-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “gestos

“quisiera”

Quisiera poder saber que me quieren decir tus ojos, que existe detrás de tu mirada; que hay dentro de tu alma, saberte completamente en mi posesión, conocer cada rincón de tu vida, y saberme de memoria cada uno de tus gestos, que cuando nos vean por la calle, sepan que mi corazón es tan tuyo como mío es el tuyo, quisiera que entonces no tuvieras miedo de tomar mi mano, que tu mano no se quedase sólo en mi espalda; quisiera que en una noche cualquiera te decidieras a hacerme compañía, a dejar que las estrellas caigan del cielo a tu cuerpo, a permitirme amarte como seguramente nadie jamás ha sabido hacerlo.

Quisiera que entendieras lo que mis ojos te gritan, que supieras que detrás de mis miradas sólo existe una eterna necesidad de ti y que mi alma lo único que está ausente es tu recuerdo, que no haya necesidad de dar escusas para negar lo que ya ambos sabemos, que conozcan a la perfección cada momento de esto que todos llaman vida, que mis gestos fuesen parte de tu corazón, que al vernos por la calle, todos guardasen silencio pues les bastaría con ver cómo te sonrío, y que tu mano y la mía fuesen eternamente una; que en ésta noche vinieras a mí, tal como un día te fuiste, a dejar que el sol aparezca por la ventana a la media noche, a permitir que en una epifanía muera todo el pasado.

Anuncios

“tu silueta”

Detrás de tu silueta, encuentro un par de razones para jamás olvidarte; un millón de palabras que quiero obsequiarte, y aún así, hoy me miras desde lejos, hoy ignoras mis versos y mis gestos, ya no hay tiempo dices sin cesar, y yo a cambio te ofrezco mi corazón una vez más.

Todo es en vano cuando te vas, todo es falso cuando no estás, y mírame, aquí, en ésta misma ciudad, en éste mismo lugar, en esta misma calle sin un lucero que me alumbre al pasar; mírame casi muerto, casi extinto, casi olvidado, casi sin ser yo mismo; mírame porque al menos así podre entender que aún te importo, no me ignores más, pues aun cuando me des la espalda, yo siempre te ofreceré mi corazón…