-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “primavera

“espero”

Tengo una inmensa fe en tus últimas palabras, por eso estoy aquí, justo donde me dejaste, justo donde te vi partir.  No temo separarme de este lugar, sólo espero pacientemente tu regreso, te espero como esperan las aves a la primavera, como una playa espera a ser tocada por el primer rayo el sol.

Te espero completo, con todo mi tiempo, con toda mi alma, con todas mis ansías, toda mi humanidad depende de ti, todo mi futuro eres tú. La vida puso pausa a mis pasos hasta el momento en que tú vuelvas, y yo estoy aquí, sólo esperándote.

Anuncios

Imagen

“Bienvenida”


“algo suena”

Suena tu último beso en el espacio sideral de mis adentros, suenan tus reclamos de siempre, las eternas pláticas del pórtico, suenan hasta tus despedidas, y sueno yo al verte partir, mis lágrimas tienen un sonido muy particular, mis lágrimas ya no ruedan más en silencio, el mutis de tu vida partió en dos el de la mía, desde ahora y para siempre algo habrá en mí de sonar; puede que sea tu primer “te quiero”, puede que sea la clara noche que acompaña a mis despreocupados sueños, puede que sean las primaveras que crecieron sin tus violetas o los inviernos que aparecieron sin avisar y sin dejar crecer mi alcatraces, puede que sea simplemente yo llorando tu huída, pero sólo sé que ese sonido habrá de alcanzarte, allá a dónde vayas tú…


“tus violetas”

Mejor sería que te fueras sin despedirte, que te olvidarás de mí, que nunca le contarás a nadie acerca de mí; mejor fuese si jamás te hubiese conocido, si en mis días significarás apenas menos que nada, que en ninguna vida te hubiera entregado yo mi amor.

Mejor sería no estar esperando por ese momento que quizás no llegue, mejor sería decirle a la vida que ya nos cansamos de recorrer sus caminos, mejor sería creer ciegamente como niños que Dios sabe lo que hace, y que sí él quiere, tú volverás a mí, pero no tú sabes bien, que hoy y siempre, yo no quiero tus inviernos si no se dan mis alcatraces, que no quiero mis primaveras, si no crecen tus violetas…

tus violetas...


“alcatraces en la primavera”

Silencio, es todo lo que te pido; déjame explicarte que es lo que ha sucedido, no puedo decirte que las mentiras no existen, la realidad es que vivo cosido a ellas desde siempre, y que ellas me han protegido de todo y de todos, de todo menos de ti, que llegaste a mi vida justo cuando parecía más cercana al fin, justo cuando me decidía a partir, y tú has llenado de alcatraces la primavera, de estrellas el cielo  negro, de esperanzas mi vacio pecho, tú eres la única culpable de que yo me aferré a la vida como lo hago hoy; de que poco a poco me desvista de mentiras y que me coloque como única prenda tú bendito amor…

 


“una noche como cualquier otra”

Fue una noche como cualquier otra,  la Luna colgada en el manto celeste y tu mirada clavada en mi mente, justo entonces yo te necesitaba como necesita la primavera a los campos floreados,  como necesita al invierno el viento del norte, como se necesitan mutuamente la playa y el mar para ser lo que son, como se necesita aquello que da la vida, aquello que no se puede encontrar en ningún otro lugar, y justo entonces te vi, caminando por aquel parque central, como quien divaga buscando compañía para alejar la soledad,  justo entonces reconocí tu mirada de algunos sueños vividos en el pasado y supe que serías tú la que viniendo a mi libraría mi vida de toda la melancolía en donde, hasta aquella noche como cualquiera otra, me había visto obligado a vivir….


“serás alegría en mi vida”

Un respiro en una vida tan agitada; la pausa para esos días agitados que pensé estaría condesado a vivir por el resto de mis días, eres hoy esperanza y sé, lo sé muy bien, que mañana serás alegría en mi vida, que nada será igual y todo gracias a ti, por si me miras, el cielo se vuelve solo una inmensa mancha azul coronando este mundo que gracias a ti vive una eterna primavera en la que no hay más miedo ni soledad, y es que tus ojos son lo más bello que pude llegar a encontrar, niña entiende, no puedo ser aquello que no soy, pero por ti, lo intentaría hasta desfallecer, porque lo que tú me das, no se compara con nada más; y si puedo con gusto mirarte a los ojos al decirte esta ver es solo porque la fuerza que necesito tu siempre me la das….