-Memorias del Profe-

“una cruz de madera”

Es verdad te extraño demasiado, hace meses que no puedo sonreír sin que tu recuerdo venga a mí como un río de sangre; no he podido despedirme de tus cosas, no he podido llevarme conmigo las mías, sigo prendado a ti como la primera mañana en aquel hostal, sigo viviéndote como en aquella efímera noche a la orilla de la rivera de La Plata, y llevo una cruz de madera en el pecho desde el día que no éstas, ella me dice las cosas que siempre quiero escuchar, ella me oye en las peores de mis veladas, aguanta mis reclamos y mis culpas, soporta mis dolores y desaires, ella me hace la eterna compañía que tu prometiste pero que jamás pudiste obsequiar, llevo una cruz de madera y en ella va prendado tu último suspiro.

Anuncios

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s