-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “olvido

“lo que sin ti me queda”

Una sombra que se cierne sobre los dos, un testigo que por mil razones decide guardar silencio, un amigo que te olvida por cualquier motivo, un destello de luz en algún callejón nocturno, y una Luna que no desea volver a salir hasta que te hagas presente en mis noches, es todo lo que has hecho de mi vida, es todo lo que sin ti me queda, solo recuerdos guardados en mi cuarto, solo un reloj descompuesto, una bufanda que jamás volveré a usar y un kiosco que ya no tiene más a dos enamorados.

Un invierno demasiado largo y todos viéndote partir, risas de burla en mis oídos y la misma soledad plasmada en mi ventana, esa sensación haberme muerto por ningún motivo y el desierto que se ha vuelto mi alma, es todo lo que has dejado en mi existencia, es todo lo que puedo lograr sin ti, solo silencios hirientes y una medalla que ya adorna mi pecho, solo un amor muerto…

Anuncios

“las lámparas en mi corazón”

Vivo con unas ansías enormes de que todo en la vida te sonría, y que ojalá por el camino te vaya muy bien; solo por los dos segundos más preciosos de mi vida: el primero cuando te conocí y el segundo cuando me hiciste tuyo con solo una mirada, solo por el beso más pequeño de mi existencia, el mismo que hizo explotar las lámparas en mi corazón, vivo en inercia bendita, en histeria no colecta y en el mismo tiempo en que yo me despedí, vivo atado a la cobardía y al miedo pero con la libertad encerrada en mi cuerpo; vivo con el espíritu en vigilia y con los sentidos alerta, vivo por tu magia, la poca que quedo impregnada en mi alfombra, y vivo por mi pecho emisario de notas tristes y poemas mal hechos; y aunque no sé si ya solo vivo o si es que acaso sin ti no puedo más que solo existir, sé muy bien que tú eres el origen de todo en todos en mi mundo, y que por ti, me daría al olvido en cien mil veces mil ocasiones, y me daría al fuego en alimento efímero, que entregaría todos mis sueños y aspiraciones por una gota de tu amor, sé muy bien que ya sea que viva o que exista, solo lo hago por ti…


“todo lo que tengo; todo lo que soy”

Tengo el alma de marinero, un amor en cada puerto; tengo el pensamiento de un infame, a veces triste, a veces ciego; tengo el miedo hecho de viento, ligero, pesado, rápido o lento; tengo el deseo de un humano, a veces hielo y a veces fuego; soy solo un espejismo que dejaste de ver hace ya bastantes años, que olvidaste en algún rincón de tu cuarto de princesa,  algo que no quisiste recordar y desde cierto día comenzaste a ignorar.

Tengo la vida de aventura, un silencio resignado que se mueve entre maldad; tengo los pies de piedra, sometidos a la ausencia de tu amistad; tengo el camino de un mendigo tan necesitado de paz y caridad; soy solo un segundo que no quisiste esperar, un olvido descuidado que no tuvo un buen final, una equivocación que te llevo justo a donde hoy estas.


” es verdad”

Si, todo lo que el fauno te ha contado es verdad, es cierto que desde el día que me dejaste algo en mi murió; que desde ese día cada día que pasa me vuelvo más frio y lejano, que mi sonrisa comenzó a apagarse en el instante mismo que me dejaste y que no he sabido como encenderla nuevamente desde aquel segundo cuando te vi alejándote, es verdad también que me cuesta decir tu nombre sin derramar una lagrima y que casi nunca lo logro pues son muchas las lagrimas que te lloro en la soledad de mi sillón, que al estar frente a mis amigos no encuentro con quien platicar ni con quien estar para intentar olvidarme de ti, es real todo lo que te dice de mí, que me está costando demasiado olvidarte y que pronto planeo dejar de hacerlo aunque tenga que vivir el resto de mis días con tu recuerdo cosido a mi pecho, es verdad y es real todo lo que siento cada vez que te miro en sus brazos, cada vez que te siento más lejos de mí, cada vez que me miro a solas frente al espejo más delgado y avejentado, cada ocasión que hace nacer una canción de dolor y tristeza, de esas que le canto con despecho a la única fotografía que tengo de ti en mi pared, no es mentira que pronto moriré si decides no detenerte y volver el tiempo tras de ti, es verdad que mi vida se me escapa con cada suspiro que con su huida rasga mis labios, es verdad, que sigo amándote en el dolor, que no me importaría olvidarme de todo por tan solo volver a estar contigo.


“debajo de esta fresca sombra”

 

Flotan mil mariposas por la pradera y a lo lejos aún se conserva esa sombra, apenas tres semanas antes justo aquí dos amantes se juraban amor eterno, e irónicamente ha sido la eternidad quien los ha alcanzado; a él, ansioso por verla la gitana del tiempo lo ha embrujado con mentiras y estafas; a ella, cautelosa y perenne un caballero de armadura oxidada la ha convencido de no dejarse llevar por el viento como lo prometió.

A veces me pregunto por qué no somos capaces de mantenernos en las promesas y juramentos que hacemos, a veces me cuestiono porque el amor se deja manosear por los falsos sentimientos que a veces lo engalanan por conveniencia, a veces, debajo de esta fresca sombra me figuro como es que no somos capaces de dejar de ser uno y comenzar a ser dos y como nos dejamos convencer por cosas tan falsas como creer que el amor no es ni para nosotros ni para nadie…


“no cuelgues”

Prometo no volver a llamarte, es solo que pensé que quizás oyéndote podría entenderte. No cuelgues por favor, es solo un segundo lo que te pido, quiero irte y que me oigas, que entiendas que no soy yo el que se aleja, que yo no soy el que ha olvidado ni el que ha dejado todo de lado, ¿Qué nos sucedió querida? Que fue lo que hice para que todo esto sucediera, no logro comprender como quieres que entienda que el tiempo curará todo, si las heridas que tu dejas no sanan jamás, se vuelven parte de mi vida, parte de mis días, y con ellas a cuestas debo seguir viviendo,  porque no logro encontrar cura a extrañarte.

Sé que sueno desesperado, sé que no me entiendes, pero te pido que entiendas estas dos palabras: te amo, y no dejare de hacerlo aun cuando me digas que te olvide, que me busque a otra persona, que rehaga mi vida con una buena mujer, entiende, yo no quiero una buena mujer yo te quiero a ti, con la misma fuerza que la primera tarde de abril, con todo lo que me es posible amarte… ¿Es que no lo entiendes?…


“no más mis manos”

Tome tu mano y tu de una forma lenta te alejaste, intentando que yo no notará que ya no te era cómodo que yo te tocara frente a la gente, que quizás tu corazón ya había comenzado a amarlo y que era yo el que había perdido tu cariño; tu mirada no fue la misma después de aquel lejano día cuando a la distancia me decías que me querías y que me necesitabas, y yo no supe cómo reaccionar, cuando deje que la cobardía tomara el poder de mis palabras y nervioso no pude hacer más que observar como por mí tus ilusiones se rompían.

Jamás fue un secreto que él te amaba desde antes de que yo te conociera y tampoco lo es que el haya ganado gracias a mis errores, siempre fui un caballero mediocre, poca cosa para tu una princesa tan hermosa, siempre fui un mozo cuya armadura se oxido en batallas que jamás vio, y tú siempre seguirás siendo la maravillosa mujer que un día sin permiso llego, pero ahora, ahora son sus manos las que te toman y no más las mías.