-Memorias del Profe-

“La Eternidad de las Flores: La Búsqueda III”

Ambos no pudieron esconder su sorpresa al saberse conocidos por ese humano que parecía tener más de un siglo de edad.
-¿Qué sucede? ¿Me he equivocado? –Dijo con una voz animosa Génova, el hombre que los había recibido en la puerta- Lo que sucede es que el parecido es increíble.
-No, sí es así, somos nietos de ellos, es solo que no pensábamos que sacarían conclusiones tan acertadas y mucho menos después de tanto tiempo – Respondió Inírion mirándolo a los ojos-
-¿Qué ha sucedido? ¿Cómo están sus padres?, no pensábamos encontrar a algún Arbóreo nunca más y ahora están ustedes aquí enfrente nuestro, por alguna razón debe ser –Dijo el otro anciano que al parecer era Niko el hermano mayor de Génova-
-Están muertos- Dijo la joven Drow sin una molécula de emoción en su rostro, como quien ya está acostumbrado a vivir entre muertos-
-¿Qué?, pero ¿Cómo? Eso no es posible, tenia esperanza de volver a estrechar las manos de Obito y de Ithilior después de tanto tiempo –respondido cabizbajo Génova-
-Así es, mi Padre fue llamado a la presencia de la Diosa para que yo saliera de mi Villa y el padre de Aunrae por su parte….-Inírion guardo un momento de silencio al no saber que decir al respecto-
-Fue asesinado por unas malditas escorias, que al parecer están tras la huella de todos los Arbóreos en el mundo, por eso estamos aquí –Dijo la Drow mirando a ambos humanos- nos han mandado por ustedes y por los demás Arbóreos, quiere que los volvamos a unir.
-LA DIOSA MADRE quiere que sus Arbóreos vuelvan a estar unidos –Dijo el Elfo Nocturno como corrigiendo lo que Aunrae estaba diciendo- la hemos visto y nos ha pedido que vayamos por todos.
-Así que han visto a la Diosa Madre- Dijo Niko dando la espalda a todos- quizás después de todo nuestra comunidad no haya muerto, tu abuelo solía decirnos que siempre seriamos Arbóreos, y que aunque no estuviéramos juntos siempre seriamos familia, sus palabras siempre provenían de la Diosa… está bien, yo iré con ustedes.
-Y claro que yo también. -Dijo Génova al instante-

Ambos ancianos tomaron las cosas que creyeron que necesitarían para el viaje, entre ellas sus antiguas ropas de Arbóreo que a pesar del tiempo no habían envejecido ni se habían roto, entonces, la caravana eternal continuó con la búsqueda de los otros Arbóreos.

Ya fuera del pueblo en lo profundo del bosque los 4 caminaban por la nieve concentrados en encontrar la próxima hoja de roble que marcaba el mapa, repentinamente todo se lleno una neblina muy extraña, una neblina que tomó por sorpresa a Niko y a Génova quienes no supieron cómo reaccionar, Aunrae e Inírion por su parte tomaron sus armas pues conocían muy bien lo que significaba esa espesa neblina.

-¡La sangre llama! Su clamor de venganza será saciada en esta tarde –grito al viento Aunrae-
Inírion por su parte tomo el báculo que la Diosa le había obsequiado sin saber a ciencia cierta qué hacer, sin embargo recordó lo que sus palabras habían hecho con la fogata unas horas atrás, entonces alzando su báculo rogo a la Diosa Madre que no lo dejará caer de su mano y de la punta de su báculo nació una gran llama azul que ilumino todo alrededor despejando la profunda neblina, entonces todos pudieron ver una gran sombra que corría velozmente por los arboles, Aunrae corrió rápidamente hacia ella con ambas espadas en sus manos pero la sombra era mucho más veloz que ella y no lograba alcanzarla, hasta que finalmente decidió lanzarle una de sus espadas que termino sujetando a la sombra a un árbol por su pierna, Inírion entonces apunto su báculo hacia el asesino y diciendo en voz baja algunas palabras en elfico antiguo lanzó un gran rayo de fuego que consumió en su totalidad aquella sombra sin dejar ninguna huella de ella.

Segundos después todo estaba despejado, Niko y Génova no sabían que decir para agradecerles a los jóvenes elfos que salvaran su vida, sin embargo no fue necesaria ninguna palabra Inírion les sonrió y dijo -continuemos.

Anuncios

Una respuesta

  1. Selecciono: “Ya fuera del pueblo en lo profundo del bosque los 4 caminaban por la nieve concentrados en encontrar la próxima hoja de roble que marcaba el mapa, repentinamente todo se lleno una neblina muy extraña, una neblina que tomó por sorpresa a Niko y a Génova quienes no supieron cómo reaccionar, Aunrae e Inírion por su parte tomaron sus armas pues conocían muy bien lo que significaba esa espesa neblina.” (…)

    24 abril 2012 en 5:48 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s