-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Evangelio

“Una fe que se proclama, se anuncia y se comparte”

Las catequistas tienen la importante misión de anunciar el Evangelio a los pequeños, a los niños cuyo espíritu, al igual que el de los adultos, está ansioso de encontrar a Dios. En la forma de transmitir este mensaje es en donde debe centrarse la atención para lograr que nuestra catequesis sea cada vez más un anuncio vivo, eficaz y centrado en la presencia de Cristo en la Iglesia.

Para este fin, es indispensable el uso de recursos que beneficien, el que los niños puedan entender más claramente lo que Dios quiere decirles, a través de su Palabra, es decir, a través del mensaje vivo que es Jesucristo: Palabra de Verdad y Amor que ofrece libertad verdadera a los hombres.

Es claro que la Palabra es lo más importante al interior de la Catequesis, sin embargo, el llevar a los niños al encuentro con él requiere del uso de recursos que despierten el interés de los niños.

No se trata de modificar lo que dice el Evangelio, sino de transmitir este mensaje por medio de materiales, actividades, objetos y recursos que permitan al pequeño encontrarse con un Dios cercano a su realidad, para posteriormente poder cumplir la misión de llevar el mensaje de Cristo a su realidad.

Pidamos al Espíritu Santo que guíe nuestra labor catequética, para poder llevar a los niños al encuentro con  Cristo vivo y puedan así anunciar su Evangelio al mundo. Así sea.


“decídete a perdonar”

Autor: Juan Rafael Pacheco.

En nuestra relación con las personas, -todos esos que llamamos “el prójimo”-, el amor siempre tiene que ir por delante, mucho antes que cualquier conducta del otro o de cualquier circunstancia de su persona. El amor es el punto de partida.

A ese “otro”, de entrada se le quiere, se le valora, se está dispuesto a ayudarle, a fomentar su bien.

Este enfoque tan a ras de tierra nos lo brinda el Padre Luis de Moya, quien afirma que, “más que ‘dar’, el amor es ‘comprender’. Por eso, si tienes el deber de juzgar, busca una excusa para tu prójimo, que las hay siempre. Y antes que nada, rezar: Rezar por quienes nos parece que no actúan como debieran.”

 Comenta Mons. Jesús Sanz Montes que “el amor que calcula, el que pide condiciones, ése no le interesa a Jesús. Acaso pensamos que no tenemos grandes enemigos, y es muy posible que así sea. Pero la enemistad que Jesús nos invita a superar con amistad, y el rencor que Él nos urge a superar con amor, pueden estar muy cerca, tal vez demasiado cerca.

El amor que Jesús nos propone es el que debemos adoptar como parte de nuestra forma de ser y que sea gesto cotidiano, permanente. Porque los amigos o enemigos a los que indistintamente debemos amar se pueden encontrar cerca o lejos, en nuestro hogar o en el vecino, puede ser un familiar o un compañero, frecuentar nuestras sendas o sorprendernos en caminos infrecuentes. Todo esto da lo mismo. No hay distinción que valga para dispensarnos de lo único importante, de lo más distintivo y de lo que nos diferencia de los paganos: el amor. En esto nos reconocerán como sus discípulos.”

Como discípulos, todos estamos llamados a ser santos. Cuando oímos esto nos cuestionamos si se estarán refiriendo a nosotros. Y descartamos la idea considerando que se refieren a los sacerdotes y obispos, las monjas y los religiosos. Quizás también a algunos laicos muy comprometidos en sus quehaceres evangelizadores. Sin embargo, afirma Fray Fernando Torres Pérez que “la santidad del cristiano no consiste en hacer muchas penitencias ni mortificaciones. Tampoco estriba en dedicar la vida a la oración y a la meditación. Ser santos es amar y amar hasta el extremo. Es amar a los enemigos. Es renunciar a lo que podría ser justo según este mundo para optar por la fraternidad, por la hermandad a cualquier precio. Hasta el precio de pagar con la propia vida. Exactamente igual que hizo Jesús. Porque ser cristiano no es más que seguir el camino del Maestro.”

¡De por Dios! ¡En qué idioma tendrán que decírnoslo! ¡El rencor no tiene cabida en el corazón de un seguidor de Cristo! Y no es cuestión de decir: “Yo no lo odio, ni le tengo rencor, sino que no me siento preparado para perdonarlo…” ¡NO! ¡Que eso no está en ningún sitio del Evangelio!

Decídete a perdonar, decídete a amar. El perdón, como el amor, no es un sentimiento, es una decisión. Hazlo, y hazlo ya.

Es Jesús quien te lo pide.