-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “libro

¿Qué me queda?

Una herida que no podré curar jamás, un poco de silencio en este mundo que no se puede parar, una calle solitaria a las 2:00 am, un sueño cortado en plena madrugada, justo cuando el sol está por salir. Un café amargado por el tiempo, un beso disparado antes de su momento, una promesa imposible de cumplir.

Un ruego innecesario, un poco de incienso húmedo, y un mucho de lo que tú te llevaste en tu bolso. Una parte de mí que no supe comprender, una parte de ti que no quisiste disfrutar ni vivir, un mar que no encuentra calma, un cielo que sólo sabe llorar, una playa desierta, donde quedan las huellas de aquellos últimos amantes.

Un libro que jamás pude acabar, una oración que no pude pronunciar, una fotografía que no quise conservar, una llamada telefónica que no debí tomar, la copa de vino rebosante hasta sus bordes, un poco de paz, sólo un poco de ella acompañada de una guerra interminable entre tu alma y la mía.

El salvajismo con que tomabas mi cuerpo, y la tranquilidad con que yo esperaba todos tus gestos.

¿Qué me queda? Ahí lo tienes.

Anuncios

“El Principito”

tumblr_mm5iestygf1spdo5ro1_1280

“Al día siguiente volvió el principito. -Hubiese sido mejor venir a la misma hora -dijo el zorro-. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.”

-Antoine De Saint-Exupéry


Imagen

“#YoSiLeo”

Yo si leo


“me sé”

Puede que no encuentre tus besos en libro alguno, puede que por fin entienda que  lo tuyo y lo mío jamás fue algo correcto; puede que se haga demasiado tarde si continúo en este camino, pero llevo el alma abierta en una herida por tu causa, llevo sobre mi espalda aquella noche en que me engañaste, llevo entre mis dedos el sudor que tu espalda me obsequió, llevo tantas cosas en mi mente, que ya no sé dónde comienzo yo y dónde terminas tú;  llevo aún la esperanza de que las palabras fuesen verdad, que no hubieran sido sólo parte de tu trama.

Me sé muy bien triste, me sé ajeno, casi muerto, casi ido, me sé ya agobiado y casi terminado, me sé todo esto por tu culpa, pero quizás, quizás también por la mía. 


“mis libros”

…quiero regalarte ciertos libros que tengo por ahí, quiero que te lleves lo mejor de mí, tómalos, los he forrado con noticias viejas y un poco de color, eso fuimos tu y yo, yo siempre un periódico lleno de trágicas nuevas y tú siempre la luz que de mi vida tenía necesidad..


“soy más que tu vida entera”

¿Qué más te da ya? Si soy solo un error, un desacierto, un pequeño defecto; pero soy más que eso: soy el dolor de tu frente y la forma en que sonríes con falsedad, qué más te da que te extrañe y te quiera, si nunca supiste en realidad cuánto significaste. Soy poco más que el café que sobro en esa última taza de la madrugada, un libro hermoso que nadie toma por ser de segunda mano, un poema que nadie se atreve a dedicarte por ser un poco grosero, soy la manera excesiva en que comes, y la fortuna de que todo salga como lo deseas, soy dolor en tus piernas después de correr para no extrañarme tanto, soy el aroma que acompaña a tus atardeceres en brazos ajenos, soy la mirada oculta por la rendija de aquella puerta, y soy todo eso porque tú no quisiste que yo fuera sólo una cosa: tu vida entera…


Imagen

“yo leo, tu lees, nosotros…”