-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “no me dejes

“epitafio”

Solo un día, a distancia de ti, solo unos pocos kilómetros, solo un poco de personas; solo un mundo nos separa, y yo sigo sintiéndote en mis adentros, solo es un día querida, solo son unos pocos segundos, la última fotografía, el último puerto, la lluvia cayendo lentamente, y tu falda brillando con el arcoíris que le siguió.

Ya son solo unos cuantos recuerdos, pero son el tesoro que guardo con cariño, y sé que tú no me olvidas aunque ya no me tengas tan cerca como me tenias apenas ayer; y sé que tu odio jamás poblara el mundo que nos distancia, sé que será el fuerte amor que tienes por mí el que hará florecer las margaritas, ya son solo unos cuan tos sueños, son la vitalidad de mis entrañas, son la fuerza con que sigo caminando aunque tú ya no vayas más a mi lado como te tenía apenas ayer; y sé que si bien no tuvimos una última noche juntos, aquella tarde sirvió como epitafio a nuestra historia, y el epitafio fue solo el comienzo de nuestra eternidad…


“todas mis esperanzas”

Si me dejas hoy, no habrá ya un mañana para conquistar, si te vas de mi lado no encontraré nada ni nadie que me devuelva la felicidad, si desapareces de mis días no existirá ni un solo motivo para continuar, todos los días serán días de lluvia y tempestad, no existiré a menos que tu decidas volver.

Júrame que aunque te vayas jamás me olvidaras, júrame que volverás y que encontrarás la forma de devolverme la sonrisa y la alegría. Dime que no hay motivos para irte, que el mundo  no importa ya y que todo lo que necesitas lo encuentras hoy mi mirada.

Pues si me dejas ya no tendré un futuro, y existiré aferrado al pasado, si te vas no hallare motivos para disimular mi nostalgia, y si me dejas, contigo se irán todas mis esperanzas…


“¿culpable?”

Que poca fortaleza la que tiene mi corazón ante ti, eres todo lo que siempre pedí, pero no puedo evitar sentir que a veces, que muchas veces abusas de lo que siento por ti; que tienes la plena seguridad de que me encontrarás aquí al volver, que sabes de sobra que soy incapaz siquiera de imaginarme la vida sin ti en ella, que los días más largos para mí son aquellos en los que tú no estás, te sabes poseedora de mi corazón, de cada uno de mis suspiros, y te sabes tan poderosa que te olvidas de aquello que compartimos algún día.

Ya no soy más tan necesario para ti, ya no soy lo que más importa, ni siquiera soy algo de lo que debas ocuparte, soy solo un pedazo de tu vida que estás dispuesta a sacrificar, un pasaje de tu historia que aunque hermoso ya no es lo que siempre fue, y yo me siento morir al saberme completamente tuyo, al darme cuenta de que en algún momento me abandonaras por algo que te cause mayor emoción, me siento temeroso al saberme desechable, y quisiera solo poder decirte que no me dejes nunca, pero sé que ya es demasiado tarde para nosotros.

¿Soy yo el culpable de que tu no me quieras en tu vida?, o es que acaso tú olvidaste demasiado pronto las promesas que un día de Octubre me diste sin pedirme nada a cambio, ¿Soy yo la causa de que esto se acabe? O es que acaso en tu corazón no hay espacio para el verdadero amor.


“a la Madre Admirable”

Ese día me abandonaste para siempre, no dijiste adiós, no hubo ninguna despedida anunciada; solo una soledad que se encontró cara a cara con mi destino, solo una herida profusa que no ha dejado de crecer desde entonces, ese día me volteaste a ver por última vez y supe que había sido de tu cariño, que había sido de los besos y las caricias; ese día tu promesa fue arrastrada por el mar hacia la profundidad del olvido.

Pero sin que tú lo sepas esta noche elevare una oración a la Madre Admirable para que te vuelva a traer a mí, para que ella tenga compasión de mí, para que encontremos la forma de rescatar aquellas promesas hundidas en la mar…


“fechado en la tarde del 20 de Febrero del 2012”

¿Qué es lo que quisiera? Irónicamente en este momento no lo sé; creo que puedo pedirle al universo que conspire y que nos volvamos a ver en alguna otra vida, y que en esa vez pueda conseguir tu amor más rápido, quisiera poder escribir el verso más hermoso del mundo y dártelo en un pedazo de mi alma, que al leerlo te enamores instantáneamente de mi, que tu corazón se tiña de azul y que se convierta para siempre en mi cielo, quizás quisiera quizás poder olvidarte, poder arrancarte de esta historia mal contada, quisiera no haber llegado temprano a aquella primera vez, aunque en realidad si algo sé es que eso no es lo que quisiera.

