-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “no te vayas

“tu silueta”

Detrás de tu silueta, encuentro un par de razones para jamás olvidarte; un millón de palabras que quiero obsequiarte, y aún así, hoy me miras desde lejos, hoy ignoras mis versos y mis gestos, ya no hay tiempo dices sin cesar, y yo a cambio te ofrezco mi corazón una vez más.

Todo es en vano cuando te vas, todo es falso cuando no estás, y mírame, aquí, en ésta misma ciudad, en éste mismo lugar, en esta misma calle sin un lucero que me alumbre al pasar; mírame casi muerto, casi extinto, casi olvidado, casi sin ser yo mismo; mírame porque al menos así podre entender que aún te importo, no me ignores más, pues aun cuando me des la espalda, yo siempre te ofreceré mi corazón…

Anuncios

“aquel andador”

Creo que pudimos alcanzar a la luna si hubiéramos comenzado más temprano; en realidad nadie sabe qué fue lo que paso entre tú y yo aquella noche en que nos revestimos de cristal, fueron tus labios tan dulces y certeros que atravesaron mi alma, dejándole una enorme herida por donde desde entonces se me escapan los suspiros para ir en tu búsqueda…

Ese día prometí que te acompañaría a donde quiera que fueras, ¿recuerdas como miraste la primera vez?, yo si lo tengo presente, yo si sabría decirte el momento exacto cuando entraste a mi vida, y como aquel andador fue el primero de nuestros testigos…

Y aunque hoy tu certeza es solo una despedida anunciada, puedo asegurarte que volveremos a encontrarnos cuando tú lo decidas, que yo estaré aquí una o dos eternidades para poder volver a verte llegar…


“tiene demasiado tiempo”

Tiene mucho tiempo que no me llamas a las tres de la mañana solo para saber cómo estoy, tiene mucho que fue la última vez que vimos juntos una puesta de sol, y es tan grande el vacio que siento dentro, tan grande como el dolor que tu ausencia me hace vivir, eres la última esperanza de encontrar un camino correcto y no sé cómo llenar el espacio que dejas en mi alma.

Tiene mucho tiempo que  no rio al ver a los niños felices corriendo por la plaza, tiene mucho tiempo que estas dentro de mi mente pero no te puedo encontrar, y es tan grande el dolor que siento dentro, tan grande como el vacio que tu recuerdo intenta llenar, eres lo último que pido a la vida, sin ti no hay más motivos para continuar.

Tiene demasiado tiempo que me siente tan imperfecto, tantos meses corriendo a la par de las manecillas del reloj, estoy tan cansado por intentar alcanzarte, eres lo último que mis ojos quieren ver antes de morir….


“solo una casualidad más”


 Por tu corazón te juro que hoy no tienes razón, no conoces nada de mi pasado y yo desconozco que ha sido de ti en la última vida, y aunque parece que el avernos encontrado aquella noche bajo la lluvia fue solo una casualidad más de esas que no hacen nada en la vida de nadie, la realidad es que llevaba planeando eso durante muchas vidas, que me preparaba para encontrarte en donde nadie más busco, para enamorarte de una forma antigua, de una forma conocida para los dos, de una forma a la que tu alma no puede decir no, porque sé que estamos unidos de formas que ninguno de los hombres de hoy pueden entender, no tienes razón, ninguno otro puede llegarte a amarte como solo puedo hacerlo yo….


“aquella banca”

Claro que recuerdo las veces que me dejaste solo en aquella banca, con tan solo mi paciencia como compañera, y claro que siempre vuelvo a buscarte en la soledad de la avenida blanca, siempre necesito encontrarte en las compañías efímeras, en los besos que me venden demasiado baratos; tú eres la única eterna en mi vida, tu eres la única que siempre está presente y jamás se ausenta para siempre, tú eres la estela sobre el mar de Enero, tú eres mi vida entera y sin ti se me va poco a poco la vida, apenas logro vivir de los recuerdos, apenas logro vivir sin ti…


“la misma vez”

Será la misma vez, tú con tus ojos de miel y carmín, yo con el mismo miedo de ayer por la tarde, cuando te fuiste sin decir adiós, será la misma ocasión y la misma lluvia, el mismo ciprés,  la misma plaza y hasta el mismo final, será en otro mundo eso que solo tú y yo sabemos el uno del otro, será como una dulce melodía que duele en el alma, como un rayo de sol que se va, sé que será la misma vez, tú con esa esperanza que me envuelve tan fácilmente y yo con mis besos que por alguna vez decidí donarte, siempre podrá ser lo mismo, pero tú y yo jamás seremos como antes…


“cómo un pintor de hilos”

Detrás de esa noche se fue mi vida, detrás de tu estrella se escapo mi realidad; un vórtice que nada deja libre, eres tan solo una presencia minúscula que abarca  todo en mi, eres tan solo inevitable como mi primera sonrisa, eres tan solo una musa sin nombre, sin pasado ni futuro, y yo por ti dejaría atrás mi propia alegría, dejaría libres mis miedos para dejarlos atormentar al mundo, dejaría a mis padres y a mi tierra, por tan solo seguirte; y es que por ti seré como un pintor de hilos, como un poeta de silencios, seré como un anciano sin arrugas, como un caballero de armadura oxidada, seré como un rey con una corona de cristal; seré cuanto quieras que sea si me dejas seguirte hasta el fin de mis días.