-Memorias del Profe-

“alma gemela”

El día de hoy comienzo esta serie de publicaciones especiales con motivo del segundo año de mi blog, y creo que no puede existir una mejor manera de comenzar que con un poco de música, en esta ocasión traigo para ustedes una canción perfecta para la ocasión, se trata de Hey, soul sister de Train.

 

Y al igual que muchas otras melodías que he compartido a lo largo de estos dos años, esta canción trata del amor, y de una expresión que en lo personal me encanta, el alma gemela: creo que todos aspiramos a encontrar aquel amor perfecto que nos lleve de la mano a ver al mundo de una forma distinta, con nuevos colores y  texturas, un amor que nos ayude a no seguir sintiendo tanto dolor y sufrimiento en nuestros días, pues es natural en nuestra naturaleza aspirar a ese amor épico que haga perfecto cada momento de nuestra existencia, y ésta es ciertamente una aspiración muy arraigada en mí, pues no es ningún secreto que muchas de las publicaciones que hago llevan un poco (o un mucho) de esta aspiración en sus letras, el amor por el amor ha sido durante mucho tiempo (y sé que seguirá siendo durante otro largo episodio de mi vida) el principal motor de los soliloquios que suelo escribirle al viento sobre sí, porque en realidad hace mucho tiempo que tan solo tengo a la soledad como compañera, más por una imposición de las circunstancias que por una decisión propia, más como una costumbre que como una elección, y desde hace mucho tiempo (casi 4 años) no he encontrado a esa alma gemela que haga de mi existencia una vida verdadera llena de plenitud, porque aunque ciertamente me siento pleno en muchos aspectos de mi vida, como mi familia, mi escuela, en mi religión y en muchas de mis amistades; sé que aún  hace falta la cereza del pastel, que llegue para completar los círculos que el pasado ha dejado tras de sí, que llegue para abrir el portal de un nuevo futuro que no tenga por fin manchas de un ayer.

Precisamente esa espera por el amor es lo que impulso en su momento hace muchos años que yo comenzará a escribir, y que escribiendo desahogara muchas de las culpas que por miedo no había logrado expresar en  su momento, el camino de mi faz como escribante se inicio meses y años atrás del comienzo de esta bitácora, que ha sido desde aquel 19 de Noviembre una extensión más del arrugado papel  donde comencé a decirle cosas bonitas al viento.

Anuncios

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s