos mis días, de aquellos tus gestos, de todo lo que un día dejo de ser para ti y para mi…

Anuncios

Una respuesta

  1. El rencor siempre es mal consejero.
    Un abrazo

    19 septiembre 2011 en 2:37 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s