-Memorias del Profe-

Archivo para julio, 2012

“31/31 Julio”

Julio se ha ido, un mes de vacaciones; para preparar el cuerpo y la mente para el nuevo reto que se asoma a la vuelta de la esquina; unos últimos días en puebla que han sido excelentes para crecer espiritualmente y convivir con amigos importantes. Julio ha significado muchas cosas, pero de él me llevo sin duda la oportunidad de tener un poco de paz antes de todo lo que sé vendrá. ¡Adiós Julio!


“La Eternidad de las Flores: Florecimiento contra tiempo IV”

Apenas llegaron a La Posada del Mapache los Elfos junto a los demás Arbóreos prepararon todo para su partida, Inírion hablo con la Redentora y ella le indico el camino a seguir, desde su posición debían rodear las montañas heladas de Hilldeath y entrar en las profundidades de los olvidados Valles de Argento, ahí encontrarían el sendero que los llevaría hasta las ruinas de La Arboleda.

Tan pronto como tomaron camino una espesa neblina cubrió la ciudad en donde habían estado hospedados, a la puerta de la Posada del mapache llamo una fría mano que no tuvo compasión de su existencia y le arranco con sufrimiento hasta su último suspiro con toda la verdad de lo que en ese lugar había sucedido durante las últimas semanas.

Mientras tanto los Arbóreos pasaron algunos días bordeando la cordillera maldita que rodeaba al recinto Arbóreo, ahí la presencia de la Diosa Madre era cada vez más poderosa, todos los ancianos que acompañaban a los dos jóvenes Elfos comenzaron a sentir como sus fuerzas se restablecían con cada paso que los acercaba a su antigua morada; no había tiempo que perder, las fuerzas de la Diosa Fluvial le seguían los pasos y no se detendrían ante nada ni nadie, continuaron su camino cuesta arriba hasta que finalmente en el quinto día de travesía se encontraron con los inmensos Valles de Argento, que parecían estar dormidos en el tiempo, ahí algunos wisp y otros espíritus del bosque los ayudaron a encontrar el camino hasta su hogar a cuya puerta llegaron un día antes de la Luna Nueva.


“beata Ma. Inés Teresa del Santísimo Sacramento”

Señor, Padre Santo,
que sostienes y guías a la Iglesia,
Tú has glorificado a tu sierva fiel
Madre María Inés Teresa
del Santísimo Sacramento
fundadora de la Familia Inesiana.
Ella vivió en sencillez y alegría,
en contemplación y acción,
inflamada por el ansia misionera
de dilatar el Reino de Cristo.
Ayúdanos a imitar su caridad misionera
y, por su intercesión, concédenos la gracia
que hoy te pedimos confiadamente. Amén

Padre Nuestro, Avemaría, Gloria.


“me enamora”

El día de hoy les comparto un poco más de música, esta canción me encantaba en su versión original, pero ésta nueva sin duda se lleva las palmas, Juanes con Me enamora. Disfrutenla.


“consejo”


“a Don Juan Bosco”

Don Bosco,

padre de mirada dulce y severa,

amigo fiel e incansable compañero,

maestro justo y de corazón abierto,

¡míranos!.

Hoy tus jóvenes te seguimos

pisando rosas y espinas,

hoy tu vida es nuestra vida,

y tus sueños…,

melodía de alegría.

¡Don Bosco!,

bendice nuestras manos

para que acaricien en cada gesto,

bendice nuestra sonrisa,

para que, imagen del corazón entregado,

alcance las jóvenes almas

que amamos.

¡Don Bosco!,

pide para todos nosotros,

una fe fuerte,

un amor sincero,

y valentía en el trabajo que tú nos has

encomendado.

Aquí nos tienes.

Haz de nosotros Buenos Pastores

para tu rebaño de jóvenes, y

no te olvides de…

esperarnos en el Paraíso.

Amén.


“sin ti”

Solíamos salir a caminar, solíamos encontrarnos cada tarde al momento en que el sol comenzaba a morir, y siempre creí que así seriamos toda la vida, y mírame, hoy me resigno a seguir saliendo en soledad, a no volverte a encontrar, a saberte ajena, a saberme triste y casi muerto. Mírame hoy, tan triste y distante del mundo que te di, ese mundo que ya no existe más para mí.

Dime donde ha quedado todo, donde dejaste olvidado mi amor, en que brazos entregaste tu corazón, en cual cuarto sellaste mi triste camino, no entiendo porque lo hiciste, jamás preví tu traición, siempre te creí, contigo siempre fui feliz, y sin ti hoy no soy más que un fantasma que no consigue volver a vivir.