-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “odio

“el último segundo de nuestra epifanía”

Basta de miedos, ya me basta de tener tanto rencor en mi alma y de no saber donde más guardarlo,  sé que soy culpable de todo lo nuestro, desde aquella tarde bajo la farola hasta el último segundo de nuestra epifanía; es solo culpa lo que corroe mis días y nada más que tan solo la esperanza de no volverte a ver, de saberte lejana, de saberte ajena, de saberte bien; de solo saberte pero no pensarte ni vivirte, de permanecer a raya de aquella tu vida, de aquellos mis días, de aquellos tus gestos, de todo lo que un día dejo de ser para ti y para mi…

Anuncios

“carta a la hipocresía”

No tengo miedo a decírtelo, eres una perra maldita; tú eres la culpable de que mis días de un momento a otro se hayan convertido en un eterno sufrir,  jamás he sido bueno para sobrevivir a las tempestades y hoy te escribo esta carta para agradecerte que gracias a ti estas últimas semanas se hayan vuelto un caos completo de tempestades inmensas, que por tu causa haya caído y esta mañana haya sentido que no podría levantarme, pero no, no te daré ese gusto, peores cosas ya han venido y se han ido con la cabeza agachada, no soy más aquel que solo sabia sufrir y no tenía ni el valor ni las ganas de seguir, hoy sé que eres grande pero yo soy todavía más grande que tú. Me he convencido y es tiempo de que tú te des por enterada.


“mejor odiarte”

Me es imposible olvidarte y creo que sería mucho más sencillo decidir odiarte: odiar hasta tu recuerdo, odiar que estuviste en mi cama y que mis labios tocaron los tuyos, que mi corazón no entendió a tiempo y que las mentiras le envolvieron mas rápido de lo que creí, odiar hasta tu sombra, hasta el suspiro que hoy le entregas al viento, y la mirada que ya no me pertenece, odiarte con el alma entera, de una forma enfermiza como lo fue mi cariño hacia ti, odiarte en todos los sentidos que me sean posibles, cada centímetro de ti, odiar tu presencia en los lugares donde estuvimos, y los recuerdos que me atan a un barco que se hunde en tu desprecio, odiar tu manera de hablar y jurar no volverte a mirar para que así no crees en mi corazón más tempestad…