-Memorias del Profe-

“la única bonanza”

Esa misma noche encontré en otros brazos lo que tú jamás quisiste darme, en su dulce cuerpo me halle como jamás lo había ni siquiera imaginado. Y la verdad agradezco a la vida por haberme apartado de ti, agradezco que ahora si conozco lo que es el amor de verdad, un amor que no lastima ni desestima, que me eleva al punto justo en el firmamento, desde donde ahora veo todo tan claro como a la primera hora de la mañana.

Aquella misma noche supe lo que era ser feliz, y aunque jamás supe nada de ella antes de ese mismo segundo, ella sabía muy bien lo que yo necesitaba, ella sabía perfectamente lo que era en aquel momento, hoy yo sé que sin ella no podría haber seguido, y sé que aunque el destino siempre fue cruel conmigo, ella es ahora la única bonanza que desde siempre necesité.

Anuncios

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s