-Memorias del Profe-

“cuánta falta me haces”

No pusimos nada en su lugar, aquella tarde siempre fue el primero de los mejores momentos de mi vida, tú siempre fuiste lo único que realmente tuve, y yo, siempre fui una cuenta perdida para ti.

Cuántas veces no necesite de unos brazos que me dieran calor y amor, cuántas veces no quise decirle a Dios que me liberará de todo esto; pero no, él sabía justamente porque lo hacía todo; él sabía perfectamente que si yo sufría en aquellos momentos sólo era para necesitarte mucho más de lo que ya te necesitaba, sin saberlo siquiera.

Justo por eso cuando viniste a mí, no hizo falta más que verte a los ojos,  para desearte por el resto de mis días, y claro que ahora si sé cuánta falta me haces.

Una respuesta

  1. 10 diciembre 2012 en 8:52 PM

¿Comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s