-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Esperanza

“tú: alegría y esperanza”

Esperanza, es el nombre de lo que hiciste en mi corazón; anhelo, es la primera de las victorias que tú me hiciste vivir.  Y es que siendo tan diferente no me pude resistir, lo único que quiero hoy es ganar mil victorias más a tu lado, dejarme seducir por el encanto eterno de tus ojos, y probar cada mañana el dulce sabor de tus labios, lo único que quiero hoy es abrir el camino que se cierne sobre nosotros y no dejar escapar ni un segundo de alegría, guardar en mi corazón el primer suspiro que me obsequiaste y permitirte ser tu quien decida lo que vendrá.

Alegría, es el nombre de lo que de mi corazón emana cada vez que te tengo cerca; felicidad, no es más ya el objetivo sino el camino mismo. Porque son tus palabras tan dulces y el invierno tan efímero, que no tardarán en florecer en el campo las margaritas de tu compañía, no tardaran demasiado en irse las miradas subjetivas, los callados intentos de un alma que se obstina en que tú no eres la primera, cuando realmente has sido para siempre la única.


“esperanza”

Finalmente el viento cambia, y detrás de la tormenta viene el sol acompañado de la reina de la esperanza, van por él mundo tomados de la mano  compartiendo, con todo el que lo desee, un nuevo amanecer de la vida que nace de lo profundo de sus ojos, ojos de color carmín esperanza, ojos de cristal que reflejan la vida de los otros; y aunque antes de este día sé que tuviste miedo, sé que temiste siempre lo peor, ya ves que hoy te demuestro que mientras la vida se resista a perecer existirá siempre el ansía de seguir, aunque el camino no sea el más sencillo y parezca solo ir de subida, siempre habrá dentro de tu alma una reina de la esperanza para compartir….


“Dame esperanza, Señor”

Quiero crecer en la esperanza.
Saber que siempre estás para escucharnos.
Saber que nunca nos abandonas.
Saber que tu amor es más grande que todo.
Saber que nos quieres de verdad.
Señor, haz crecer
la esperanza en mi corazón.
Que me confíe en vos,
para aprender a esperar.
Que sea paciente
y nunca baje los brazos.
Dame mucha fe,
mucho amor
y mucha esperanza para vivir.
Gracias, Señor.


“no quiero”

No quiero tu alma, de nada me serviría si no te tengo a ti para compartirla; eres razones desconocidas para mi sonrisa, la fuerza con que el sol arranca de mis ojos una esperanza cada mañana, y la espera que vibrante me enerva sin auxilio posible.

No quiero tus besos, de nada me servirían si no te tuviese a ti para poderlos volver a vivir; eres un corazón caminante que se detiene esta mañana en mi portal y que quizás mañana se encuentre lejano y taciturno pero sé que el hoy puede prologársenos durante mucho tiempo si tú así lo deseas.

No quiero tu sombra, sería una culpa en mi espalda el privarte de ella; eres dulzura y paz, la única puerta posible para salir de la soledad que se encierra en mis adentros, la única explicación posible para que mi vida sea hoy lo que es y no cualquier otra cosa.


“serás alegría en mi vida”

Un respiro en una vida tan agitada; la pausa para esos días agitados que pensé estaría condesado a vivir por el resto de mis días, eres hoy esperanza y sé, lo sé muy bien, que mañana serás alegría en mi vida, que nada será igual y todo gracias a ti, por si me miras, el cielo se vuelve solo una inmensa mancha azul coronando este mundo que gracias a ti vive una eterna primavera en la que no hay más miedo ni soledad, y es que tus ojos son lo más bello que pude llegar a encontrar, niña entiende, no puedo ser aquello que no soy, pero por ti, lo intentaría hasta desfallecer, porque lo que tú me das, no se compara con nada más; y si puedo con gusto mirarte a los ojos al decirte esta ver es solo porque la fuerza que necesito tu siempre me la das….


“epígrafes de Educación”

     “Debemos hacer filosofía con niñas y niños despojando su educación de los impedimentos para que crezcan como seres completos, autónomos y reflexivos, dotando al maestro y a la escuela del verdadero componente que puede hacer que esa educación sea más significativa. Y si les negamos a los niños y a las niñas una educación significativa, aseguramos que seguirán dominando la ignorancia, la irresponsabilidad y la mediocridad que con frecuencia dominan entre los adultos.”Matthew Lipman, 1980

     “El visitante de un planeta cuyos habitantes fueran incorregiblemente racionales, encontraría en los sistemas educativos, sin duda, motivos para extrañarse. […] Una y otra vez hemos recurrido a reformarlos en lugar de transformarlos. Y cuando las reformas se vuelven ineficaces, proliferan los enfoques compensatorios en un esfuerzo por reformar las reformas infructuosas. El origen fundamental del fracaso del sistema a la hora de ofrecer realmente educación -la imperfección de su modelo básico- sigue sin ser revisado, y se dedican de forma creciente vastas sumas a compensar la ineficacia del sistema, a compensar la ineficacia de los esfuerzos compensatorios, y así sucesivamente, en una carrera inútil.”Matthew Lipman, 1988.

     “Si analizamos el sistema educativo actual es fácil predecir que sus imperfecciones son más responsables que lo que hemos estado dispuestos a admitir de las graves condiciones en las que se encuentra el mundo. Si nos quejamos de que nuestros líderes y el electorado se ocupan sólo de sí mismos y de que son incultos, debemos recordar que son fruto de nuestro sistema educativo. Si alegamos, como factor atenuante, que también son fruto de sus casas y de sus familias, hay que recordar que los insensatos padres y abuelos de esas familias son igualmente resultado del mismo proceso educativo. Como educadores tenemos una grave responsabilidad en la insensatez de la población mundial.”Matthew Lipman, 1988

     “Decir que los seres humanos son personas y como personas son libres, y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa de los estados y sus sistemas educativos.”Paulo Freire, 1970

     “Nadie libera a nadie, y nadie se libera solo. Los seres humanos se liberan en comunión.”Paulo Freire, 1970


“una nueva canción de amor”

Solo puedo darte las gracias; mi vida ha cambiado desde que estas aquí, y me he dado cuenta de que las cosas pueden mejorar con solo una sonrisa, que no importa el tiempo que haya sufrido, mi recompensa se mide en amor, y en eso nadie a ti te gana, por ti lo que antes solo era dolor hoy son expresiones de lo que me haces sentir, has hecho con tu presencia que mi vida gire y cambie, antes de ti mi corazón estaba manchado de nostalgia y melancolía, y tú has hecho huir a mi miedo a amar, has logrado despojar a la nostalgia de su trono, has abierto las ventanas de mi corazón, has vuelto ya mi melancolía una nueva canción de amor; y contigo sé que puedo ser feliz.

Déjame guardar tus caricias en la caja que es mi alma, déjame intentar abrazarte como a nadie más, y permite que mi alma se funda a tu camino, que sea mi esperanza tu corona y mi dulzura tu cetro, y que seas quien reine por fin.