-Memorias del Profe-

Archivo para noviembre, 2012

“30/30 de Noviembre”

Noviembre se ha ido, y con él muchas cosas buenas, el volver a la Escuela Normal y encontrarme con personas muy queridas, y con otros que comienzan a ser importantes: éste mes ha sido un excelente tiempo para ver el contraste de la vida que he decidido tomar, también un mes de convivencias y recuerdos preciosos, un mes profundamente espiritual y de celebración; los tres primeros años de ésta bitácora; así como el compromiso de seguir adelante, éste fue el mes en que termine la publicación de la historia “La Eternidad de las Flores” y se vienen otros proyectos para el futuro, un mes precioso en toda la extensión de la palabra, no me queda más que agradecer a la vida y decir ¡hasta pronto Noviembre!

Anuncios

“Los Cuatro Acuerdos de la Sabiduría Tolteca”

1. NO SUPONGAS:
-No des nada por supuesto
-Si tienes duda, aclárala

-Si sospechas, pregunta.

*Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que NO TIENEN FUNDAMENTO.

2. HONRA TUS PALABRAS:
-Lo que sale de tu boca es lo que eres tú
-Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas.
-Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.

*Eres auténtico. y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. HAZ SIEMPRE LO MEJOR QUE PUEDAS:
-Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada.

4. NO TE TOMES NADA PERSONAL-
Ni la peor ofensa.
-Ni el peor desaire.
-Ni la más grave herida.

*En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo… Pero el problema es de él y no tuyo.

Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos cuatro acuerdos “tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas impecable con ello”.


“tengo la fe”


“tus violetas”

Mejor sería que te fueras sin despedirte, que te olvidarás de mí, que nunca le contarás a nadie acerca de mí; mejor fuese si jamás te hubiese conocido, si en mis días significarás apenas menos que nada, que en ninguna vida te hubiera entregado yo mi amor.

Mejor sería no estar esperando por ese momento que quizás no llegue, mejor sería decirle a la vida que ya nos cansamos de recorrer sus caminos, mejor sería creer ciegamente como niños que Dios sabe lo que hace, y que sí él quiere, tú volverás a mí, pero no tú sabes bien, que hoy y siempre, yo no quiero tus inviernos si no se dan mis alcatraces, que no quiero mis primaveras, si no crecen tus violetas…

tus violetas...


“idea para reciclar”

“Reciclado”


“¡Viva Cristo Rey!”

El día de hoy se celebro la fiesta de Cristo Rey en Parroquia, con tres misas solemnes en las cuales  participó todo el equipo de los servidores del Altar;  y como ya es tradición aprovechamos esta solemnidad para tomarnos una fotografía de recuerdo con nuestro párroco, el Pbro. Mario Medrano Urzúa; les comparto ésta imagen, en la cual aparece el equipo completo de los niños a los cuales atiendo y de los cuales soy responsable.

 Sólo me queda decir, ¡Viva Cristo Rey!


“valor”

Éste corazón no tiene nada de más, todo era tan sencillo como necesitarte a ti; todo lo que había pedido ese tiempo es que tú aparecieras un día cualquiera, de cualquier forma y que te metieras en mi vida con cualquier pretexto, y  supieras lo mucho que me habías hecho falta los últimos años de mi vida: pero si ya lo sabes todo tú, quien no viene a mi sino que me atrae hacía sí mismo, quien va en el mundo repartiendo alegría en aquellos corazones que se dejan acariciar por tu cariño.

¿Qué hubiera sido de mí? Si en aquella tarde tu dulce voz no hubiese hablado en el corazón de aquella santa mujer, si aquella tarde no hubieras tocado a mí necesitado corazón, al que no le sobra nada, tan solo, tan solo lo que tú le das: valor.