-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “niña de ojos bonitos

“te tomará cuentas”

Hace un par de semanas apareció en mi celular aquella foto que nos tomaron la noche del 12 de Mayo, no sabes cuánto extrañe aquellos días, no sabes cuán feliz fui en tus brazos; y aunque sé que ya todo terminó, aunque me sé lejos de ti, y se te ajena ya, no puedo evitar extrañarte a morir, no puedo evitar desear de vez en vez que todo esto sea sólo un mal sueño, y que al despertar estés de nuevo ahí, mirándome con el amor que solo tú sabes dar.

Hace tiempo que las canciones de amor suenan más fuerte, quien sabe, pero es muy probable que esa sea una culpa de la que el Hacedor también te tomará cuentas, aunque ya no estés en mi vida, tu presencia sigue siendo constante, siempre serán los mismos romances tontos aquellos que me hagan ver cuán diferente fuiste tú en mi vida, y cuánta falta me sigues haciendo.


“justo como ayer y como hoy”

Siempre serás la mujer más bonita que he conocido, siempre añorare los días en que besaba tu frente y tus amigas murmuraban lo mucho que se me notaba cuanto me gustabas, y no te equivoques, siempre te recordaré con una sonrisa. A esos días de cine y plaza, que ya nunca volverán, a esa boda a la que fuimos juntos, y todo eso que siempre estará en mi mente, cuanto no diera por volver a tocarte por lo menos dos segundos, por volver a todo aquello.

Ésta es la última noche que te extraño, lo prometo, el día que decidí dejarte ir sin detenerte me prometí a mi mismo que afrontaría tu ausencia intentando recordarte siempre con alegría, pero a veces, muchas veces me gana la nostalgia, por eso he decidido solo recordarte de vez en cuando, para que tanta melancolía no ahogue mis sueños, solo lo suficiente para poder sonreír cada vez que el mundo se vea solo y triste justo como ayer y como hoy.


“orgulloso y necesitado”

Estoy orgulloso de quererte, de saberte mía y de pensar que a veces la vida no me alcanza para seguirte viviendo. Estoy orgulloso de ser tuyo, de entregarte el alma, los besos, la vida y mi calma, de saberme de tú corazón, de hallarme en las mañanas juntito de ti, de no tener otra vida fuera de ti, de crear las cosas más bellas y sencillas solo para ti.

Estoy necesitado de ti, de tus besos, de tus gestos, de esos tus ojos miel dulce, de esa tu boca deseo perdido, de tu cabello suave marea donde se pierden mis aspiraciones y deseos, estoy necesitado de tu compañía, de tus mejillas sonrojadas, de la vida que se escapa cada vez que tú te vas veloz por mil y un compromisos, de los momentos que me pierdo cada vez que soy yo el que tiene que partir.


“nací”

Nació la sonrisa, nació la ilusión, nacieron las caricias y esos besos en tu frente, nació la luz que ilumina hasta las noches más oscuras.

Nací de nuevo al mundo, en un mundo oscuro un acto de caridad llamado mirada; nací de nuevo al mundo, al mundo de verdad que no existía hasta antes de ti; nací de nuevo al mundo, en un mundo tan opaco una lámpara que antes era un corazón duro y que brilla ahora con luz propia.

Y vi a la mujer más bonita, en una noche como esta, de algún Octubre ya olvidado por todos, excepto por mí, que tengo motivos para sonreír desde aquella noche en la que también luego de las nubes vino a nosotros una Luna.

Y esa mujer siempre serás tú.


“¿recuerdas?

Tengo tantas ganas de llorar, hoy tengo miedo a eso que todos aspiran, a lo que llaman futuro; no sé qué hacer para que sepas lo especial que eres para mi, para que de una vez y para siempre te entregues a mis brazos.

Cariño, ¿Recuerdas esas tardes por la J. Amaro? ¿Recuerdas todas las mañanas cuando corría a tus brazos con una sonrisa? ¿Recuerdas la manera en que solía oler tu cabello? ¿Recuerdas lo feliz que te hacían mis besos en tu frente?, o es que acaso ya te has olvidado de todo lo que hemos vivido desde el primer día en que nos acercamos el uno al otro, yo jamás me olvidaré, y aunque jamás me hagas caso, yo jamás me iré, lo juro.


“veinte alcatraces”

Que en un arrebato de locura me digas un te quiero, dejando libre tu corazón para que se una al mío para siempre, que en un segundo de eternidad abras tus brazos y me recibas en ellos sin necesidad de mirar atrás, que en una nota musical guardes toda la alegría que hemos compartido, que en cualquier estrella veas mi mirada buscándote hasta en las noches más oscuras, y que sepas que este hombre te pertenece completamente, que desde que llegaste hallaste como entrar para siempre en mi vida.

Que tomándome de la mano me dejes acompañarte por las tardes hasta la puerta de tu casa, que recibas veinte alcatraces cada primavera para recordar a la primera que pasamos juntos, que en un momento de tristeza sepas voltear al cielo y encontrarme ahí tan disponible como siempre para ti, y que sepas que este amor es tan tuyo como en el primer día en que llegaste a mi senda


“prometo”

Quiero que pintes de azul este rostro triste que mantengo para los demás,  no necesito nada más que una mirada tuya en una tarde de invierno, no pido más que acompañarte por la Avenida hasta ese punto en el que por obligación, más que por necesidad, me debes abandonar, no es necesario que me digas palabras necias, sé que tu idioma es tan diferente del de el mundo que en verdad no necesito ningún traductor, mi corazón lo habla desde la primera vez que te vi.

Necesito que conviertas las tardes de soledad en un paseo por la ciudad, que me lleves allá donde me quieras tener, y que no dudes en elevarme tan alto como desees antes de dejarme volar a tu lado, toma mi mano, solo dame una señal, solo dime con tus hermosos ojos que sientes tanto cariño como yo, que quisieras alargar el último segundo de ese fugaz abrazo para volverme a ver llegar en lo profundo de tu corazón.

Si lo haces no te prometo la felicidad ni todas las estrellas del cielo, no, mi promesa se basa solo en algo que yo si puedo dar: cada pensamiento mío será de ti, cada sonrisa de mis labios solo serán tuyas, cada emoción convertida en una cascada de besos, cariño y amor, cada día nuevo como una nueva oportunidad para hacerte realmente más feliz, para entregarte los pedazos de mi alma que escapen por alguna extraña razón a tus invencibles encantos, prometo esforzarme en ser todo de ti, y no detenerme en entregarte toda mi razón…