-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “me encantas

“en mi oración de la noche”

Ya te lo dije, pero lo volveré a repetir ¿Dónde has estado escondida la última vida?

Te necesitaba mucho antes de conocerte, te deseaba mucho antes de recordarte, y ahora doy gracias a Dios por tu presencia en mis días.

Doy gracias a Dios porque has venido a mí, sin esperarte, sin buscarte, sólo has llegado y te has convertido en el todo.

Lo prometo, hoy estarás nuevamente en mi oración de la noche.


¿tomamos un café?

Te soñé, mujer ¡Que bella eras en ese sueño!

Y hoy que te vi: pude decirme a mí mismo, que toda la belleza utópica no es nada comparada con tu verdadera belleza.

Te soñé, si, pero créeme que es mucho mejor vivirte que soñarte.

Por cierto, ¿Tomamos un café?


“banderas en mi corazón”

Que estés más presente de lo normal es, sin lugar a dudas, una excelente señal; que no deje de sonreír al recordarte es una muestra de lo importante que eres en mi corazón, que me muera cada vez que te vas, que se me acabe la respiración durante tus despedidas y que mis ojos no encuentren mejor lugar que estar fijos en los tuyos, son las banderas que hoy se levantan en mi corazón.

Un poco de madurez me permitiría aceptar y reconocer que eres lo más importante para mí justo ahora, un poco de pasión y más amor te haría ver que si por mi fuera tu jamás te alejarías de mi vida, deja que llene de mis besos tu corazón, que aunque no sea ni lo que siempre soñaste ni lo que siempre pediste pueda comenzar a ser quien solo por hoy, pueda hacerte sonreír con verdadera sinceridad…


“¿recuerdas?

Tengo tantas ganas de llorar, hoy tengo miedo a eso que todos aspiran, a lo que llaman futuro; no sé qué hacer para que sepas lo especial que eres para mi, para que de una vez y para siempre te entregues a mis brazos.

Cariño, ¿Recuerdas esas tardes por la J. Amaro? ¿Recuerdas todas las mañanas cuando corría a tus brazos con una sonrisa? ¿Recuerdas la manera en que solía oler tu cabello? ¿Recuerdas lo feliz que te hacían mis besos en tu frente?, o es que acaso ya te has olvidado de todo lo que hemos vivido desde el primer día en que nos acercamos el uno al otro, yo jamás me olvidaré, y aunque jamás me hagas caso, yo jamás me iré, lo juro.


“fechado en la tarde del 20 de Febrero del 2012”

¿Qué es lo que quisiera? Irónicamente en este momento no lo sé; creo que puedo pedirle al universo que conspire y que nos volvamos a ver en alguna otra vida, y que en esa vez pueda conseguir tu amor más rápido, quisiera poder escribir el verso más hermoso del mundo y dártelo en un pedazo de mi alma, que al leerlo te enamores instantáneamente de mi, que tu corazón se tiña de azul y que se convierta para siempre en mi cielo, quizás quisiera quizás poder olvidarte, poder arrancarte de esta historia mal contada, quisiera no haber llegado temprano a aquella primera vez, aunque en realidad si algo sé es que eso no es lo que quisiera.

Pero si quisiera poder tomar tu mano y llevarte a volar hacia mi pasado, que vieras la soledad que ha estado conmigo las últimas semanas, los últimos años, y que al verla te des por enterada de que si ella ya no está más en mis días es porque en una noche de luna clara llegaste tú, junto con el rocío nocturno de un otoño, quisiera tener más paciencia para ti, y dejar que las cosas se vayan dando de una manera más lenta, encontrar el momento perfecto para unirnos en un beso, y que con ese beso no desees alejarte nunca más de mí, quizás quisiera ser menos terco, convencerme de que tú no eres para mi, y decirle al mundo que en mi corazón hay espacio para una historia más, pero no, eso no es lo que yo quisiera, en realidad solo quisiera poder mostrarte un rostro nuevo, que veas todo lo que nadie más ha podido ver de mi, y que con ese rostro logré arrancarte algún suspiro guardado entre los cajones de tu corazón.

Quisiera, que hoy fuese un día alegré; que hoy pudiera decirte mi amor, que pudiera abrazarte fuertemente y que no hubiese más temor a lo que vendrá, pero la vida a veces se encarga de detener nuestra marcha, de hacernos ver que todo va a su ritmo y no todo se da como uno lo desea, aún así, hoy estoy más que nunca dispuesto a demostrarle a esa misma vida, que yo por ti seguiré esperando, así sea una semana o un tiempo sin fin, que todo en ti me encanta, y que siempre serás la mujer bonita que me arranco un suspiro de mi seco corazón en la noche del 23 de Octubre, y que siempre será así..