-Memorias del Profe-

Entradas etiquetadas como “sueño

“para siempre”

Una tarde, y mi acostumbrada propuesta: “¿Qué te parece si tomamos un café? Paso por ti, en el mismo lugar, a la misma hora, con tu vestido azul y mi filipina palo de rosa”, una puerta que se abre, diez mil sueños que se cumplen.

Y te conté un par de mis amaneceres, en tus manos el sol parece un poco más opaco, es quizás que la luz de tus ojos le quita belleza, me contaste un poco de tu vida, nada que no supiera ya, pero oírlo de tu boca es un completo delirio.

El café es algo mágico en tu compañía, la tarde es demasiado efímera cuando estás tú, si al final no puedo despedirme, es porque quisiera que ésto durara para siempre.

Anuncios

“sólo el hoy”

Desde hace cuánto vivo perdido, tú faro de eternos destellos; desde hace mucho vivo sin vivir, tú la vida que hoy corre por mis venas; desde hace demasiado estoy sólo, tú reina de mis epifanías. ¿Cuánto miedo eres capaz de ocultar?, y si no sabes a dónde ir, sólo corre a mi brazos, prometo que no dejaré pasar el tiempo en vano,

Desde hace cuánto se me escapaban suspiros, tú destino de todos ellos aún sin conocerte; desde hace mucho que pasan noches enteras sin sueños, tú el sueño hecho realidad; desde hace demasiado tengo mucho frío, tú el calor del alma que anida en mi pecho. ¿Cuánto dolor eres capaz de ocultar? que no daría por poder curar tus heridas, por ser bálsamo para tu quebrantado corazón.

Somos dos que por fin se han encontrado, fuimos tanto, y durante tanto tiempo: pero eso ya no importa más, ya no llevemos cuentas, sólo ha de importar una cosa: sólo el hoy.


“algo suena”

Suena tu último beso en el espacio sideral de mis adentros, suenan tus reclamos de siempre, las eternas pláticas del pórtico, suenan hasta tus despedidas, y sueno yo al verte partir, mis lágrimas tienen un sonido muy particular, mis lágrimas ya no ruedan más en silencio, el mutis de tu vida partió en dos el de la mía, desde ahora y para siempre algo habrá en mí de sonar; puede que sea tu primer “te quiero”, puede que sea la clara noche que acompaña a mis despreocupados sueños, puede que sean las primaveras que crecieron sin tus violetas o los inviernos que aparecieron sin avisar y sin dejar crecer mi alcatraces, puede que sea simplemente yo llorando tu huída, pero sólo sé que ese sonido habrá de alcanzarte, allá a dónde vayas tú…


“contra tu nostalgia”

Creo que podría hacerte muy feliz si me lo permites; ven a mí, mírame a los ojos, toma fuerte mi mano; y di tu nombre, no te detengas, vamos a un lugar que nadie más conoce, a un punto en el cual puedas ver cada trozo de mi alma, puedo ser el mismo aire que entra por a tus pulmones, puedo ser la fuerza que necesitas para continuar, recuerda que siempre estaré dispuesto a conocerte más; eres la máxima de mis aspiraciones, pues el futuro sin ti es solo un esbozo borroso de un sueño que no pudo ser.

Cierto día, cualquiera de éstos, iré a tu encuentro, y llevaré en mí todo el valor que nos hizo falta justo hoy. No me impidas acercarme, no te alejes de mi lado, puede ser que no entiendas que es lo que siento, que es lo que digo; pero ten paciencia, mi amor logrará ganar la batalla contra tu nostalgia.


“volverán a florecer las rosas rojas”

Extraño tus golondrinas y el alcatraz, no veo nada que no sea tuyo; vivo en un cuento que se cuenta cada vez de una forma diferente, existo en una leyenda que nadie conoció, y quizás el día de mañana despierte por fin de esta pesadilla; me dejaste atado a tus cosas, me dejaste perdido entre tanta vanidad e ironía que no sé donde me hayo, ni donde vivo, ni donde muero, me olvidaste tan fácil que me permito reencontrarte en el aroma de tu piel que se quedo guardado en mi cama, me abandonaste tan rápido que no dejo de pensar que todo es mentira.

Volverán a florecer las rosas rojas, y en ellas tendrás que encontrar cada uno de los besos que te perdiste, nuevamente podremos ir a la plaza, tomaremos aquel café pendiente, y reiremos por cualquier motivo; sé qué extrañarte no es solo mi pecado, es algo que nuestras almas comparten desde siempre, es algo que debo aprender a sobrellevar, para que cuando tu vuelvas me encuentres igual que siempre, amándote con todo lo que mi alma me da, y dándote cada día pequeños pedazos de esa alegría que tu presencia le regala a mi vida.


“sueño”

Es solo un sueño, pero es uno del que no deseo despertar, ¿Dónde más encontrar tanta paz y tanto amor? Solo en tu pecho; porque es justo ahí donde deseo existir, y solo ahí donde puedo vivir.

No agradezcas por lo que siento, no vaya a ser que el destino guste de cambiarnos y de un momento a otro todo esto vaya a ser diferente, se que solo es un sueño pero soy feliz soñando contigo y lo soy no solo por tenerte sino más bien porque eres tú quien me tiene, y me tienes como, cuando y donde quieres; porque sin ti no podría ya seguir.

¿Dónde más buscar la felicidad? Solo en tus labios, solo en tus ojos, solo en tus besos, solo en tu cuerpo, solo en ti, porque después de ti no hay más nada.