-Memorias del Profe-

“fines y comienzos”

El día de hoy después de dos largas semanas ha concluido segundo y último periodo de prácticas de mi quinto semestre, y con el final de ellas ha llegado el tan anhelado receso invernal de dos semanas; en esta ocasión durante este semestre he vivido muchas experiencias de corte tanto positivo como negativas, y en realidad a estas alturas de mi Licenciatura agradezco que no todo sea miel sobre hojuelas porque de esta forma me he podido dar cuentas de vértices de mi vocación que se habían mantenido ocultos a mi vista, vértices que tarde o temprano se asomarían en el horizonte,  es por esto que agradezco que ello haya ocurrido más temprano que tarde; porque así como existen millones de vivencias hermosas que la Docencia otorga también existen una cantidad grande de vivencias que son difíciles de sobrellevar, circunstancias que en realidad escapan de nuestras manos y terminan envolviéndonos dejándonos así con pocos caminos de salida, en esta ocasión yo elegí retirarme de un grupo por cuestiones de seguridad personal, demostrándome a mí mismo, a base de pena y sufrimiento, que no puedo sentirme todo poderoso para mover al mundo a mi ritmo, y que antes que buscar soluciones sencillas y prácticas debo detenerme a sopesar las consecuencias de cada uno de mis actos, porque de no hacerlo puedo poner en riesgo no solo mi integridad sino también la de mis alumnos, la cual debo procurar por sobre todas las cosas.

Afortunadamente, después del penoso incidente en mi primera semana de prácticas se me brinco una nueva oportunidad de conocer un nuevo grupo, con el cual, a raíz de aprender de mis errores, pude vivir una experiencia muy agradable, que no solo me sirvió para entender que cometí errores y comenzar a comprender mejor esta carrera que elegí, sino también para hacerme más consciente de lo que ella me exige conforme voy avanzando en mi preparación, así a escaso año y medio de concluir mi Licenciatura puedo comenzar a prepararme como ser humano para desempeñar una de las tareas más hermosas y humanas que existen, la educación.

Anuncios

Una respuesta

  1. Debe ser difícil ser docente. Es algo que me gustaría hacer, pero, por un lado, no me animo, y por otro, ya hice mi carrera de bibliotecóloga y no me da para empezar otra carrera tan exigente como esa!
    Que pases lindo tus vacaciones invernales. Yo estoy por empezar las de verano, después de año nuevo.

    24 diciembre 2011 en 10:43 AM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s