-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “lectura

“consejo”

Anuncios

“a leer”

El primer mes de este año ya casi termina, y aunque no me gusta aceptarlo la realidad es que no he tenido demasiado tiempo para leer, sin embargo me he empeñado en proponerme que durante los siguientes meses volveré a leer como lo hice durante el año pasado durante el cual leí aproximadamente 14 libros, para este año 2012 deseo superar esa cifra y sé que sin duda lo haré, por eso cuelgo esta imagen, que me parece perfecta para estas circunstancias tan ajetreadas que muchos vivimos por diversas índoles, las cuales no son impedimento para seguir leyendo.


“de lentes y libros”

Es domingo y esta que viene será la última semana antes de las ansiadas vacaciones invernales que año con año vienen cargadas de buenos momentos, pero el día de hoy vengo a platicarles algunas cosas, sin más comenzamos.

Durante la semana pasada asistí a una consulta con el oftalmólogo para cambiar las micas de mis lentes anti reflejantes para la PC (que ya estaban muy rayadas),  pero en esta ocasión a diferencia de la vez pasada (hace dos años y medio) acepté hacerme un examen de la vista por computadora de manera gratuita para aprovechar el cambio de micas, y recibí una gran sorpresa como resultado, y es que al parecer tengo un astigmatismo leve en ambos ojos, creo yo como resultado del ritmo de vida que llevo plagado de desvelos y de levantarme demasiado temprano sin completar siquiera las 5 horas de sueño, de días en los que no como a mis horas, de leer mucho y de muchas horas frente a la computadora por una y otra razón, y para evitarme mayores problemas acepte que en esta ocasión las nuevas  micas tuviesen el leve aumento (0.25) que necesito, así desde el miércoles pasado utilizo lente de manera más cotidiana y no solo para la computadora,  y aunque ciertamente estoy en la idea de obtener una segunda opinión y ver que otras opciones tengo, por el momento me he decidido a portarme bien y obedecer las indicaciones del doctor, es decir, a utilizar mis lentes más, sin embargo (y pasando a otro tema) aún a pesar del problema de vista que tengo, del cual no estaba enterado hasta hace poco, durante este año logre leer una buena cantidad de libros (15 y contando) lo cual me enorgullece, comparto con ustedes la lista que viene a mi mente, no de manera cronológica debido a que no llevo un registro exacto de todos los que he leído:

Pedagogía de la Esperanza – Paulo Freire.

Los funerales de la mamá grande -Gabriel Garcia Marquez.

Ensayo sobre la ceguera – José Saramago.

Ensayo sobre la lucidez – José Saramago.

El diablo existe, yo lo encontré – Fray Benigno.

Cazadores de Microbios – Paul de Kruif.

Enseñanza situada – Frida Diaz Barriga Arceo.

La disciplina en el aula – David Fontana

El desarrollo del alumno – Teresa E Almaguer Salazar.

Ética para Amador – Fernando Savater.

El valor de educar – Fernando Savater.

Historia Mínima de México – El colegio de México.

Historia oculta de los Templarios – Miguel G. Aracil.

20 poemas de amor y una canción desesperada – Pablo Neruda.

El príncipe – Nicolás Maquiavelo.

Lo cual es un número mucho mayor a la media mexicana (3 libros al año) y ello sin contar los cuentos y libros infantiles que me he devorado a causa de las clases que me impartido durante este año, en fin, eso es todo por hoy, solo me queda igual que siempre invitarlos a seguir soñando. 


“De leer, El perfume: historia de un asesino”

Desde que nacemos nos vemos rodeados por una inmensa selva de olores que despiertan y estimulan nuestro sentido del olfato, él nos permite sabernos dentro de un mundo repleto de sustancias y fragancias diversas, ¿Quién puede negar recordar con cariño el aroma de su madre?, y es que, de acuerdo a los científicos, somos capaces de reconocer más de 4,000 aromas diferentes pero el primer olor que un ser humano puede reconocer es el aroma de la leche materna, apenas 6 días después de haber nacido.

