-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “amigo

“tenemos super-poderes”

Tenemos super-poderes sin saberlo: dar abrazos, decir palabras bonitas, mirar directo a los ojos, decir el nombre de un amigo y mucho más…


“Soliloquio del 28 VI”

En lo que a mí respecta, la soledad que se elige es mejor que aquella que nos imponen, podemos confiar en las personas, y podemos intentar entablar una amistad con otros: pero pocas veces conseguiremos una verdadera amistad, porque entre más te conoce una persona, más fácil es desilusionarse; no digo que no existan las amistades, son los mejores obsequios de Dios, encontrar a un amigo es encontrarse con un tesoro, y si se tiene, se debe cuidar y disfrutar. Pero la amistad es algo que no es posible con todas las personas que nos rodean, y si no puedes conseguir la amistad de otro, busca obtener su respeto, y si no es posible, por lo menos ten su miedo.

Pero si por casualidad, lograr encontrar a alguien que no te juzgue sino que te acepté, alguien que se preocupe por ti, y que te ponga verdadera atención cuando le hables, entonces, cuida de esa persona como de tu vida.


“soliloquio del 28”

Esto se trata de no detenerse, ni siquiera para tomar respiros, esos vienen a tu pulmones naturalmente, adelante, siempre adelante, que la vida se agota con cada segundo perdido, y si en ella todo te falla; si nada resulta como lo esperabas, si ningún plan de concreta y te hace feliz; deberías comenzar a entender que de eso se trata la vida, de sorpresas, de pequeños y fugaces momentos de dinamismo que te dan energía para continuar, algunos le llaman alegría, otros le dicen buena suerte, yo por mi parte prefiero decirles epifanía, aquí puedes elegir ser una buena persona o una mala persona; sea lo que sea lo que termines eligiendo, debes intentar siempre ser el mejor en lo que haces, es al final de cuentas, el esfuerzo y dedicación lo que vale; los motivos, siempre serán un punto de discusión, en cambio los logros (buenos o malos) siempre habrán de ser reconocidos, aunque pocas veces te tocara una conmemoración por ellos, eso es seguro.

Un buen día un viejo amigo, de esos pocos que gusto de conservar, me dijo: “tengo la esperanza de que no cambiarás, que seguirás siendo el mismo mocoso con el que solía compartir tardes enteras”, y yo le prometí que lo intentaría, pero la verdad es que ya no soy ese mismo; sólo con el tiempo comprendí que no cambiamos, sólo aprendemos más a vivir.


“oración de un desgraciado”

Alguien me dijo un día: en la vida de un desgraciado….como tú… hasta el más pequeño halo de luz merece ser llamado milagro, ¡cuánta razón tenía cuando decidió irse!, cuánto había hecho por mí, y ciertamente sufrí de melancolía, justo se fue cuando yo más necesitaba de algo a que aferrarme, vivía del masoquismo que su recuerdo me provocaba, hasta que tú llegaste a mi vida, y masoquismo dejó de significar lo mismo desde que te conocí; vaya que tienes facilidad para hacer todas las cosas nuevas, vaya que tienes poder para poder curar heridas añejas, vaya que puedes conocer el corazón del hombre: mírame hoy aquí, tal como hace unos cuantos años, en soledad, en nostalgia, quizás aún con un poco de melancolía en la sangre, pero ahora, ahora al menos te tengo a ti mi gran amor; ahora al menos ya no hay miedo, ya no hay más dolor, puede que los recuerdos sigan ahí,  asechando en la oscura noche de mi vida, pero al menos ahora tengo un halo de luz que llamar milagro, al menos ahora, te tengo a ti. Gracias amigo. “así sea”