-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “Oración

“Santísima Trinidad”

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…Dios, enséñanos a amar.

Anuncios

“Fiesta de la Ascensión del Señor”

Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


“oración por los niños”

Jesús, Hijo amoroso del Padre, enséñanos a ver tu rostro en los niños que sufren en sus familias, en sus escuelas, en la calle o en sus propios cuerpos; ayúdanos a ayudarte en aquellos niños que necesitan de nuestro cariño, cercanía y alimento. Jesús niño, infunde la paz en nuestros hogares, en nuestros corazones y en todo el mundo.

Amén.


“alma de cristo”

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, buen Jesús!, óyeme. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti. Para que con tus santos te alabe. Por los siglos de los siglos. Amén


“oración del Buen Pastor”

Mi Señor, mi Buen Pastor, Hijo del Padre, fuente de luz, tormenta de fe, que vienes a sacudir nuestra dormida esperanza, que nos envías a Tu Madre para enamorar nuestros fríos corazones, que luchas con amor para conquistar los espíritus inquietos por las angustias del mundo. 

Óyenos Señor, escucha a tus hermanos aquí, juntos queremos seguirte, donde Tú quieras que nuestros pasos se dirijan. 

Nuestros corazones quieren pertenecerte, por siempre. 

Nuestras almas sedientas de Tu luz solo quieren verte sonreír junto a Tu Madre. 

Envíanos Tus Angeles y Tus Santos, consuélanos con su presencia celestial. 

Danos el consuelo infinito de saber que Tu Misericordia ve con ojos agradables nuestro arrepentimiento por tanto error cometido. 

No permitas que bajemos nuestras defensas contra el maligno y sus tentaciones. 

Haznos fuertes, Señor, haznos fuertes en la entrega a Vos, nuestro Dios. 

Haznos pequeños y dóciles para que dejemos actuar a Tu Santo Espíritu en nosotros, para que Tú te hagas cargo de nuestra vida. 

Haznos confiados corderos de Tu rebaño, Señor, danos el abrazo de Tu Voluntad, Señor. Que seas Tu quien nos guíe, que sea tu Madre quien nos proteja. 

No te alejes de nosotros, Señor, perdona nuestros errores y pecados, y nuestra falta de fe.

Amén.


“oración de la Misericordia Divina”

Oh Dios, cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límites, míranos con Tu favor y aumenta Tu Misericordia dentro de nosotros, para que en nuestras grandes ansiedades no desesperemos, sino que siempre, con gran confianza, nos conformemos con Tu Santa Voluntad, la cual es idéntica con Tu Misericordia, por Nuestro Señor Jesucristo, Rey de Misericordia, quien con Vos y el Espíritu Santo manifiesta Misericordia hacia nosotros por siempre. Amén.


“oración del Si”

¿Qué serían de mis días si no te hubiera encontrado? Creo yo que no habría podido ver la luz del sol de frente, siento que gracias a ti puedo ahora continuar, y que es necesario que te agradezca, a ti que no conociendo ni principio ni fin, quisiste fijarte en mí: a ti que me hiciste partícipe de lo que es más perfecto, tu tiempo.

No hay más razones que este inmenso amor, que esta respuesta que es total y completa, no más razones que todo lo que me has dado sin siquiera pedírtelo, no hay más pretextos ni uno más; porque soy tuyo desde antes de nacer y lo seré hasta que vuelva a ti.