Como parte de nuestra naturaleza, el olfato nos ayuda a definir aquello que nos rodea, y de igual forma nuestro aroma personal sirve para que los demás personas se formen una idea de nosotros; intentar imaginarse un mundo sin olores es algo prácticamente imposible para nuestra sociedad que existe ajetreada entre cientos de fragancias agradables, como los perfumes y las comidas deliciosas, y repugnantes, como la basura o los desechos humanos; y aunque ciertamente es sumamente sencillo saber cuando un olor nos es atractivo y cuando otro nos repele, es también sumamente difícil describir los aromas; pese a ello el autor Patrick Suskind en su libro “El perfume: historia de un asesino” nos lleva por una aventura colmada de descripciones de olores y aromas multidiversos, en ella nos relata la vida de Jean-Baptiste Grenouille, un personaje francés cuyo nacimiento y existencia estarán marcados por la desdicha, el desprecio y la soledad, nacido en la Francia del Siglo XVIII, en un país gobernado por el absolutismo monárquico y con una sociedad sumergida en la ignorancia, la pobreza y la suciedad, este joven se encuentra con un mundo al que la higiene le es un tema completamente ajeno, en las páginas de esta Novela, el autor nos da una imagen fidedigna del estilo de vida propio de aquella época, no solo en cuanto a las costumbres y estilos de vida de las diferentes clases sociales, sino también a todos los aromas que eran propios de la sociedad en aquellos tiempos y con los cuales el personaje principal se va encontrando desde el primer momento de su existencia.

Jean-Baptiste Grenouille nació con capacidades sobresalientes que le permitieron forjar su destino dentro de un mundo cruel que al principio parecía no tener un espacio para él, pero siendo el único en ese mundo capaz de guiarse enteramente por su sentido del olfato, no le fue difícil crearse los espacios que la sociedad le negaba a una persona como él, el autor nos lo describe íntegramente al igual que al ambiente que lo rodea y a las personas con quienes va conviviendo siempre en la búsqueda de su ideal, describiéndonos sus personalidades y condiciones de manera perfecta con un tono lúgubre y trágico, pese a su gran dote, pronto Jean-Baptiste Grenouille se encuentra con la gran sorpresa de que en todo el mundo él es el único que no posee un olor propio, y es precisamente esta ausencia de olor la que determina el cauce de su historia, que lo lleva de ser un huérfano al cuidado de una institución religiosa a convertirse en un perfumista de renombre, gracias a su gran memoria olfativa logra crear maravillosas fragancias capaces de crear reacciones sorprendentes en las personas que las huelen, sin embargo, como todo gran genio nuestro personaje principal cuenta con un lado oscuro que lo lleva a invertir todas sus fuerzas en aprender a crear perfumes en un principio y luego a crearse un aroma propio que haga que los seres humanos sientan un afecto hacia él, todo ello a base de cualquier costo, inclusive convertirse en un asesino de mujeres vírgenes para robarles su olor y combinarlos hasta lograr crear esa esencia perfecta y única que despierte en los demás las más bajas pasiones humanas, y que le permita llenar el espacio de soledad que lo ha acompañado desde su nacimiento.

Todas las aventuras emanadas de la búsqueda de esa esencia perfecta, mantienen al lector al borde de las páginas de esta novela, ampliamente recomendable debido a su contenido, que abarca desde cuestiones meramente anecdóticas hasta el más puro suspenso y erotismo, con descripciones que, de maneta literal, despiertan el sentido del olfato, llegando a tocar temas como el sexo, los asesinatos, la búsqueda del poder, la soledad, los fluidos corporales y la prestidigitación al  momento de crear fragancias enigmáticas, por todo ello, dicho libro es digno de ser leído con toda la atención visual y olfativa del mundo.


