-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Oaxaca de Juárez

“volverán”

Y volver a pasar una noche en tus brazos, volverte a ver a los ojos como la primera vez, desear ser todo tuyo en todas las formas posibles, y es que tu imaginación nos da tantas posibilidades y es que mi disposición nos da tantos caminos.

La Verde Antequera será nuestro testigo nuevamente, volverán a nosotros aquellos días perdidos por sus calles, y nuevamente será un verano por la ciudad de los enamorados, nuevamente seré un joven acompañándote a la Iglesia de Santo Domingo, tras de ti, viendo tu espalda, viendo tu dulce cabello, iré por una calle antigua pensando, “gracias a Dios  porque llegaste a mi vida”.

Volverán a nosotros aquellas primeras emociones, el Jarabe Mixteco y también la Sandunga, volverán la nieve de limón y tus labios con sabor a miel, mis brazos dispuestos a abrazarte frente a todos, mi mirada diciendo cosas que nadie entiende, nadie más que la Verde Antequera, tu y yo.

Anuncios

“28/28 de Febrero”

Este fin de mes me ha tomado en Oaxaca de Juárez, como en otros años, he participado en la movilización anual de las Escuelas Normales del Estado de Oaxaca, y ésta ha sido la última ocasión en que yo participaré, estoy a unos pocos pasos de concluir esa parte de mi formación profesional, y en unos pocos meses, habré de hacer frente a nuevos horizontes, tiene mucho tiempo que no vivo una época de cambios tan profundos como la que se asoma en lo inmediato, y eso sólo me llena de emoción, al querer que se hagan realidad esas aspiraciones; puede que quizás no sean de la forma que quiera, pero al menos, siempre habrán de quedar esas buenas expectativas, en los recuerdos de los muchos días que he estado esperando, por ahora, sólo me queda despedir a un mes más, a un mes menos: ¡Hasta pronto Febrero!, la próxima vez que nos veamos, las cosas ya no serán tan parecidas.


“nunca más”

Prometiste volver a aquella iglesia, lo prometiste y creí en tu palabra: me convenciste como a un pequeño, y vendado caí en tus manos, siempre pensé que sería maravilloso tenerte a mi lado, y tú presencia solo fue una herida en mi costado.

Daría lo que fuera por volver a aquellas noches en La Verde Antequera, pero ya no más, nunca más a tus mentiras, nunca más a tu hipocresía, nunca más a mirarte fijamente a los ojos con la esperanza de ver verdad en ellos. Nunca más, a la noche en Santo Domingo y a la madrugada acompañada de aroma de café.


“aquel andador”

Creo que pudimos alcanzar a la luna si hubiéramos comenzado más temprano; en realidad nadie sabe qué fue lo que paso entre tú y yo aquella noche en que nos revestimos de cristal, fueron tus labios tan dulces y certeros que atravesaron mi alma, dejándole una enorme herida por donde desde entonces se me escapan los suspiros para ir en tu búsqueda…

Ese día prometí que te acompañaría a donde quiera que fueras, ¿recuerdas como miraste la primera vez?, yo si lo tengo presente, yo si sabría decirte el momento exacto cuando entraste a mi vida, y como aquel andador fue el primero de nuestros testigos…

Y aunque hoy tu certeza es solo una despedida anunciada, puedo asegurarte que volveremos a encontrarnos cuando tú lo decidas, que yo estaré aquí una o dos eternidades para poder volver a verte llegar…


“tú sabes de sobra”

Aunque no sea temporada de alcatraces por ti compraré ese último ciento en la florería, te los llevaré como un obsequio que no haz de olvidar; como cada tarde frente a St. Domingo con la misma esperanza de reencontrarnos por fin, yo en el siglo pasado y tú en lo que todos llaman actualidad, es el nuestro un amor tan distante y distinto que ninguno puede entender cómo puedes seguir esperándome ahí.

Pero tú mi princesa sabes de sobra, que aunque me tarde uno o dos siglos llegaré a tu encuentro con mi ramillete de alcatraces y con la misma bufanda blanquiazul que me obsequiaste en una tarde cualquiera del pasado, sabes de sobra que aunque vivamos épocas distintas esta tarde nos reencontraremos por la magia de lo que todos llaman y nadie conoce, por la magia del amor…


“prometo”

El día de hoy aparecerás en mi oración nocturna, no dudo que debo agradecerle por tenerte a ti en mis días, el día de hoy mi voz será un ruego callado, y tus ojos la llave de mi corazón, solo por hoy prometo no decirle a nadie lo mucho que te quiero para no hacer sonrojar tus mejillas, sé que hoy habré  de encontrarte cara a cara por las avenidas de esta ciudad.

Abrázame, y hazlo una vez más, siempre temo el perder un segundo más, siempre deseo que todos los días sean como hoy, que nos encontremos y nos amemos sin importarnos todos los demás, que todos los días de la semana, de domingo a domingo te pueda respirar, que no importando si sea Abril u Octubre tu me sonrías con la misma inocencia de nuestra primera cita.

¿Qué tal si por un momento te olvidas del resto del mundo?, ¿Qué tal si por solo un momento me dejas entrar en tu corazón? Prometo no intentar salir jamás…


“1 de Marzo”

El día de hoy da inicio Marzo, un mes muy especial, y aunque estos días me han tomado en Oaxaca puedo decir que espero mucho de este tercer mes del 2012; por una parte existe la emoción de volver a una escuela Primaria después de aquella última visita en Diciembre pasado, de la misma forma, Marzo en esta ocasión estará impregnado hasta las raíces de Cuaresma y servirá como preparación para la Semana Santa con todo lo hermoso que ello representa en mis días, estos días se llenaran de espera y de sueños que tiñen el futuro de promesas nuevas, un mes sumamente especial aún cuando su inicio no sea el que yo más desearía. ¡Bienvenido Marzo!

Imagen