-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Catequistas

“Una fe que se proclama, se anuncia y se comparte”

Las catequistas tienen la importante misión de anunciar el Evangelio a los pequeños, a los niños cuyo espíritu, al igual que el de los adultos, está ansioso de encontrar a Dios. En la forma de transmitir este mensaje es en donde debe centrarse la atención para lograr que nuestra catequesis sea cada vez más un anuncio vivo, eficaz y centrado en la presencia de Cristo en la Iglesia.

Para este fin, es indispensable el uso de recursos que beneficien, el que los niños puedan entender más claramente lo que Dios quiere decirles, a través de su Palabra, es decir, a través del mensaje vivo que es Jesucristo: Palabra de Verdad y Amor que ofrece libertad verdadera a los hombres.

Es claro que la Palabra es lo más importante al interior de la Catequesis, sin embargo, el llevar a los niños al encuentro con él requiere del uso de recursos que despierten el interés de los niños.

No se trata de modificar lo que dice el Evangelio, sino de transmitir este mensaje por medio de materiales, actividades, objetos y recursos que permitan al pequeño encontrarse con un Dios cercano a su realidad, para posteriormente poder cumplir la misión de llevar el mensaje de Cristo a su realidad.

Pidamos al Espíritu Santo que guíe nuestra labor catequética, para poder llevar a los niños al encuentro con  Cristo vivo y puedan así anunciar su Evangelio al mundo. Así sea.


“oración del catequista”

Señor,
Haz que yo se tu testigo 
Para comunicar tu enseñanza
Y tu amor 

Concédeme poder cumplir
la misión de catequista 
Con humildad y profunda 
Confianza 

Que mi catequesis sea un 
Servicio a los demás
Una entrega gozosa y vida de
Tu evangelio 

Remuérdame continuamente
Que la fe que deseo irradiar
la he recibido de ti 
Como don gratuito.

Hazme verdadero educador
De la fe,
Atento a la voz de tu palabra,
Amigo leal y sincero de los demás,
Especialmente de mis compañeros
Catequistas 

Que sea el Espíritu Santo quien
Conduzca mi vida; 
Para que no deje de buscarte y
Predicarte para que no me venza 
La pereza y el egoísmo 
Para combatir la tristeza. 

Señor, te sirvo a ti y a la Iglesia
Unido a tu Madre María; 
Que como ella, yo sepa guardar tu
palabra y ponerla al servicio del 
Mundo. AMEN