-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Oaxaca

“volverán”

Y volver a pasar una noche en tus brazos, volverte a ver a los ojos como la primera vez, desear ser todo tuyo en todas las formas posibles, y es que tu imaginación nos da tantas posibilidades y es que mi disposición nos da tantos caminos.

La Verde Antequera será nuestro testigo nuevamente, volverán a nosotros aquellos días perdidos por sus calles, y nuevamente será un verano por la ciudad de los enamorados, nuevamente seré un joven acompañándote a la Iglesia de Santo Domingo, tras de ti, viendo tu espalda, viendo tu dulce cabello, iré por una calle antigua pensando, “gracias a Dios  porque llegaste a mi vida”.

Volverán a nosotros aquellas primeras emociones, el Jarabe Mixteco y también la Sandunga, volverán la nieve de limón y tus labios con sabor a miel, mis brazos dispuestos a abrazarte frente a todos, mi mirada diciendo cosas que nadie entiende, nadie más que la Verde Antequera, tu y yo.


“la llorona”


“28/28 de Febrero”

Este fin de mes me ha tomado en Oaxaca de Juárez, como en otros años, he participado en la movilización anual de las Escuelas Normales del Estado de Oaxaca, y ésta ha sido la última ocasión en que yo participaré, estoy a unos pocos pasos de concluir esa parte de mi formación profesional, y en unos pocos meses, habré de hacer frente a nuevos horizontes, tiene mucho tiempo que no vivo una época de cambios tan profundos como la que se asoma en lo inmediato, y eso sólo me llena de emoción, al querer que se hagan realidad esas aspiraciones; puede que quizás no sean de la forma que quiera, pero al menos, siempre habrán de quedar esas buenas expectativas, en los recuerdos de los muchos días que he estado esperando, por ahora, sólo me queda despedir a un mes más, a un mes menos: ¡Hasta pronto Febrero!, la próxima vez que nos veamos, las cosas ya no serán tan parecidas.


“mujer”

El canto que lleva el viento, las sonrisas son solo una muestra de nuestras almas, danza la tehuana y encuentra en el cielo el último compas de su son, guelaguetza la fiesta para sentirnos orgullosos de lo que fuimos, de lo que somos y seremos, un pueblo hermanado por el pasado que abre ahora camino hacia el futuro y encuentra en el presente la razón perfecta para jamás olvidar todo lo que ya sucedió; baila Oaxaqueña al son de la Sandunga, baila con tu flor de piña, baila con esos sones y jarabes que resuenan por tus montañas, baila y dale al mundo un poco de tu magia, recuerda cuando eras pequeña y soñabas con estar justo aquí, en la cima del Cerro del Fortín, dándole orgullo a tus padres y a tu tierra, baila Oaxaqueña y deja que las estrellas se borden a tu huipil; baila y encanta con tus sonrisas y cabellos mi pensamiento, que estoy aquí solo para verte y ser feliz…


“nunca más”

Prometiste volver a aquella iglesia, lo prometiste y creí en tu palabra: me convenciste como a un pequeño, y vendado caí en tus manos, siempre pensé que sería maravilloso tenerte a mi lado, y tú presencia solo fue una herida en mi costado.

Daría lo que fuera por volver a aquellas noches en La Verde Antequera, pero ya no más, nunca más a tus mentiras, nunca más a tu hipocresía, nunca más a mirarte fijamente a los ojos con la esperanza de ver verdad en ellos. Nunca más, a la noche en Santo Domingo y a la madrugada acompañada de aroma de café.


“tú sabes de sobra”

Aunque no sea temporada de alcatraces por ti compraré ese último ciento en la florería, te los llevaré como un obsequio que no haz de olvidar; como cada tarde frente a St. Domingo con la misma esperanza de reencontrarnos por fin, yo en el siglo pasado y tú en lo que todos llaman actualidad, es el nuestro un amor tan distante y distinto que ninguno puede entender cómo puedes seguir esperándome ahí.

Pero tú mi princesa sabes de sobra, que aunque me tarde uno o dos siglos llegaré a tu encuentro con mi ramillete de alcatraces y con la misma bufanda blanquiazul que me obsequiaste en una tarde cualquiera del pasado, sabes de sobra que aunque vivamos épocas distintas esta tarde nos reencontraremos por la magia de lo que todos llaman y nadie conoce, por la magia del amor…


“por Etla”

¿En dónde se ha quedado aquel gran amor? Me has perdido junto con  todo aquello que te di; quisiera volver a caminar por las calles de Etla a tu lado, volver a disfrutar de aquella ultima nieve, besarte con cariño intenso una vez más, desearía volver a encontrarte en la banqueta con un ramo de rosas en la mano, un obsequio de algún otro amante que no te supo impresionar, y tener juntos otra tarde como aquella en la que me dijiste en voz baja un te amo, como aquella en la que nuestros cuerpos se unieron para no dejar que nuestras almas se separaran;  todo por tu bendito amor, aquel que me acompaña desde que ya no estas, desde que te fuiste con algún otro así como un día lo hiciste conmigo…