-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “pasión

“enloquezca”

¿Cuál es el plan? Sólo darte todo el amor que está escondido, sólo abrir mi corazón a tu encanto, sólo dejar que tus ojitos me digan qué necesitas de mí, sólo guiarme por tu cadera, y llegar a conocer la piel que nadie más logrado ver, dame un poco de cariño, y quizás enloquezca completamente.

Eso, y tal vez volverlo a repetir una y otra y otra vez.

Anuncios

“quemándome”

Ven, muerde mis labios, quémate con este incendio que provocas en mí, soy fuego ardiente, soy un volcán en erupción, y lo soy por ti; ven deja que mis brazos derritan tu piel, ¿lo sientes? estoy caliente, caliente por ti; y es tan cálido mi aliento que no podrás más que entregarte a mí.

Un poco de licor en la sangre, un poco de pasión en el alma, un poco de ti en mí, y un poco de mí en ti; y yo, quemándome de ti.


“antorchas encendidas en mi piel”

Hoy sé que el sol no dura 24 horas en el cielo, pero esto que siento dura más allá de su tiempo y el del resto del mundo; sé ahora que no debí haberme despedido tan rápido, que debí haber escuchado aquello que tenías que decirme, la verdad la vida no es la misma sin ti, sin tu olor húmedo y reciente en mi cama, sin tus caricias que eran como antorchas encendidas en mi piel, sin tu y yo ardiendo sin luz en la misma recamará que vio también aquellas noches en que el amor le ganó a la pasión…

No me arrepiento del todo pues si te regale aquella medalla que lucía en mi cuello desde el día que me conociste hasta el último instante del nosotros, fue para que siempre que la tengas sepas que me sigues poseyendo a mí, y que de la misma forma que en la primera vez, nos saldrán sobrando las palabras en cuanto tu lo quieras así…


“me entrego a ti”

La magia recorre tu espalda, me hace vibrar, me hace sentir tan especial; no existe nada en este mundo que pueda compararse contigo, en tus manos mi corazón es una espada de dos filos, se cuidadoso no vayas a herir un alma inocente, tan solo ven y hazme tuya.

Y si quizás lástima a alguien lo que sentimos, podemos estar seguros que el Hacedor nos lo perdonara, pocas cosas en el mundo valen tanto como tu mano y la mía estando unidas, ten la certeza de que te amare con la pureza de mi vientre, y de mi nacerán ríos purpura, será todo el amor que puedo sentir por ti, hoy soy tu flor que despierta a la vida, hoy soy la estrella polar que ya no vive más en eterna soledad.

Parece mentira yo lo sé, mira bien lo que te dicen mis labios de carmín, mira bien lo que siente mi espíritu por ti, siénteme en ti, siente mis manos en tu pelo, mis labios en tu mejilla, mis dedos recorriendo todo tu cuerpo, siénteme alimentándome de la magia que corre en tu espalda.


“quizás entonces”

Hoy encuentras mi cuerpo desnudo a tu llegada, quiero que encuentres entre mis llanuras aquellos tesoros perdidos que a nadie más supe entregar; y sé que quizás pienses que esto es una farsa más o una ilusión de esas con las que suelo jugar, pero no, puedo asegurarte que el tiempo no ha pasado en vano jamás, que si tu quieres podemos hacer que esta noche tus besos caigan en mi pelo como una primera lluvia después de una larga sequia, quizás entonces sepas más de mi que yo misma, quizás este sea el ultimo segundo para los dos, quizás no exista un futuro para ti en mi vida, pero aunque eso llegase a pasar, puedo asegurarte que no tengo más miedo a lo que vendrá, que si hoy a ti me entrego es porque hace muchos años ya mi alma es tuya…


“por Etla”

¿En dónde se ha quedado aquel gran amor? Me has perdido junto con  todo aquello que te di; quisiera volver a caminar por las calles de Etla a tu lado, volver a disfrutar de aquella ultima nieve, besarte con cariño intenso una vez más, desearía volver a encontrarte en la banqueta con un ramo de rosas en la mano, un obsequio de algún otro amante que no te supo impresionar, y tener juntos otra tarde como aquella en la que me dijiste en voz baja un te amo, como aquella en la que nuestros cuerpos se unieron para no dejar que nuestras almas se separaran;  todo por tu bendito amor, aquel que me acompaña desde que ya no estas, desde que te fuiste con algún otro así como un día lo hiciste conmigo…


“en silencio”

Quiero saber el motivo de tu sonrisa, y adivinar que es lo que te depara el destino,  hacerte saber que a pesar de todo yo seguiré estando aquí, a las 6:23 como cada tarde, esperando a que llegues y me cuentes con tu mirada tu día, y me digas en silencio que sin mi tú vida no sería nada de lo que hoy y mañana será, que te encanta que te mire como lo hago y que mis besos son una probadita de cielo para tu alma, que me deseas tanto como yo lo hago desde la primera noche, que me digas todo esto en el silencio que nadie más que yo comprende; en el silencio que ha unido tu alma y la mía desde el primer segundo…