-Memorias del Profe-

“La Eternidad de las Flores: Río y Luna VII”

-Por aquí- indicó Aunrae a su abuela, mientras saltaba de un Ent a otro que se encontraba a su derecha.

La anciana drow seguía el paso de su nieta, imitando casi todos sus movimientos. Se acercaban raudamente a los sacerdotes dirigidos por Annawen, sin preocuparse por otra cosa que eliminar la ofensiva enemiga. Saltaban de rama en rama y corrían por las copas de aquellos incinerados Ents que aún luchaban por la Arboleada.

Annawen por su parte se encargaba de dirigir los hechizos en una u otra dirección, y con cual o tal magnitud. Su malicia había aumentado exponencialmente desde su encuentro con los jóvenes elfos. Torothal había recubierto su corazón con una capa oscura ante la pérdida de su anterior sacerdotisa, Narat.

Las elfas oscuras se escondieron tras los primeros Ents de la linea de ataque del ejercito. Allí inspeccionaron el área objetivo y planificaron sus estrategias. Aunrae de un salto se puso tras los sacerdotes, mientras que su abuela se ponía al frente de los Ents para enfrentar directamente.

Confused lanzó esferas de energía de distintos colores sobre el enemigo, matando a aquellos que no alcanzaron a protegerse. Por su parte, la joven drow asesinaba con el filo de sus cimitarras a cuanto sacerdote se encontraba delante de ella. Cuando la anciana notó que dejaban de morir, reforzó su ataque con un rayo oscuro que salió de sus manos, el cual mató una gran parte del ejercito. 
Cuando sólo restaban unos 5 elfos y su líder, todos se esfumaron a través de la neblina. 

Ambas elfas al notarlo decidieron volver con el resto de los arboreos.

Por su lado, el resto de la comunidad contrarrestaba el ataque de los asesinos fluviales. Todos habían sido atacados, y de un modo u otro habían sido salvados -fuera por su propia habilidad o por la ayuda de un amigo-.

Pero, de pronto, se decidieron a atacar a todos a la vez, generando una batalla que parecía tener en desventaja a los hijos de Elunen. 

Confused apareció antes de que dieran fin a la vida de Nuty, mató al asesino que le atacaba y se puso a la ardilla en el hombro. Aunrae mató a otro par con sus armas, mientras se preparaba para recibir a otros asesinos que se atrevieran a aparecer. El resto de los arboreos acabó con su oponente en un plazo no mayor al que apareció otra tropa de asesinos, listos para acabar con sus vidas.

Nyko atravesó con su espada al encapuchado que tenía enfrente, sin embargo este alcanzó a herirle el brazo izquierdo, dejándolo inutilizable. Genova, al notarlo, corrió a su lado para apoyarlo en un futuro ataque.
Por su parte, Koehnes y Nuron peleaban como pareja, espalda con espalda, de manera que ninguno fuera atacado por sorpresa. Ambos tenían sus dagas amarradas a la cintura, con el arco tensado para cualquier situación.
Gil con su báculo presto a defenderse, parecía un maestro invencible. Mas su cuerpo estaba lleno de rasgaduras y pequeñas magulladuras que le deterioraban la capacidad de combate. 

El cansancio se apoderaba de los arboreos, cada instante consumía sus fuerzas más y más.

Anuncios

Una respuesta

  1. Me imagino que el mundo de la Eternidad de las Flores es el mundo de aquellos que no son cristianos cuando mueren…

    12 octubre 2012 en 7:44 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s