-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “escuela primaria

“VIII Semestre”

Octavo semestre, ha sido el último escalón de esta bella etapa llamada Escuela Normal, durante estos meses he insistido en las tareas de la creación del Documento Recepcional; ha sido un semestre de despedidas, de saber que el final nos alcanza, pero que este final habrá de ser el origen de nuevos rumbos, de nuevas oportunidades y nuevas historias.

Sin duda ha sido un semestre duro, con la acostumbrada movilización estudiantil, que en esta ocasión tuvo un tinte bastante distinto, con la despedida de la Escuela Primaria “César Linton R.” y con un hasta pronto a un grupo que ha significado un hito en mi historia personal; han sido muchas las cosas que he logrado en este Octavo Semestre, y todo ello es herencia de quienes han estado cerca, ahí, apoyándome en el momento justo, en la manera más apropiada.

No puedo más que llevarme muchos y muy agradables recuerdos, muchas experiencias que me resultaron profundamente significativas, todo ello para el viaje en poco tiempo habrá de comenzar, detrás del ocaso.


“IV Semestre”

“Del barro seco que nos dieron hemos logrado sacar muchas cosas que solo son producto de nuestras manos y nuestra entrega”, en esta frase se resume el cuarto semestre de mi Licenciatura que ha concluido el día de ayer, y este es un momento propicio para dar una pequeña mirada atrás, ahora estoy justo a la mitad de mi formación como Profesor de Primaria, y después de un semestre muy problemático puedo decir con orgullo que me mantengo en el pensamiento de continuar adelante, aun contra los problemas que se vengan en mi futuro y contra las razones que el mundo quiera darme para hacerme cambiar de opinión, no cambiaria estos últimos dos años de mi vida, que me han servido para crecer como persona, como ciudadano y como ser humano; sé que la vida no es jamás sencilla pero también soy consciente de que en muchos momentos somos nosotros quienes la hacemos más adversa de lo que en realidad es; por esta razón afirmo mi fe en mi carrera, y afirmo mi entrega a ella, porque sé que la felicidad solo se consigue haciendo lo que a uno le da plenitud, y para mí no hay momento más pleno ni punto más alto que estar frente a un grupo.

Este semestre ha sido de movimiento estudiantil, de muchas interrupciones pero también de grandes momentos,  de haber encontrado esa amistad que siempre se desea pero que solo el tiempo y el esfuerzo pueden construir, un semestre de nuevas cosas, de aprendizajes inesperados y de enfrentarme a mi propio carácter para ir en pos de lo verdaderamente justo y equitativo, y aún cuando el camino se desvie sé que en algún momento obtendré mi objetivo, el primer semestre de practicar con 7 asignaturas y de hacerlo en un estilo muy particular, un aprendizaje que se dijo basado en problemas, pero que en realidad estuvo demasiado matizado de problemáticas y muy opaco en su enseñanza; cosas que habré de guardar para no repetirlas a futuro y poder romper el círculo vicioso sobre el que se destila la educación del futuro para algunos; el semestre de no alejarme mucho de mi casa y de ir a escuelas cercanas para atender varios aspectos; de poner en práctica mi proyecto “Un barco de letras en el mar de sueños” y de dejar que como ese barco, mi camino me lleve a la mar de la vida real; el mes de haber conocido a los niños de la “Niño Campesino” y la “Paul P. Harris” con quienes aprendí muchas cosas más de las que en realidad esperaba.

Ahora, se vienen mis vacaciones, el tiempo para descansar y poder continuar con el tercer año que ansioso espero desde ahora, y deseo terminar con lo siguiente:

 “De sueños construyo esta barca, de barcos de mil formas imprimo mi travesía, de puertos olvidados y nuevos horizontes que se abren en un mañana, de sonrisas y rostros: provisiones que nunca me dejaran, de tormentas e intranquilidades: un sol que siempre vuelve a salir, de un viaje que va siempre hacia delante: los sueños que se convierten en realidad” (AACL)