“Aroma de galletas”

Es momento de darle un poco de color a mi blog y salir de los temas amorosos, dolorosos, nostálgicos, ilusionantes y/o enervantes que me han tenido encerrado largo tiempo; el día de hoy paso a compartir una nueva recomendación bibliográfica, ello debido a que esta sección ha estado bastante abandonada, pero no porque no haya estado leyendo algo, sino simplemente porque no había encontrado el mejor momento para compartir los libros de los que he disfrutado, y ahora creo que éste es el momento perfecto, la recomendación de hoy se titula: Aroma de galletas del autor Antonio Fernández Molina, del cual durante el mes pasado compartí algunos fragmentos, al igual que otros títulos que he recomendado forma parte de los libros del rincón de la SEP y es un libro maravilloso que nos lleva de la mano por un viaje en el que la sencillez de las palabras nos asombra al conseguir enfrascarnos en esas cuestiones tan simples que a veces nos pasan desapercibidas pero que no por eso carecen de hermosura; creo que tanto pequeños como adultos pueden pasar un momento agradable al leerlo, y no solo ello, sino que esta colección de poemas y cuentos puede ser un estimulo perfecto para quien desee hacer que el infante se aventure a escribir algo, porque el autor nos demuestra con cada nueva página que lo verdaderamente único es el valor que nosotros mismos le damos a lo que escribimos con el alma. ¡Buena Lectura!


“De leer Ensayo sobre la ceguera”

 

Momento de hacer la recomendación literaria para los lectores del blog, en esta ocasión ella nos remite a un libro que tuve la fortuna de leer hace algunos meses, para ser más exactos, durante el movimiento estudiantil de Oaxaca en Marzo; Ensayo sobre la ceguera del autor José Saramago, cuya historia nos relata la experiencia que viven las personas que contraen una extraña enfermedad, una ceguera blanca; que comienza en un desafortunado día para un primer enfermo y que poco a poco y de manera inexplicable se ve propagada por todas partes, llevando al mundo como lo conocemos a su fin, sin embargo existen una mujer que extrañamente no se ve afectada por la enfermedad, quien se hace cargo de cuidar a los primeros infectados de la enfermedad quienes por azares del destino terminan formando un grupo compacto que debe sobrevivir primero a la opresión de una cuarentena en un psiquiátrico como recurso para evitar el contagio y luego a una libertad en la que todos se ven oprimidos por la ceguera blanca. Así, la naturaleza más pura del ser humano se ve al descubierto, donde todo se resume a sobrevivir o dejar que otros sobrevivan, en donde las mascaras pierden su sentido y las relaciones humanas llegan a simplificarse al punto de ser necesario redefinir lo que es correcto y lo que no lo es.

Un libro que recomiendo ampliamente, el primero que leí de este autor y no el último sin duda, por su mensaje claro como una bofetada a la hipocresía y su historia que te atrapa desde el comienzo hasta su punto final. ¡Buena lectura!


“Un pie en la oreja y el otro en la nariz”

Ya en una recomendación anterior, hable acerca de lo conveniente que me parece hacer notar a los alumnos que todos somos diferentes, y no solo diferentes, sino únicos en cada uno de los sentidos posibles, en esta ocasión les traigo otro libro que se relaciona con la misma temática pero vista desde otro punto de vista.

Un pie en la Oreja y el otro en la nariz, es un libro en el cual se relatan las vivencias de un grupo de sexto año contadas por Fernanda y Nicolás, dos de los alumnos que han sido incluidos en un programa de prueba para la integración de alumnos con Necesidades Educativas Especiales, en dicho grupo el destino ha llevado a Mario un pequeño que compartirá con el grupo las vivencias propias de un ciclo escolar, y los hará parte de su vida y todas las cosas que conllevan tener parálisis cerebral.  Como un ejemplo fidedigno de la tolerancia, el  relato nos lleva a ver como el aceptar a los otros sin importar las diferencias es verdaderamente posible siendo consciente de las realidades propias y ajenas.

El sabernos distintos es un buen comienzo, pero es igual de importante comprender que, a pesar de las diferencias, todos tenemos un valor incalculable y que nuestros derechos terminan donde empiezan los de los otros, que sin importar que tan distinta sea la persona que tenemos enfrente merece el mismo respeto que podemos llegar a exigir para nosotros mismos, el comprender todo ello puede hacer de los niños no solo mejores ciudadanos sino también mejores seres humanos con sus semejantes. ¡Buena Lectura!