Pero si quisiera poder tomar tu mano y llevarte a volar hacia mi pasado, que vieras la soledad que ha estado conmigo las últimas semanas, los últimos años, y que al verla te des por enterada de que si ella ya no está más en mis días es porque en una noche de luna clara llegaste tú, junto con el rocío nocturno de un otoño, quisiera tener más paciencia para ti, y dejar que las cosas se vayan dando de una manera más lenta, encontrar el momento perfecto para unirnos en un beso, y que con ese beso no desees alejarte nunca más de mí, quizás quisiera ser menos terco, convencerme de que tú no eres para mi, y decirle al mundo que en mi corazón hay espacio para una historia más, pero no, eso no es lo que yo quisiera, en realidad solo quisiera poder mostrarte un rostro nuevo, que veas todo lo que nadie más ha podido ver de mi, y que con ese rostro logré arrancarte algún suspiro guardado entre los cajones de tu corazón.

Quisiera, que hoy fuese un día alegré; que hoy pudiera decirte mi amor, que pudiera abrazarte fuertemente y que no hubiese más temor a lo que vendrá, pero la vida a veces se encarga de detener nuestra marcha, de hacernos ver que todo va a su ritmo y no todo se da como uno lo desea, aún así, hoy estoy más que nunca dispuesto a demostrarle a esa misma vida, que yo por ti seguiré esperando, así sea una semana o un tiempo sin fin, que todo en ti me encanta, y que siempre serás la mujer bonita que me arranco un suspiro de mi seco corazón en la noche del 23 de Octubre, y que siempre será así..


“con las estrellas en tu sonrisa”

El día de hoy me desperté con mucho temor; busque tu compañía pero solo encontré a mi soledad, la habitación es un desorden de caos y tristeza desde que ya no estás, me hace falta que me despiertes lentamente, que me digas cuando me necesitas, que me abraces tiernamente y que nos fundamos en un beso.

Escuche tu mensaje en la contestadora, no supe que pensar, tu despedida ha sido lo peor de estos días, pero tengo miedo de decirte tantas cosas, las cosas que provocas en mi corazón no cambiaran bebe; no necesitas darme explicaciones, solamente vuelve a mis brazos, solamente dime que todo estará bien y que jamás te volverás a ir, los problemas no podrán alejarme de ti, cada noche dormiré con las estrellas en tu sonrisa y conmigo a tu lado tan feliz…

Si prometes callarme la próxima vez que me equivoque, juro que intentaré regresar a aquellas tardes de mar, para tirarnos sobre la playa y disfrutar de nuestras tardes juntos, bebe quiero ser tuyo, todo lo que necesito eres tú.


“prometo”

Quiero que pintes de azul este rostro triste que mantengo para los demás,  no necesito nada más que una mirada tuya en una tarde de invierno, no pido más que acompañarte por la Avenida hasta ese punto en el que por obligación, más que por necesidad, me debes abandonar, no es necesario que me digas palabras necias, sé que tu idioma es tan diferente del de el mundo que en verdad no necesito ningún traductor, mi corazón lo habla desde la primera vez que te vi.

Necesito que conviertas las tardes de soledad en un paseo por la ciudad, que me lleves allá donde me quieras tener, y que no dudes en elevarme tan alto como desees antes de dejarme volar a tu lado, toma mi mano, solo dame una señal, solo dime con tus hermosos ojos que sientes tanto cariño como yo, que quisieras alargar el último segundo de ese fugaz abrazo para volverme a ver llegar en lo profundo de tu corazón.

Si lo haces no te prometo la felicidad ni todas las estrellas del cielo, no, mi promesa se basa solo en algo que yo si puedo dar: cada pensamiento mío será de ti, cada sonrisa de mis labios solo serán tuyas, cada emoción convertida en una cascada de besos, cariño y amor, cada día nuevo como una nueva oportunidad para hacerte realmente más feliz, para entregarte los pedazos de mi alma que escapen por alguna extraña razón a tus invencibles encantos, prometo esforzarme en ser todo de ti, y no detenerme en entregarte toda mi razón…