-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “madrugada

¿Qué me queda?

Una herida que no podré curar jamás, un poco de silencio en este mundo que no se puede parar, una calle solitaria a las 2:00 am, un sueño cortado en plena madrugada, justo cuando el sol está por salir. Un café amargado por el tiempo, un beso disparado antes de su momento, una promesa imposible de cumplir.

Un ruego innecesario, un poco de incienso húmedo, y un mucho de lo que tú te llevaste en tu bolso. Una parte de mí que no supe comprender, una parte de ti que no quisiste disfrutar ni vivir, un mar que no encuentra calma, un cielo que sólo sabe llorar, una playa desierta, donde quedan las huellas de aquellos últimos amantes.

Un libro que jamás pude acabar, una oración que no pude pronunciar, una fotografía que no quise conservar, una llamada telefónica que no debí tomar, la copa de vino rebosante hasta sus bordes, un poco de paz, sólo un poco de ella acompañada de una guerra interminable entre tu alma y la mía.

El salvajismo con que tomabas mi cuerpo, y la tranquilidad con que yo esperaba todos tus gestos.

¿Qué me queda? Ahí lo tienes.


“espero”

Tengo una inmensa fe en tus últimas palabras, por eso estoy aquí, justo donde me dejaste, justo donde te vi partir.  No temo separarme de este lugar, sólo espero pacientemente tu regreso, te espero como esperan las aves a la primavera, como una playa espera a ser tocada por el primer rayo el sol.

Te espero completo, con todo mi tiempo, con toda mi alma, con todas mis ansías, toda mi humanidad depende de ti, todo mi futuro eres tú. La vida puso pausa a mis pasos hasta el momento en que tú vuelvas, y yo estoy aquí, sólo esperándote.


“tengo ganas”

Tengo unas ganas de salir corriendo, ir a dónde quiera que estés, encontrarte con mi nombre en tus labios, y decirte que el pasado es un embrujo mal hecho, demostrarte que soy tuyo como nunca lo fui de alguien más.

Y tengo unas ganas de verme en tus ojos, encontrar ahí un refugio perfecto contra el mundo; encontrar ahí el tiempo necesario para amarte con locura y ternura. Ser lo que quieras que sea, y dejar que te conviertas en lo que siempre he deseado.

Tengo ganas de ti, de morder tu espalda, de saborear tus labios, de encontrarte sin ropa en medio de la madrugada, y de envolverme en tus brazos para nunca salir de ahí.


“soy más que tu vida entera”

¿Qué más te da ya? Si soy solo un error, un desacierto, un pequeño defecto; pero soy más que eso: soy el dolor de tu frente y la forma en que sonríes con falsedad, qué más te da que te extrañe y te quiera, si nunca supiste en realidad cuánto significaste. Soy poco más que el café que sobro en esa última taza de la madrugada, un libro hermoso que nadie toma por ser de segunda mano, un poema que nadie se atreve a dedicarte por ser un poco grosero, soy la manera excesiva en que comes, y la fortuna de que todo salga como lo deseas, soy dolor en tus piernas después de correr para no extrañarme tanto, soy el aroma que acompaña a tus atardeceres en brazos ajenos, soy la mirada oculta por la rendija de aquella puerta, y soy todo eso porque tú no quisiste que yo fuera sólo una cosa: tu vida entera…


“fechado en la madrugada del 23 de Octubre”

¿Y si me decido de una vez a desterrar de mi vida a la soledad? Puede que el camino no vuelva sobre sí , que esta vez sí pueda ser para siempre, y es que debo confesarte hoy que aquella primera noche fue especial, tú eras distinta desde antes pero no lo había podido notar hasta tenerte tan cerca, sí yo sé que se dicen muchas cosas de mí, que has oído una y mil historias sobre este pobre hombre que te escribe en esta fría madrugada pero no prestes atención a lo que el resto del mundo diga, solo pon atención a esto que yo tengo por decir; que me gusta de ti tu mirada y me fascina tu sonrisa, que tus ojos son tan dulces como la miel de abril, que eres la muchacha más bella que yo haya conocido jamás, que contigo el pasado es solo un cuento mal contado, que tu presencia es la luz más fuerte que mi vida puede tener, que tenerte cerca fue una experiencia sobrenatural, que me gustaría ser algo más para ti, volverte el centro de mis días y de toda mi existencia y que hoy me decido a no dejarte ir, a jamás dejarte de mi vida partir…