-Memorias del Profe-

“La Eternidad de las Flores: La Búsqueda VI”

Después de horas de búsqueda Inírion encontró una pequeña posada alojada en un barrio lejano del centro de la ciudad en donde se leía en una tabla una frase escrita en élfico antiguo, por lo que todos pensaban que solo era parte de la decoración, “A pesar de las hojas y el viento, siempre tendrán un lugar aquí quienes esto entiendan”, sin dudarlo Inírion busco a todos los Arbóreos y los reunió frente a esa posada a la que llamó tocando la puerta con su báculo.

-¿Qué se desea allá afuera? –Dijo una extraña voz que provenía del interior de la posada y no parecía pertenecer a un humano-
El Elfo Nocturno respondió en Élfico “Deseamos refugio y alimento”, acto seguido la puerta se abrió y de ella apareció una extraña figura, un viejo mapache que tenía un bastón en una mano y una linterna en la otra.
-¿Cómo es posible?, Lo veo y no lo creo, ¡Mapache! –Grito dando un brinco instantáneamente Nuty quien iba en el hombro de Niko- 
-¿Qué?, ¿Cómo es posible?, habiendo cientos de ciudades apestosas tuvieron que llegar aquí, pensé que jamás tendría que volver a verles y mucho menos ahora que soy viejo y no podría defenderme de sus estúpidas jugarretas –Dijo el Mapache alzando la lámpara hacia los forasteros a pesar de que el sol aún clareaba la tarde en la ciudad-
-Bueno, la vejez es algo que nos ha llegado a todos viejo amigo – Dijo Niko al mismo tiempo que se acerco para saludar al vetusto mapache-

Entonces, Los elfos se presentaron con el mapache casero y le explicaron todo lo que sucedía, el grisáceo rostro del mapache reflejaba la sorpresa con cada frase que salía de la boca de Inírion y Aunrae pues no podía explicarse como esos dos jóvenes tenían un enorme parecido con sus abuelos tanto físicamente como en sus comportamientos y palabras.
-Veo que no existe ninguna otra posibilidad, en ninguna otra posada aceptaran animales -lanzando una mirada hacia Nuty- en las habitaciones, además, son tan viejos que de no ser porque todavía respiran tranquilamente podrían ser recibidos en el Campo Santo, tendré que soportarlos, esta posada los recibirá, y solo por la memoria de mi hermana Confused –Dijo el mapache y luego les mostro a todos sus habitaciones en donde los humanos y la ardilla descansarían hasta el retorno de los elfos tras su búsqueda de los otro arbóreos-

Todos pasaron la noche en la posada, pero la Diosa Madre se le mostró en sueños a Inírion para prevenirlo; en ese sueño… un gran manto blanco cubría todo e Inírion se sentía fuera de su cuerpo, como un espíritu más de los que acompañan a la Diosa en sus trayectos nocturnos, entonces escucho la voz femenina que le hablaba en la lengua de sus antepasados: Su nombre es Torothal, una antigua deidad de los ríos a quien hace mucho tiempo enfrenté y vencí con mis ejércitos, pensé que la derrota la habría hecho perecer, pero no fue así, la Diosa del Río ha sido la responsable de todas las catástrofes que los han seguido, desde la salida de La Arboleda de las Lunas de tu abuelo hasta su destrucción, y también los asesinos que los persiguen pertenecen a su sequito, es necesario que Aunrae y tú apresuren la búsqueda de los otros Arbóreos, siento a la muerte cernirse sobre ellos, y si ustedes no acuden a ellos pronto, Torothal habrá cumplido sus deseos.

Inírion se despierta abruptamente de su sueño y encuentra en sus manos 8 piedras que brillan con las luces del arcoíris, entonces escucha la voz de la Diosa Madre que le dice suavemente al oído:Traigan a todos mis hijos aquí, utiliza estas runas para defender mágicamente esta posada en donde no les sucederá nada, apresúrate hijo mío.

Entonces Inírion coloca las runas en diversas partes de la posada y despierta a Aunrae para explicarle todo lo que ha visto en sueños, ambos emprenden el camino muy de mañana hacia los desiertos lejanos del Este en donde se encuentra la hoja de roble más cercana…

Anuncios

3 comentarios

  1. Hey me parece encantador tu texto, tan faérico. Creo que tocas algunos puntos que a me encantan, aunque confieso que no había pensado en los arbóreos, generalmente pienso en Hadas, Duendes y Guerreros.

    14 mayo 2012 en 7:23 PM

    • Muchas gracias por comentar, ésta entrada en particular forma parte de una colección titulada “La Eternidad de las Flores”, una pequeña historia dividida en capítulos que publico semana con semana, si gusta ver todos los capítulos únicamente de clic en la etiqueta “La Eternidad de las Flores” de esta entrada y aparecerán todos los capítulos publicados hasta ahora, si no me equivoco son 14.

      15 mayo 2012 en 12:35 PM

      • Lo mismo hice con varios de los textos que tengo y posteriormente los reuní en uno solo, Como en Bushido, Bestiarias, Los capitales y Descenso al Infierno

        15 mayo 2012 en 12:56 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s