-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “lluvia

“lluvia”

Dos lluvias, tú y yo: yo cayendo en tu ventana, tu inundando mi corazón.

Anuncios

“sombras”

Es la primera noche, llueve fuerte afuera, cada gota suena fuerte en mi ventana: cada gota me recuerda tu ausencia, la forma en que te fuiste sin despedirte, la forma en que yo me fui haciendo pequeño al no tenerte.

Como fui perdiendo poco a poco mi esencia, y como fue que dejé de ser la luz de un mundo que sin ti se redujo a un millón de sombras. Bajo tu sombra sigo existiendo, pero muero cada vez que te pienso, en noches como ésta, suelo maldecirte, y en las mañanas con bruma deseo que el tiempo borre mis palabras para que no lleguen a alcanzarte, deseo que sepas que todo es producto de mi imaginación.

Es la primera noche, ha habido otras, pero ésta sigue siendo la primera y lo será hasta que muera por la luz de un sol que no es más lo que fue.


“sólo un beso”

Ya demasiado tiempo en que la lluvia no toca la piel, demasiado tiempo en que extrañarte es una arraigada costumbre, y en que no he podido salir de éste lugar en donde fue nuestra última primera vez; es demasiado tiempo para una soledad intransigente que se mete donde no debería, para las bardas que ella crea entre el mundo y yo, para los dolores que mi alma sufre desde que no estás más…

Y es sólo un beso lo que hace falta para que encuentre la libertad, es un beso como uno de esos sueños en los que solíamos visitar las estrellas en nuestra nave espacial; es un sólo un beso y nada más lo que se requiere para que en mi piel pueda volver a llover…


“epitafio”

Solo un día, a distancia de ti, solo unos pocos kilómetros, solo un poco de personas; solo un mundo nos separa, y yo sigo sintiéndote en mis adentros, solo es un día querida, solo son unos pocos segundos, la última fotografía, el último puerto, la lluvia cayendo lentamente, y tu falda brillando con el arcoíris que le siguió.

Ya son solo unos cuantos recuerdos, pero son el tesoro que guardo con cariño, y sé que tú no me olvidas aunque ya no me tengas tan cerca como me tenias apenas ayer; y sé que tu odio jamás poblara el mundo que nos distancia, sé que será el fuerte amor que tienes por mí el que hará florecer las margaritas, ya son solo unos cuan tos sueños, son la vitalidad de mis entrañas, son la fuerza con que sigo caminando aunque tú ya no vayas más a mi lado como te tenía apenas ayer; y sé que si bien no tuvimos una última noche juntos, aquella tarde sirvió como epitafio a nuestra historia, y el epitafio fue solo el comienzo de nuestra eternidad…


“todas mis esperanzas”

Si me dejas hoy, no habrá ya un mañana para conquistar, si te vas de mi lado no encontraré nada ni nadie que me devuelva la felicidad, si desapareces de mis días no existirá ni un solo motivo para continuar, todos los días serán días de lluvia y tempestad, no existiré a menos que tu decidas volver.

Júrame que aunque te vayas jamás me olvidaras, júrame que volverás y que encontrarás la forma de devolverme la sonrisa y la alegría. Dime que no hay motivos para irte, que el mundo  no importa ya y que todo lo que necesitas lo encuentras hoy mi mirada.

Pues si me dejas ya no tendré un futuro, y existiré aferrado al pasado, si te vas no hallare motivos para disimular mi nostalgia, y si me dejas, contigo se irán todas mis esperanzas…


“solo una casualidad más”


 Por tu corazón te juro que hoy no tienes razón, no conoces nada de mi pasado y yo desconozco que ha sido de ti en la última vida, y aunque parece que el avernos encontrado aquella noche bajo la lluvia fue solo una casualidad más de esas que no hacen nada en la vida de nadie, la realidad es que llevaba planeando eso durante muchas vidas, que me preparaba para encontrarte en donde nadie más busco, para enamorarte de una forma antigua, de una forma conocida para los dos, de una forma a la que tu alma no puede decir no, porque sé que estamos unidos de formas que ninguno de los hombres de hoy pueden entender, no tienes razón, ninguno otro puede llegarte a amarte como solo puedo hacerlo yo….


“un punto ciego”

Me he vuelto tan solo palabras vacías, sin un motivo ni un fin; he sido ya aquello que decidí ignorar, un punto ciego al cual jamás notaras, una ola más del mar, un grano en tu playa, una nube oscura en un día de lluvia  y una estrella en la vía láctea, dejando atrás mi propia vida he ido todo este tiempo en pos de ti, nada en este mundo vale tanto como tú, y todo por tus besos, me he vuelto ya tan solo olvidos descuidados de algún poeta enamorado, rimas que vienen y van, solo tú tienes la llave mi mundo, solo tú princesa de charol y luz, solo tú podrías decirme adiós y aún así seguiría tu camino por todas mis vidas, volviéndome un fantasma que nadie ve, una mirada clavada en la pared, una rosa de abril, una mañana fría de primavera, te seguiría siendo mil y una cosas, cosas que no sueles notar, pero que al igual que yo, siempre ahí estarán…